-

Noticias Amor y Rabia

La guerra en Siria y las guerras del gas

Published on: domingo, 12 de enero de 2014 // , , , , , , ,

¿A qué se debe la decisión rusa de apoyar al régimen de Assad hasta el final? ¿Por qué se ha aliado Qatar con la Hermandad Musulmana y EEUU para promover golpes de estado en toda la región?

La lucha contra la potencia energética soviética


La fase más caliente de la llamada Guerra Fría se desarrolló desde finales de los 70 a principios de los 80, y giró en torno a los planes de la Unión Soviética de convertirse en una potencia energética. El objetivo de Moscú era aprovechar la llamada Ostpolitik para lograr establecer una alianza energética con las principales potencias de Europa Occidental (Alemania, Francia e Italia). Dicha alianza habría tenido como consecuencia acabar con la dependencia de Europa de las fuentes de energía en manos de las multinacionales petroleras anglosajonas, y habría sido una fuente de divisas para la URSS que la ahbría permitido devolver los créditos recibidos de Occidente, evitando depender de los circuitos financieros globales, en manos anglosajonas gracias al circuito del petrodolar.


Mientras Europa occidental acogía con agrado la propuesta rusa debido a la inseguridad creciente en Oriente Medio provocada por los conflictos generados en torno a Israel, la reacción de EEUU fué de rechazar por completo dichos planes. Los intentos de impedirlos fracasaron debido a la negativa alemana, y los EEUU entonces hicieron todo lo que estaba en su mano para impedirlo: prohibir la esportación de tecnología de origen americano a Rusia, desestabilización de los paises que atravesarían los gaseoductos y oleoductos (huelgas en Polonia, sabotages en Ucrania), vender a los soviets en el mercado negro programas informáticos para gestión de redes energéticas convenientemente preparados para hacer saltar por los aires gaseoductos y oleoductos... y, al mismo tiempo, se exigió de Arabia Saudí que inundase los mercados con petroleo para hundir el precio del petroleo.


De esta forma los EEUU hundieron la economía soviética, dando lugar a las reformas (Glasnost) de Gorbachov que desmantelaron la Unión Soviética, pero no lograron impedir que los soviets lograran ejecutar buena parte de sus planes. Por ello, los EEUU intentaron aprovechar la imposición del capitalismo al territorio de la antigua URSS para lograr controlar las inmensas fuentes de energía de Rusia, para lo cual se aliaron con los llamados oligarcas, cuyo poder era sólo posible gracias a su control del estado. Pero la Guerra de Kosovo, donde la arrogancia de occidente (y especialmente de EEUU) provocó una honda preocupación en toda Europa oriental (en 1996 Ucrania se arrepintió publicamente de haber entregado voluntariamente su armamento nuclear), permitió que la fracción del nuevo poder ruso centrada en Leningrado y trufada de antiguos mandos del KGB llegase al poder.

(IZQUIERDA) Análisis del senado de EEUU sobre la industria petrolera soviética, 1978. Los EEUU observaron con preocupación que en los aÑos 70 y 80 la URSS estrechaba sus relaciones económicas con Europa (DERECHA) El gaseoducto conectando el gas y europa. mapa de un informe del congreso de EEUU, 1982.

Dicha fracción del poder, encabezada por Vladimir Putin, dejó claro desde el principio que se había acabado la época del capitalismo (más bien espolio) salvaje en Rusia: primero suspendió el pago de la deuda externa rusa, quitandose de encima una deuda que estrangulaba al estado ruso, lo que estuvo a punto de provocar el hundimiento del sistema financiero occidental, dando paso a la época de las burbujas de la banca central de EEUU; a continuación acabó con el poder de los oligarcas sobre el estado, el cual pasó a ser el eje del poder ruso, y acabó con la guerra de Chechenia, en la cual estaban involucrados varios oligarcas, los cuales se exiliaron a Londres. Y finalmente inició la recuperación del control estatal sobre las inmensas fuentes energéticas rusas: el encarcelamiento de Mijaíl Jodorkovski, dueño de Yukos (la mayor empresa petrolera rusa) se debió a los planes de este de vender su empresa a Exxon, la mayor petrolera estadounidense, y con ella algunos de los yacimientos energéticos más importantes de Rusia.


Los Streams rusos y la reacción de EEUU


Rusia amenazaba así con resurgir de sus cenizas como la mitológica ave Fenix, convertida en una especie de Arabia Saudita dotada del único arsenal capaz de destruir a EEUU y sin deuda externa. En resumen, un estado capaz de rivalizar con los EEUU, justo aquello que Washington había intentado impedir desde el final de la Guerra Fría. La estrategia del renacido estado ruso pasaba por estrechar lazos con los países vecinos empleando la promesa de suministros de energía barata como medio para atraer a las élites de dichos países, especialmente el gas, del que Rusia es a la vez el mayor productor mundial y dispone de las mayores reservas conocidas.


Asimismo, Moscú puso en marcha los antiguos planes sovieticos de construcción de nuevos gaseoductos: Nord Stream (originalmente Nord Transgas, destinada a suministrar a Suecia, Dinamarca, Holanda, Inglaterra…), Blue Stream (para consolidar la dependencia turca del gas ruso), y South Stream (originalmente Blue Stream II, concebido como la prolongación de Blue Stream hacia los Balcanes). Blue Stream fué el primero de dichos proyectos que se llevó a cabo: iniciado a finales de los 90, su construcción concluyó a finales de 2002, entrando en servicio a comienzos de 2003.
Para impedir los planes rusos, los EEUU pusieron entonces en marcha en el periodo 2003-2005 una serie de golpes de estado, denominados “Revoluciones de colores”, primero en Yugoslavia, único aliado ruso, y luego en los paises fronterizos con Rusia (Ucrania, Georgia, Kirgizistán, Uzbequistán...), ayudando al mismo tiempo al actual jefe de gobierno turco, Erdogan a llegar al poder en Turquía (ver a este respecto el artículo dedicado a Turquía en este mismo número).


(IZQUIERDA) Producción de gas en libia (1998-2008). Con Greenstream Libia se convirtió en un importante exportador de gas -y un obstáculo para Nabucco. (DERECHA) Producción de gas de Qatar, 1970-2010. Tras el golpe de 1995, Qatar se distanció de Iran y se convirtió en el principal exportador de gas LNG

Pero cambiar los gobiernos no solucionaba el problema de dependencia del gas ruso, debido al constante crecimiento de la demanda de gas. Por ello, EEUU decidió buscar fuentes energéticas alternativas en paises que pudiesen ser aliados firmes de EEUU. Tras un golpe de estado en 2003 en Georgia, los EEUU pusieron en marcha un nuevo corredor energético en un tiempo record con ayuda de las multinacionales energéticas anglosajonas, el oleoducto Bakú-Tiflis-Ceyhan (BTC). La decision de construir el BTC se tomó en 2002 (de manera paralela a la propuesta rusa de construir South Stream), y fué construido rapidamente entre 2003 y 2005 (de manera paralela a las revoluciones de colores). También en 2002 se puso en marcha el proyecto Nabucco, un gigantesco gaseoducto que partiendo del Caucaso y atravesando Turquía suministraría gas a todos los Balcanes; el objetivo de Nabucco era ofrecer a los paises que iba a atravesar South Stream una alternativa, para impedir su construcción.


El principal obstáculo a los proyectos rusos fue la llegada de Erdogan al poder en Turquía en 2003 y la Revolución Naranja ucraniana en 2004/2005. Los nuevos gobiernos, marcadamente antirusos, bloquearon los proyectos de Moscú: Erdogan, tras llegar al poder en 2003 (coincidiendo con el inicio del suministro de Blue Stream), se dedicó a sabotear los planes rusos, hasta el punto de que la inaguración official de Blue Stream tuvo lugar en 2005, dos años después de entrada en servicio. Y en 2005, tras la llegada al poder del gobierno naranja, este provocó la primera “Guerra del gas” (el primer corte de suministros del gas ruso a Europa en la historia). Debido a que South Stream ha de atravesar el Mar Negro para llegar a los Balcanes, y por tanto ha de atravesar las aguas territoriales turcas o ucranianas, el proyecto quedó bloqueado durante años.


Pero los EEUU no pudieron impedir la construcción de Nord Stream, cuya construcción fué acordada por el canciller alemán Schröder en septiembre de 2005, poco antes de abandonar el cargo, y se acabó de construir a comienzos de 2012. La construcción de Nord Stream ha tenido como consecuencia que Rusia no dependa de “la dictadura de los países de tránsito” (Putin dixit), haciendo imposible un bloqueo total de los suministros de gas rusos como el que tuvo lugar durante la segunda “Guerra del gas” entre Ucrania y Rusia (a finales de 2008-comienzos de 2009), y que marcó el fin de los gobiernos naranjas, completamente desprestigiados ante Europa y en Ucrania.


El corte del suministro coincidió sospechosamente con una reunion en Viena del consorcio responsable del proyecto Nabucco, favorecido por los EEUU (y que recibe su nombre del título de la opera que visitaron los participantes al final de la conferencia). Pocos meses después llegó al poder en Bulgaria Boiko Borísov, cuya campaña electoral era marcadamente antirusa, y que tras ganar las elecciones (y antes incluso de ser investido presidente de gobierno) exigió al presidente saliente que no firmase ninguno de los tres proyectos energéticos acordados con Rusia, los cuales anuló tras llegar al gobierno, dando su apoyo entusiasta al proyecto Nabucco.


La idea básica de Nabucco: agrupar todos los yacimientos de gas de Asia central y Oriente medio para impedir la construcción de South Stream

Qatar entra en el juego

Mientras tanto, en Qatar tuvo lugar en 1995 un golpe de estado contra el Emir, Sheikh Hamad al-Thani. Su hijo, Hamad bin Khalifa al-Thani, se alió poco después con los EEUU: en 1997 con la empresa petrolera más grande del mundo, la estadounidense ExxonMobil, y posteriormente con el ejército de EEUU, que trasladó sus bases militares en Arabia Saudita y su mando regional a Qatar. Al Jazeera, la cadena de television de Qatar, que se considera parte de facto del aparato de propaganda de la Hermandad Musulmana, fué fundada en 1996 (poco después del golpe de estado) a partir de la estación de TV de la BBC en árabe. En 1999, la Hermandad Musulmana anunció su disolución en Qatar, al considerer que el Nuevo gobierno seguía sus objetivos, según declaró en una entrevista en TV Jasim Sultan, uno de sus miembros.


Gracias a su alianza con Exxon-Mobil, Qatar se transformó en poco tiempo en el principal vendedor del mundo de gas en la categoria LNG (licuado), convirtiéndose en el principal rival de Rusia en el Mercado gasístico. El apoyo de EEUU tenía varios objetivos: por un lado, debilitar a Iran, que perdió a su principal aliado en el Golfo Pérsico; además, el gas que extrae Qatar proviene de un gigantesco campo de gas (North/South Pars) que comparte con Irán. Los EEUU amenazaron a las empresas que firmaron acuerdos para extraer el gas de la parte iraní (como Repsol, que se retiró en 2010), y al mismo tiempo se dedicaron a extraer todo el gas posible, lo que quita presión al yacimiento y dificulta que Iran pueda explotarlo, al carecer de las avanzadas tecnologías occidentales, a las que no puede accede debido a los embargos impuestos por EEUU.


Los planes de Rusia y Gazprom (empresa creada a partir del ministerio del gas soviético) entraban en conflicto con los planes de Qatar: Nord Stream, por ejemplo, abre el camino al suministro ruso de gas a Inglaterra, el mayor cliente de Qatar, y que al no tener contratos a largo plazo sino comprar el gas en el Mercado Spot, tiene que pagar muchas veces precios enormes por el gas, impidiendo además la más minima planificación presupuestaria (una maravilla neoliberal impuesta por Margaret Thatcher). Debido al agotamiento de los yacimientos de petroleo ingleses, Londres está amenazado de caer en una dependencia absoluta de Qatar y sus enormes precios, motivo por el que el gobierno ingles ha manifestado su interés en una extension de Nord Stream (Nord Stream II). Además, Gazpróm decidió iniciar la explotación del gigantesco yacimiento de Stockmann, cuyo gas se exportaría como LNG; y a eso ha de unirse la toma de control de Gazprom sobre el enorme yacimiento de Sachalin, que produce el solo el 5% del gas LNG mundial.



Para impedir los planes rusos, Qatar apoyó los planes de Erdogan para convertir a Turquía en un corridor energético europeo rodeando Rusia, siguiendo los planes de EEUU (Nabucco), acordó asimismo suministrar gas a la planta de LNG que Polonia vá a construir, en contra de la voluntad de Alemania (que vetó la concesión de fondos de la UE para su construcción). Y la empresa francesa Total, que apoya los planes de Erdogan y Qatar, anunció en plena “Primavera árabe” su retirada del proyecto Stockman (la excusa official fué la “revolución” del fracking en EEUU, mercado al que se iba a suministrar gas), que de esta forma hubo de abandonarse. Esto a su vez fué respondido por el gobierno ruso ponioendo en marcha iniciativas para desarrollar las capacidades LNG de Rusia, que ha pasado a convertirse en un objetivo estratégico.

Siria rompe la baraja


Los planes de Qatar, y sobre todo de Turquía, necesitaban a Siria como terreno de tránsito del gas egipcio, qatarí e incluso chipriota, para lo cual Turquía creó incluso una zona de libre comercio (Turquía, Siria, Libano y Jordania). Pero –y aquí saltó la sorpresa- el regimen sirio prefirió apoyar un proyecto iraní, un gaseoducto que, atravesando Iran, Iraq y Siria, desemboca en el Mediterraneo, con el objetivo de suministrar a la UE. Estos planes son una catastrofe para aquellos paises que hoy apoyan las salvajadas de los fundamentalistas en Siria:


- Qatar, porque los planes iraníes implican el inicio de la explotación iraní de South Pars, yacimiento compartido pero cuya explotación ha monopolizado Qatar de facto en los últimos 15 años, gracias al boicot y los embargos de EEUU. Además, el gas se vendería en la EU, donde Qatar habría de hacer frente no solo al LNG ruso sino también al iraní.


- Turquía
, para impedir que Nabucco se convirtise en un mero espejismo si no lograba reservas de gas suficientes para poder llenar el gaseoducto. Teoricamente se contaba con el gas iraní, pero eso era algo impensable en un proyecto apoyado por EEUU, ya que implicaría romper sus embargos contra Irán. Y Rusia logró impedir que Nabucco lograse acceder al gas de Turkemistán.


- Jordania, país pobre que recibió la promesa de gas barato de Qatar, tiene mucho que perder con los planes iraníes, ya que condenan al país a estar al borde de dicho corredor enérgético. Esto implica que tendría quee pagar para poder acceder al gas, en lugar de recibir los ingresos asociados al permitir al gaseoducto atravesar su territorio.


Qatar logró su primera victoria (y, a día de hoy, la única que se conserva) en Libia, donde su participación en la agresion occidental enviando armas, financiando a los “rebeldes” y empleando Al Yazeera contra el gobierno libio fué fundamental para la destrucción del estado libio, conviertiendo el que había sido un país rico en un clon de Somalia. Pese a hay muchas teorias que afirman que el motivo de aplastar a Gadaffi eran supuestos proyectos de utilizar el patron oro (para los que no se presenta ni la más minima prueba), la realidad es mucho más sencilla. Libia, además de ser un competidor cada vez mayor para Qatar en el mercado del gas en Europa tras la puesta en marcha del gaseoducto Greenstream en 2004, era asimismo uno de los pilares de la economía de Italia bajo Berlusconi, quien a su vez era el principal apoyo de los proyectos gasísticos rusos en Europa, y muy especialmente South Stream, cuyo destino final es Italia. Además, Berlusconi era el principal socio de Putin en la construcción del Blue Stream, y tenía buenas relaciones con Gadafi, que utilizó en verano de 2008 para ayudar a Rusia en las negociaciones de Gazprom para comprar la producción de gas de Libia. Poco después, en 2009, Inglaterra estaba ya preparando los planes para destruir el estado libio, como ha hecho publico Alexander Dumas, un antiguo ministro de asuntos exteriors francés al que le ofrecieron colaborar.


Como se ha visto más tarde, los objetivos de la intervención en Libia tampoco consistían en hacerse con el control de los yacimientos energéticos de Libia (como tampoco lo fué en Irak): de ser así, la OTAN habría intervenido ya en Libia, donde se ha detenido la exportación de hidrocarburos. No, el objetivo real era impedir la venta de hidrocarburos contraria a los intereses de EEUU y sus aliados. Siria no cedió ni siquiera tras lo ocurrido en Libia, y firmó en el verano de 2011 el acuerdo para construir el gaseoducto con Iran e Iraq, provocando la ira de Turquía y dando lugar a una escalada de enfrentamientos diplomáticos entre ambos países que desembocaron en la ruptura de relaciones. 


La victoria rusa quedó confirmada con la abdicación del emir de Qatar a finales de junio, que puso punto final a casi una década de colaboración con los EEUU. el nuevo emir ya ha dejado clara su intención de distanciarse de la política exterior de su padre, lo que sin duda implica un acercamiento a Iran, recuperando la linea tradicional de la política exterior qatarí. la retirada de EEUU, la victoria siria y la reorientación estratégica de Qatar tienen consecuencias desastrosas para arabia saudí, al quedar claro que Iran es el país más fuerte de la región (bye bye, liga árabe). y los enfrentamientos actuales en el seno de la teocracia saudí por la sucesión al trono no augura nada bueno: un pais empobrecido con divisiones étnicas y religiosas similares a Yugoslavia, y enfrentado a EEUU...


De esta forma, Turquía no solo se quedó sin zona de libre comercio, sino también sin las principales rutas de transporte de sus productos a los mercados de Oriente Medio, que tuvieron que usar vías mucho más costosas, afectando la competitividad de los productos turcos. Y todo por nada: ante la evidencia de que Nabucco posiblemente no se construiría nunca, Turquía cedió a finales de 2011, permitiendo que South Stream atravesase sus aguas territoriales, para a continuación anunciar la creación del consorcio TANAP con Azerbaian, sustituyendo a Nabucco. A cambio, Turquía no prolongó el contrato de suministro de gas firmado en 1985 con la Unión Sovietica que caducaba ese año.


Posiblemente Rusia y Turquía llegasen entonces a un principio de acuerdo sobre South Stream. Más tarde, Rusia abandonó sus planes originales de comprar una de las empresas de energía griegas, de construir un ramal sur (Bulgaria-Grecia-Italia). Esto abrió el camino a la construcción del TAP (Trans Adria Pipeline), que no es más que la continuación del TANAP en los Balcanes, y la costa adriática (actualmente hay planes de prolonger el TAP hasta Montenegro, Bosnia y Croacia). Pero Siria no sólo acabó con Buena parte de los planes energéticos de Erdogan, sino también con la posición dominante de Turquía en la region, por lo que Turquía apoyó la Guerra encubierta contra Siria, permitiendo a los “rebeldes” utilizar su territorio como retaguardia (tal cómo hizo también Jordania), mientras Qatar se encargaba de los suministros militares y la propaganda (Al-Yazeera), y occidente del entrenamiento de los “rebeldes”.


Fín de partida (de momento…)


Los planes para destruir el estado sirio fracasaron ante la decidida actuación de Rusia que, junto con China, vetó cualquier possible resolución de condena o embargo contra Siria en la ONU, y ofreció toda su ayuda al régimen de Assad, sin la cual su supervivencia habría sido imposible. Cuanto peor marchaba la Guerra para los rebeldes, peores perspectivas tenía el proyecto Nabucco, y finalmente el jefe de gobierno de Bulgaria, notoriamente antiruso, aceptó (a finales de 2012) firmar el contrato para la construcción de South Stream, afirmando que Nabucco es inviable.


A finales de junio de 2013, la empresa petrolera de Azerbaian, SOCAR, comunicó su decision de suministrar gas al proyecto TAP y no a Nabucco West, una version reducida de Nabucco propuesta en 2012. Esto provocó el abandono definitivo del proyecto Nabucco. Pocos días después, el emir de Qatar comunicó que renunciaba al trono, y el nuevo emir desde entonces ha dejado clara su intención de abandonar la agresiva política exterior de su padre. Y a comienzos de julio un golpe de estado en Egipto acababó con el gobierno de la Hermandad Musulmana, que llegó al poder aupada por Qatar.


En este contexto, Arabia Saudí ha sustituido a Qatar como principal financiador y organizador de los “rebeldes”, y organizando un montaje (el supuesto ataque con armas sirias del ejército sirio) para forzar la intervención militar de EEUU en Siria. En lugar de ello, logró lo contrario: EEUU mostró entonces su disposición a mejorar sus relaciones con Iran, iniciando negociaciones y reduciendo las sanciones, mientras Rusia ha consolidado en la región su imagen de aliado firme en momentos difíciles, así como de ser un garante de la paz (al lograr impedir el ataque de EEUU contra Siria), mientras EEUU ha perdido sus aliados en la zona: Egipto a iniciado un acercamiento a Rusia, y Arabia Saudí se aleja cada vez más de EEUU...



La victoria rusa quedó confirmada con la abdicación del Emir de Qatar a finales de junio, que puso punto final a casi una década de colaboración con los EEUU. El nuevo Emir ya ha dejado clara su intención de distanciarse de la política exterior de su padre, lo que sin duda implica un acercamiento a Iran, recuperando la linea tradicional de la política exterior qatarí. La retirada de EEUU, la victoria siria y la reorientación estratégica de Qatar tienen consecuencias desastrosas para Arabia Saudí, al quedar claro que Iran es el país más fuerte de la región (bye, bye, Liga Árabe). Y los enfrentamientos actuales en el seno de la teocvracia saudí por la sucesión al trono no augura nada bueno: un país empobrecido con divisiones étnicas y religiosas similares a Yugoslavia, y enfrentado a EEUU...

Boletín Nr.01

Boletín AyR Nr.03

 

ALBERT CAMUS: UNO DE LOS NUESTROS

Contenido: CAMUS, CONCIENCIA DE LA REVOLUCIÓN - EL INTENTO DE ASESINATO DE SARTRE CONTRA CAMUS - ALBERT CAMUS Y EL ANARQUISMO - LA TRAMPA DE LA LIBERACIÓN NACIONAL - LOS FONDOS BUITRE - TURQUÍA Y LA NUEVA SITUACIÓN EN ORIENTE MEDIO - SIRIA Y LAS GUERRAS DEL GAS ENTRE RUSIA Y QATAR

ECONOMÍA

PUBLICACIONES