-

Noticias Amor y Rabia

Los rusos, Trump y el Estado Profundo (en ascenso)

Published on: sábado, 28 de enero de 2017 // , ,

Antiwar.com, 9 de enero de 2017
La gente habla del Estado Profundo (“Deep State”), una especie de simplificación para referirse a sectores firmemente arraigados en el aparato gubernamental, particularmente dentro de las comunidades militar, de inteligencia y de seguridad, que no se cambian dependiendo del ciclo electoral. La información que poseen, y su longevidad, les permite influenciar significativamente, quizás incluso controlar, las decisiones de gran alcance que cambian la forma en que América actúa a escala global. Quiénes son los enemigos, dónde se debe usar el poder, qué guerras empezar y qué gobiernos extranjeros deben caer.

Una de las características del Estado Profundo es que prefiere trabajar detrás del escenario, en las sombras si se prefiere. Los políticos más conocidos están fuera, sonriendo para las cámaras, y los menos importantes tienen que dedicarse a las tareas cotidianas del gobierno. El Estado Profundo no se preocupa por regular la agricultura o decidir qué proyecto de infraestructura hay que financiar. Eso es en gran parte el motivo por el que nunca habrá un golpe de estado completo ¿Por qué tendría que querer el Estado Profundo asumir la responsabilidad del Departamento de Transporte?
Cuando el Estado Profundo se expone a la luz pública de manera, es a menudo por accidente, como en el pánico que tuvo lugar justo después del 11 de septiembre cuando el presidente estaba sentado leyendo un libro para niños mientras que Cheney, Rice y Rumsfeld se encargaban de tomar decisiones. Lo mismo sucedió en la década de los ochenta, cuando un conjunto de errores destapó las ventas de armas a Irán para financiar a las fuerzas apoyadas por EEUU en América Central, mientras que con el apoyo estadounidense los saudíes pagaban a los yihadistas para luchar en Afganistán, sentando las bases de lo que se convertiría en la Guerra contra el Terror.
Olvídate por un momento lo que piensa de sus actividades, pero preste atención: tanto nuestro servicio de inteligencia nacional (el FBI) ​​como nuestro servicio de inteligencia en el extranjero (la CIA) desempeñaron papeles importantes en las pasadas elecciones. ¿Todavía no está seguro de lo que es el Estado Profundo? Es eso.
Olvídate de lo que estás "de acuerdo" y enfócate en lo que pasó. En julio, el FBI exoneró a Hillary Clinton de cualquier falta cometida en relación con su servidor privado de correo electrónico. Sí, había material altamente clasificado, pero eso no importaba. No, los rusos y / o todo el mundo nunca hackearon su servidor, y nadie en su personal nunca hizo clic en un enlace con fraude electrónico (Phishing) como Podesta (el jefe de la campana electoral de Hillary Clinton, AyR). Circulen, aquí no había nada que ver. Y luego, en octubre, el FBI dio un nuevo giro y dijo que tal vez había algo que ver, enterrado cómodamente en el ya conocido ordenador portátil de Anthony Weiner (marido de Huma Abedin, asesora de Hillary Clinton acusado de exhibicionismo, AyR) que ya estaba en su poder. Es gracioso. ¿Alguien visto a Huma Abedin ir últimamente a los sitios “donde hay que estar”?
En cuanto a la CIA, se las arreglaron para organizar más filtraciones que los pañales para adultos del abuelo durante toda la campaña diciendo cualquier cosa sobre Trump y Putin. Trump debe dinero a Rusia. Las computadoras de Trump se comunican con Rusia. Los asesores de Trump trabajan para Rusia. Trump quiere construir hoteles en Rusia. Cuando nada de eso realmente se confirmó, resultó que los hackeos en los servidores del DNC (la dirección del Partido demócrata, AyR) fueron hechos por rusos -en cooperación con el archi-villano Julian Assange (de Wikileaks, AyR)- y ordenado personalmente por Putin para que Trump saliera elegido. Todo porque Trump era el estratega de Putin, con lo que se cerraba el círculo argumental.
Si Trump no podía ser derrotado, él sería deslegitimado. De la noche a la mañana izquierdistas/ liberales/progresistas/lo que sea se convirtieron en partidarios enrojecidos de la CIA y de los guerreros de la Guerra Fría del siglo XXI y cualquiera, desde ese imbécil de Facebook con el que discutías hasta periodistas premiados con el Pulitzer que no estaban de acuerdo con ellos, eran etiquetados como secuaces rusos, espías, compañeros de viaje y similares.
¿El resultado? Una nueva Guerra Fría, vendida al pueblo estadounidense en el curso de aproximadamente un mes.
Cuando la Unión Soviética se derrumbó y la vieja Guerra Fría se acabó, quedó un agujero para el Estado Profundo. Casi literalmente no tenían nada que hacer. Los presupuestos estaban siendo reducidos, y su poder en Washington desactivado. El 11-S fue un accidente útil y oportuno; La Guerra contra el Terror proporcionaría el motivo necesario para aumentar los gastos y reconstruir su estatus y poder.
Y la Guerra contra el Terror comenzó como una gran promesa para el Estado Profundo, encajando muy bien con los proyectos conservadores tan buscados desde hace mucho tiempo, como la reordenación de Oriente Medio y el control del Golfo Pérsico. El futuro estaba abierto, Afganistán era un estúpido pero necesario preludio del verdadero primer acto en Irak.
Pero a pesar del poder del Estado Profundo, se cometen errores y la naturaleza encuentra un camino. La Guerra contra el Terror se convirtió en un desastre global. Fracasos acumulados: Irak y Afganistán, por supuesto. Libia, Siria, la desordenada primavera árabe, las relaciones con Pakistán. Realmente no se puede confiar en ninguna de esas personas para conseguirlo, queremos una guerra que no termina pero que se ve bien. Las decapitaciones en la televisión simplemente agitan a la gente en casa y no hay mucho que podamos hacer al respecto.
Pero, para ser justos con la Guerra contra el Terror, tuvo una buen trayecto. Logró normalizó el espionaje doméstico y la omnipresencia de la seguridad en todas partes en América, y estableció una burocracia agradable para manejar todo eso, la Homeland Security. Los estadounidenses se acostumbraron a ver policías armados y militarizados en las calles.
Pero lo que se necesitaba era una lucha global que nos hiciera parecer que estábamos ganando sin que  terminara nunca.
Si hubiera algún tipo de modelo para eso...
Los rusos. Todos los temores estadounidenses se enrollaron en torno a un tipo, Putin, que también podría venir de una fábrica de super villanos de Hollywood. A diferencia de los terroristas caóticos, que querían lo que fuera, la Sharia o un califato, malditas palabras extranjeras, Rusia quería territorios, a la antigua usanza, cosas en mapas como Crimea y Ucrania que no importaban a América, pero podían ser empleadas internamente como Luchas por la Libertad ©. Los rusos tenían tropas con uniformes de verdad, y todos los viejos materiales de propaganda estaban a disposición. Los rusos también sabían jugar este juego, respondiendo a través de sus canales de comunicación Russia Today (RT) y Sputnik que nadie mira realmente, pero que están ahí para poderlos etiquetar como amenazas a nuestra democracia. Y la versión rusa del estado profundo también sabe reconocer una ganga cuando ve una.
Clinton era la figura perfecta para encabezarlo, siendo amiga de Henry Kissinger, uno de los últimos luchadores disecados de la Guerra fría, y estando más que predispuesta para poner a los rusos en su sitio. Trump, bueno, no parecía entenderlo, y cuando estaba cada vez más claro que podría ganar, había que conseguir hacérselo entender. El Estado Profundo parecía tener cierta disensión interna; esto se hizo público cuando se vio que el FBI y la CIA no estaban seguros de qué a qué caballo apostar en los últimos días de la campaña electoral y cómo hacerlo. Pero oye, se cometieron errores, lo siento, incluso el Estado Profundo es un poco humano.
Bueno, la situación era un caos y se arrastró más allá de las elecciones, pero ahora todo está resuelto. El informe de inteligencia que acaba de salir dejó las cosas claras: Rusia es el tipo malo, Trump ahora el servidor del Estado Profundo, y las cosas están de vuelta a la "normalidad". Se aumentará la financiación de los sectores militares, de inteligencia y de seguridad. Dado que la guerra será fría, los Estados Unidos pueden declarar victorias periódicas como en los viejos tiempos sobre cosas como las Olimpiadas, las competiciones de ajedrez, los disidentes salvados, las cosas de espionaje que No Podemos Contarle, pero saldrán de todos modos. Podemos tener guerras a través de intermediarios y escaramuzas que parecen grandes cosas, pero por lo general se puede manejar sin problemas. Cualquier perturbador en casa, dentro o fuera de la Casa Blanca, puede ser etiquetado de simpatizante rusos en la CNN y Maddow (comentarista de la cadena MSNBC) para librarse de él rápidamente.
En general, la década de 1950 no era tan mala, ¿no es verdad?

EXTRA: Una pregunta pendiente es si las manipulaciones del Estado Profundo de nuestras elecciones se hicieron públicas por accidente, como después del 11 de septiembre, o si alguien (¿nosotros? ¿Trump? ¿Putin?) Teníamos que enterarnos por algún motivo. Mantengamos esta cuestión como algo pendiente.

MÁS EXTRAS: Sí, sí, todo esto es una conspiración absurda. Los aterrizajes de la luna fueron falsificados y el 9/11 fue un trabajo interno del Mossad. No hay ningún Estado Profundo, o Trump realmente es un Candidato de Manchuria ruso (en referencia a una famosa película de la guerra fría sobre como la URSS intenta hacerse con el poder en EEUU a través de un candidato al que han lavado el cerebro, AyR), o las arañas de Marte están realmente tirando de los hilos, o estoy leyendo esos Geocities extraños -como sitios web para adolescentes y pronto se publicará en llamativos GIFs animados con banderas ondeando-, lo que sea. También soy ruso, o Edward Snowden, o me paga alguien para escribir esto. Sea lo que sea lo que quieras decirte a ti mismo, nunca deberías creer lo que te digo ni decir que es lamentable en qué nos hemos convertido. Mataré a un cachorro en tu honor. ¡Gracias!

ECONOMÍA

PUBLICACIONES