-

Noticias Amor y Rabia

Textos para un debate sobre el trabajo sexual

Published on: martes, 10 de julio de 2018 //


"El anarquismo lucha por una sociedad sin propiedad privada en la que sea posible disfrutar de la sexualidad de la manera más libre posible. De alcanzarse ese objetivo, los motivos que dan lugar a la prostitución –la miseria económica y la miseria sexual- desaparecerían y, con ello, es posible que dejase de existir. Pero, aunque carecemos de garantías de que ocurriese, ¿no merece acaso la pena luchar por ese modelo de sociedad en lugar de favorecer un modelo social y sexualmente represivo?"

Los artículos de este dossier están incluidos en el número 71 de la revista Amor y Rabia, "Contra el estigma de la prostitución". Una copia digital puede conseguirse aquí. Para obtener copias digitales de nuestras publicaciones o suscribirse (ambas cosas son gratuitas), basta solicitarlo por correo electrónico a nuestra dirección de e-mail.



La Iglesia y el origen del estigma, por R. I. Moore
Durante los siglos XI y XII Europa se convirtió en una sociedad represora, y ha seguido siéndolo desde entonces. Esta fue la época en que se creó la Inquisición para combatir las herejías populares, en que se iniciaron las persecuciones y asesinatos en masa de judíos, en que se  jaron las reglas para segregar de la sociedad a los leprosos, a los homosexuales, a las prostitutas y a otros grupos minoritarios.

Ouled Nail, por Maggie McNeill
Los Ouled Nails eran una tribu bereber que habitaban en las montañas del Atlas de Argelia, sus orígenes se pierden en la historia. Sus mujeres, o Nailiyat, no sólo eran extraordinariamente independientes para las normas de las culturas tribales o musulmanas, incluso también lo eran para los estándares tradicionales de las culturas europeas. Disfrutaban de una libertad desconocida por cualquiera de los más ricos y las mujeres más audaces antes de la "revolución sexual".

Anarquismo y sexo, por Anarchist Federation (UK)
Los puntos de vista anarquistas sobre el sexo pueden ir desde la idea de que “todo vale” entre adultos que consienten, hasta los enfoques más tradicionales de lo que constituye el amor libre entre individuos. Una cosa que estas diversas opiniones tienen en común, sin embargo, es la idea de la libertad sexual y la oposición a la opresión sexual. Sin embargo, la libertad pro-sexual y la opresión anti-sexual están abiertas a una amplia interpretación, y pueden abarcar análisis diversos, y a veces contradictorios, de un anarquista a otro.

Revolución anarquista y prostitución. España, 1936-1939, por Gregorio Gallego
Después de las primeras jornadas de julio, Madrid era una fiesta, vestida de mono y abanderada de todos los colores. Pero aquello no podía durar. Era necesario poner freno a la fiesta y a la corrupción de la retaguardia. Gregorio Gallego, escritor e historiador, anarquista con mas de veinte años de cárcel después de la guerra civil, es el autor de este artículo sobre la prostitución en el frente republicano.

El sexo como trabajo y trabajo sexual, por Laura Agustín
Un coronel del ejército está a punto de comenzar la sesión de información de la mañana con su personal. Mientras espera a que se prepare el café, dijo que no había dormido mucho la noche anterior porque su esposa había estado un poco juguetona. Y pregunta a sus oficiales: ¿Qué porcentaje del sexo es “trabajo” y qué porcentaje es “placer”? Un Mayor vota 75-25% a favor del trabajo. Un Capitán dice 50-50%. Un teniente responde con un 25-75% a favor del placer, dependiendo de cuánto ha bebido. Al no haber consenso...

Trabajo sexual: solidaridad, no salvación
En los círculos anarquistas y feministas se está llevando a cabo un debate sobre la legitimidad del trabajo sexual y los derechos de las trabajadoras sexuales. Las dos escuelas principales de pensamiento están situadas casi en polos opuestos. Por un lado, esta el enfoque abolicionista liderado por feministas como Melissa Farley, que sostiene que el trabajo sexual es una forma de violencia contra las mujeres...

Prostitución en la Unión Soviética
La existencia de la prostitución en la Unión Soviética no fue reconocida oficialmente hasta 1986. En la Rusia prerrevolucionaria, la prostitución estaba regulada legalmente. Tras la Revolución Rusa, este sistema fue abolido, pero la prostitución continuó existiendo. Cualquier estimación del alcance de la prostitución se vio obstaculizada por la negativa del estado a reconocer su existencia...

‘Se acabó estár a merced de las madams’: El banco de la India para trabajadoras sexuales
En Bengala Occidental, un banco administrado por y para profesionales del sexo garantiza que mantengan sus ganancias seguras y eviten los usureros, lo que significa que pueden obtener una identificación oficial.

"Una mirada feminista a la prostitución", por Colectivo Hetaira
Hablar de feminismo y prostitución es hablar de dos realidades conflictivas. No tanto porque el feminismo esté reñido con esta realidad, sino porque en general, las prostitutas se han visto poco acogidas por las feministas. Las prostitutas se sentían censuradas por las feministas y a la inversa, las feministas sentían que la sola existencia de la prostitución era un agravio para todas las mujeres...

Donde las prostitutas no existen: La cara oscura del modelo sueco
Presentado por el canal Arte como una ‟denuncia del abuso de poder por parte de un supuesto estado protector sueco“, la película ‘Donde las prostitutas no existen’ trata del trágico destino de Eva-Marree Smith Kullander. El 11 de julio de 2013, Eva-Marree, también conocida como Jasmine Petite, fue asesinada por el padre de sus dos hijos mediante 32 cuchilladas...

No hay que abolir el trabajo sexual. Hay que abolir todo el trabajo, por Laurie Penny
Describir el trabajo sexual como “un trabajo como cualquier otro” es solo un replanteamiento positivo si consideramos que el “trabajo” es algo bueno por definición. ¿Es el trabajo sexual “un trabajo como cualquier otro”? ¿Es eso algo bueno? Amnistía Internacional adoptó hoy oficialmente una política que recomienda la despenalización del trabajo sexual en todo el mundo como...

Mejor puta que trabajar 40 horas a la semana en una fabrica, por Morgane Merteuil
Esta es la foto y la presentación en Twitter de Morgane Merteuil, la secretaria general del sindicato de trabajadores del sexo, STRASS. Merteuil presume de ser puta, quiere seguir siéndolo y pide a las feministas abolicionistas que le dejen serlo: “Prefiero ser puta que trabajar una fábrica”, afirma M. M. cuando le preguntan por su oficio...

ECONOMÍA