-

Noticias Amor y Rabia

El fracaso del Sistema de Speenhamland, un modelo de Renta Básica Universal del pasado

Published on: sábado, 25 de febrero de 2017 // , , , ,

Yves Smith (Naked Capitalism, 15 de enero de 2015)
La idea de una renta Basica Básica Universal es muy popular entre los lectores, mucho más que la idea de una Garantía de Empleo. Pero como ya hemos dicho de pasada, precisamente este tipo de programa fue puesto en práctica a gran escala en el pasado. Inicialmente fue muy popular, pero a largo plazo demostró tener consecuencias destructivas para sus receptores y al mismo tiempo ser tremendamente beneficioso para los patronos, que lo usaron para reducer continuamente los salarios, incrementando de esta forma los costes para el estado y reduciendo los incentivos para trabajar. Cuando el Sistema fue desmantelando los más afectados fueron los "trabajadores pobres" (personas que viven por debajo del humbral de la pobreza pese a tener un empleo, AyR), al contrario que las personas que habían abandonado el mercado laboral.


Karl Polanyi y sla primera edición de su libro "La Gran Transformación" (1944)
Es algo intrigante que este precedente histórico se asemeje a la version contemporanea de la Renta Mínima Universal. A pesar de que haya algunos lectores que piden ingresos para el consume para todo el mundo, esto simplemente no va a pasar,  al menos no en términos de resultados netos. Es algo que provoca una inflación masiva, ya que en su mayoría se dedica a favorecer el consumo. Más consumo significa más daños ecológicos: seguir destripando de minerales el planeta, más productos químicos, más emisiones de gases invernadero, más envoltorios de plástico y otras basuras. El aumento del consumo también significa más beneficios para la clase empresarial sin tener necesariamente que aumentar el porcentaje salarial de los ingresos nacionales, por lo que no mejorará sino que probablemente empeorará la desigualdad de ingresos.
Para hacer frente a esos efectos será necesario aumentar los impuestos. El mejor resultado que se puede esperar es que se aplique el principio de progresividad en los impuestos. Por lo tanto, el resultado final en el major de los casos sería similar a una Renta Basica Universal especialmente adaptada a los beneficios, graduada de tal forma que pueda evitarse cualquier desventaja para quien quiera trabajar. De esta forma, el resultado (tanto si se consigue directa o indirectamente) sería similar al impuesto negativo sobre la renta de Milton Friedman, con una tasa cero de impuestos establecida al nivel de la pobleza absoluta.
El experimento mencionado fue el Sistema de Speenhamland, que se puso en práctica en Inglaterra en 1795 y fue desmantelado en 1834, y que pretendía garantizar que los jornaleros tuviesen suficientes ingresos como para poder subsistir. Se pretendía que fuese una medida de emergencia para ayudar a los pobres cuando subiesen los precios del grano debido a una mala cosecha. Los jueces de Berkshire decidieron dar un ingreso suplementario a los salarios, cuya cuantía dependía de el precio del pan y el número de niños que tenia cada familia, de forma que los indigentes tuviesen unos ingresos mínimos sin importar cuanto dinero ganasen trabajando.
Aunque nunca fue transformado en una ley, el ensayo de Speenhamland fue adoptado en capitales de distrito por toda Inglaterra y de forma más moderada en algunas localidades industriales. De manera general se veía como un “derecho a vivir”. Ni fue universal ni se puso en práctica de manera consecuente, a pesar de lo cual parece que se difundió ampliamente. Alcanzó su punto máximo durante las Guerras Napoleónicas, y fue retirado en muchas pequeñas localidades antes de ser abolido de manera definitiva por la nueva Ley de Pobres (Poor Law) de 1834. No es sorprendente que la puesta en práctica más intensa y duradera del Sistema de Speenhamland tuviese lugar en áreas donde existía la  amenaza de violencia por parte de la población empobrecida. Pero otro motivo por el cual pudo sobrevivir durante tanto tiempo pese a los costes que implicaba para los terratenientes locales era que logró que los pobres no se fueran y sus salarios quedasen reducidos al nivel del nivel mínimo imprescindible para sobrevivir. Los propetarios rurales querían evitar que los trabajadores se trasladasen a los pueblos y ciudades en busca de un trabajo major pagado. Un contingente local demasiado pequeño de jornaleros podría dar lugar a un aumento de salarios.
Karl Polanyi explica cómo un programa bien intencionado con el paso del tiempo acabó convirtiéndose en algo danino precisamente para el mismo grupo al que se había intentado ayudar. Y es importante recordar que Polanyi era muy consciente de que tratar a los trabajadores y la tierra como mercancías es algo contrario a las necesidades de la sociedad. Para empezar, una vision de conjunto de su libro La Gran transformación:
Durante el periodo mas activo de la Revolucion industrial, desde 1795 hasta 1834, la Ley de Speenhamland logro impedir la creacion de un mercado de trabajo en Inglaterra.
En el nuevo sistema industrial, el mercado de trabajo fue de hecho el último mercado organizado, y esta ultima etapa no fue franqueada mas que cuando la economia de mercado estaba lista para expandirse, y cuando se comprobó que la ausencia de un mercado de trabajo era para las clases populares un mal aún peor que las calamidades que acompanarian su institucionalización. En definitiva, el mercado libre de trabajo, a pesar de los metodos inhumanos que se utilizaron para crearlo, se manifesto financieramente rentable para todos los interesados.
Fue entonces, y solo entonces, cuando el problema esencial se hizo visible. Las ventajas economicas de un mercado libre de trabajo no podían compensar la destruccion social que dicho mercado generaba. Era preciso introducir una reglamentación de un nuevo tipo que protegiese tambien el trabajo, aunque esta vez, en contra del funcionamiento del propio mecanismo del mercado. A pesar de que las nuevas instituciones protectoras, tales como los sindicatos y las leyes sobre las fabricas, respondian en la medida de lo posible a las exigencias del mecanismo economico, intervenían tambien en su regulación y podian terminar por destruir el sistema.
Polanyi describe un proceso dialéctico: el mercado supuestamente autoregulador pulveriza y mina los fundamentos de la sociedad. Los individuos y grupos responden y aseguran que se pongan en marcha mejoras y reformas. Pero sus victorias interfieren con el funcionamiento del mercado, provocando cada vez mayores cargas al sistema de mercado.
Pero atendamos al veredicto de Polanyi: el efecto del Sistema de Speenhamland, que pretendía mitigar el impacto de la industrialización sobre la Inglaterra rural, demostró al final ser demasiado costoso para los pobres y jornaleros que vivían en las zonas rurales. Y cómo llegó a esa conclusion? Oigamos de Nuevo a Polanyi:
Segun la Ley de Speenhamland, un hombre podia recibir ayudas, incluso cuando poseia un empleo, siempre y cuando su salario fuese inferior a la renta familiar establecida de acuerdo con un baremo. Por esto ningun trabajador tenia interes en satisfacer a su patron… En el lapso de pocos años, la productividad del trabajo descendió progresivamente al nivel de la de los indigentes, y ello supuso una razon suplementaria para que los patronos no aumentasen los salarios por encima de lo que establecia el baremo. En aquellos casos en los que el trabajo no llegaba a alcanzar una cierta intensidad, una eficacia y un esmero por encima de un determinado nivel, no se podia distinguir ni de la sinecura ni de una actividad mantenida para salvaguardar las apariencias.
Nunca una medida fue mas universalmente popular. Los padres quedaban libres de ocuparse de sus hijos, y estos ya no dependian de sus padres;  los patronos podian reducir los salarios a voluntad y los obreros, ocupados u ociosos, estaban al abrigo del hambre; las personas humanitarias aplaudieron la medida considerandola un acto de misericordia, cuando no de justicia, y los egoistas se consolaban pensando al menos que si no era misericordiosa tampoco era liberal. Hasta los contribuyentes tardaron en comprender lo que sucederia con sus impuestos en un sistema que proclamaba el derecho a vivir, un sistema en el que un hombre, ganase o no un salario, podria subsistir.
A la larga el resultado fue desastroso. Si bien fue preciso que transcurriese cierto tiempo para que el bajo pueblo perdiese todo amor propio, hasta el punto de preferir el socorro de los indigentes a un salario, el salario subvencionado con fondos publicos estaba avocado a caer tan bajo que necesariamente se veria reducido a proporcionar una vida subvencionada por el contribuyente...
A primera vista, el derecho a vivir tendria que haber significado el final rotundo del trabajo asalariado. El salario corriente tendria que haber caido progresivamente hasta llegar a cero, lo que obligaria a cargarlo enteramente a la parroquia y habria puesto al descubierto el absurdo del dispositivo. Sin embargo… la gran mayoria de los campesinos… preferian cualquier tipo de existencia al estatuto de indigentes
La reacción violenta contra el Sistema de Speenhamland tuvo lugar a través del la Reforma de las Leyes de Pobres de 1834, fue la puesta en marcha de Workhouses (“Casas de Trabajo”) diseñadas para forzar a los pobres a trabajar. Como explica la Wikipedia: “Las Casas de Trabajo eran poco más que prisiones y las familias eran separadas nada más entrar”. La Reforma de las Leyes de Pobres disuadía de aplicar la “ayuda fuera de casa”, que por entonces quería decir ayudar a los pobres sin forzarles a ingresar en ninguna residencia, y que fue abolida en los años 40 del siglo XIX. Como dice al respecto Polanyi:

Muy posiblemente no se perpetro en la epoca moderna un acto tan implacable de reforma social. Al pretender simplemente establecer un criterio de indigencia auténtica con la prueba de fuego de las Casas de Trabajo, multitudes de vidas se vieron aplastadas. Benéficos filantropos promovieron friamente la tortura psicologica y la pusieron dulcemente en practica, ya que la consideraban un medio para engrasar los engranajes del molino del trabajo.
No entiendo las objeciones de los lectores a la idea de una garantía de trabajo. Esto eliminaría muchos McJobs o les devolvería a su forma original de trabajos a tiempo parcial para gente joven que aún estudia. Además aumentaría los sueldos para trabajos importantes como los del sector de la sanidad, que están hundidos actualmente. Dificultaría a los minoristas el seguir empleando sus prácticas abusivas de exigir que los trabajadores estén a disposición con una simple llamada telefónica. Y no hay carencia del trabajo más importante que hay que llevar a cabo: la asistencia universal diaria, y un major trato a los ancianos y en los hospicios. Replantar bosques; construir túneles para proteger la vida salvaje; mantenimiento y mejoras de los parques; reparar y actualizar la infraestructura teniendo en cuenta la eficiencia energética. Todos estos son medios de aumentar la producción nacional de manera que también se mejore el medio ambiente. Si tuviesemos unos líderes más ilustrados, debería ser un objetivo de máxima prioridad para los trabajadores con un trabajo garantizado el reestructurar la economía para reducir el consumo de energía y limpiar fuentes contaminadas.
La gente necesita un objetivo y participar de manera active en la sociedade Esto es lo que dá el trabajo. La historia está llena de ejemplos de ricos que fueron incapaces de encontrar una actividad productiva y cuyas vidas se consumieron en adicciones y otras actividades autodestructivas. Irónicamente, aparentemente no tenemos ese problema debido a que prevalecen los nuevos ricos (ejecutivos, élite financiera, titanes tecnológicos) que tienden a ser adictos al trabajo (1) (lo que sirve para justificar por qué se merecen sus ingresos).
Aparentemente un número excesivo de ideas fantasiosas sobre una Renta Básica Universal giran en torno a una reducida minoría de la población, como quienes pretenden usarlo para escribir una novela muy larga. Pero seamos realistas: la inmensa mayoría de la población que piensan que les gustaría escribir un libro carecen de la disciplina necesaria para ello sin una presión externa. Y eso sin tener en cuenta la pregunta de si será bueno para todo el mundo y no solo para el autor leerlo.
Cuando los sindicatos sirvieron como ancla para asegurar los salarios de los trabajadores de las fábricas, EEUU tenia menores desigualdades salariales y más mobilidad entre las clases sociales. Bajo Speenhamland, las desigualdades salariales aumentaron y los salarios cayeron. Los trabajos poco especializados son la analogía moderna para los antiguos trabajos de cuello azul (trabajadores que ejecutan tareas manuales y de obreros, AyR). Incluso con un incremento de la automatización  muchos de estos empleos seguirán existiendo. La alternativa de un trabajo a elegir con una garantía de empleo forzaría a aumentar los salarios y mejorar las condiciones de trabajo. Permitiría presionar en este sentido a los patronos de manera similar a como lo hicieran antaño los sindicatos. Y además añadiría un poco más de libertad individual al ofrecer más ofertas laborales.
Una Garantía de Empleo y una Renta Básica Universal no son propuestas enfrentadas, al contrario de lo que afirman muchos lectores. Los defensores de la garantía laboral lo ven como un añadido a, y no un reemplazo, de otras redes de protección social, como el seguro de desempleo y la Seguridad Social. Por ejemplo, Joe Firestone ha hablado a favor de una Renta Basica universal junto a una garantía laboral, siendo el valor de ingresos de la Renta Básica Universal 2/3 del valor del ultimo salario ganado mediante la garantía laboral.
Como afirmaba Randy Wray por correo electrónico:
Un trabajo con un salario digno, establecido por el estado, eliminaría al menos 2/3 de la pobreza… podemos así eliminar el resto mediante compasion. Esta es la major vía que puede incrementar la capacidad de producción, facilitando extender la producción extra entre quienes no puedan, no deban o no quieran trabajar.
Una garantía laboral es el comienzo eliminar la vision del trabajo como una mercancía y romper así la dinámica que denunciaba Polanyi. Una vez se convierte en algo productivo, el trabajo dignificado se transforma en un derecho en la cabeza de la gente, que no volverá a tolerar ser comprada y vendida como una maquina de sellos. Una garantía laboral rompe el paradigma de que los trabajadores, como seres humanos, deben aceptar las condiciones del Mercado, cualquiera que sean, y nos lleva a una socedad mejor.

___
(1) Soy consciente de que ser un Master of the Universe (término creado por Tom Wolfe en “la hoguera de las vanidades” para definer a la élite empresarial, AyR) es un rol mucho más gratificante que intentar lograr vivir de diversos trabajos a tiempo parcial No obstante, los empresarios, jefes de las finanzas y los principales especialistas trabajan normalmente más de 55 horas a la semana.

ECONOMÍA

PUBLICACIONES