-

Noticias Amor y Rabia

Cruzados y Asesinos: la alianza entre el imperialismo y los Nizaríes

Published on: martes, 27 de enero de 2015 // ,


Divide y vencerás: la secta musulmana de los chiitas nizaríes ha apoyado el empleo del Islam como arma por parte del imperialismo occidental desde hace siglos, desde las Cruzadas hasta las actuales guerras en Afganistán y Siria

El derrumbe del Imperio Romano occidental, que provocó la desintegración de las estructuras comerciales y económicas de Europa, dejó al continente sumido durante varios siglos en un feudalismo basado en la autarquía. Pero mientras la Edad Media fue para buena parte de Europa una edad oscura, en los territorios donde se expandió el Islam se califica ese mismo periodo de tiempo de etapa dorada; durante ese periodo, la relación entre Europa y los territorios islámicos era similar a la que existe actualmente entre el llamado Tercer Mundo y Occidente. Para la civilización islámica, la Europa no musulmana era poco más que una tierra de salvajes de la cual extraer a bajo coste materias primas de las que carecían, a cambio de productos elaborados producidos en territorio islámico.

IZDA.: Manuscrito inglés del siglo XIV; la imagen de Jesús en la propaganda medieval durante las Cruzadas en Europa y Oriente Medio no era precisamente un símbolo de paz y amor, sino un soldado en Guerra Santa con un cuchillo en la boca, dispuesto a aplastar a los enemigos de su religión. DCHA.: La Ilustración y el ascenso del movimiento obrero forzaron a ocultar esa "Cara B" del cristianismo, que hoy día está siendo recuperada por el protestantismo en los EEUU.

La pérdida de los conocimientos acumulados en Grecia y Roma, unida a la carencia de una industria digna de ese nombre, dieron lugar a una relación comercial completamente injusta en beneficio de los países islámicos. Los productos islámicos se vendían a los subdesarrollados europeos a precios prohibitivos: una espada de acero damasceno costaba lo mismo que media tonelada de hierro europeo, y los trajes de seda de los reyes francos, similares a los utilizados por un funcionario de segunda de Bagdad, valían lo mismo que los ingresos anuales de todo un condado. Europa era un paraiso para los comerciantes árabes, y como carecía de una una estructura de mercado digna de ese nombre, el segundo califa abasí Al-Mansur (754-775) se encargó de poner en marcha medidas para financiar la venta de productos en la salvaje Europa, que en una ironía de la historia fueron denominadas "ayuda al desarrollo", y cuya función era idéntica a las usadas hoy día por la industrializada Europa con el mismo objetivo [1].
 

LAS CRUZADAS Y EL ASCENSO DEL PAPADO

La resurrección de la economía europea se produjo gracias a los intercambios económicos de los mercadares italianos, que gracias a su situación geográfica eran los intermediarios comerciales ideales entre Europa, el Imperio bizantino y los territorios islámicos del norte de África y Oriente Medio. El crecimiento de la economía dio lugar a la la desestabilización del sistema feudal  europeo, dando lugar a una reestructuración de las estructuras de poder (monarquía e Iglesia) y provocando fuertes tensiones sociales en todo el continente. Para contrarrestarlas y consolidar su propia posición, el Papa Urbano II puso en marcha en 1095 las Cruzadas, que marcaron el renacimiento del imperialismo europeo.

IZDA.: El Papa Inocencio III, uno de los primero papas en usar la Tiara, la corona papal que representa la autoridad y el poder del Papado, cuyo uso se inicia en el siglo XII, en plenas Cruzadas. DCHA.: La Tiara papal es una corona triple utilizada por los Papas que representa la soberanía papal sobre los Estados Pontificios (el Papa es rey sobre el territorio del Vaticano), la supremacía sobre el poder temporal (el Papa se autocalifica "Rey de reyes") y la autoridad moral sobre la humanidad (el Papa se autocalifica infalible por decisión divina, naturalmente)

Las Cruzadas eran además un paso más en la lucha del Papado por la hegemonía en Occidente, ya que permitió por vez primera la unión de los distintos reinos cristianos y la creación de un ejército cristiano, todo ello bajo la guía espiritual del Papa. Aprovechando la coyuntura favorable a su aspiración de hegemonía universal representada por el uso de la Tiara, La Iglesia católica puso en marcha la creación de Órdenes militares para la Guerra Santa, verdaderos ejércitos multinacionales cuyo jefe supremo e indiscutido era el Papa (el único ejemplo similar han sido las SS, fieles a Adolf Hitler). Además de crear ejércitos para imponer la autoridad de la Iglesia, durante los siglos XI y XII se creó la Inquisición para combatir las herejías populares, se iniciaron las persecuciones y asesinatos en masa de judíos, y se fijaron las reglas para segregar de la sociedad a los leprosos, a los homosexuales, a las prostitutas y otros grupos minoritarios. En resumen, Europa se convirtió en una sociedad represora al servicio del Papado [2].

LAS CRUZADAS Y LA FRAGMENTACIÓN DEL ISLAM


Las Cruzadas y la recuperación económica de Europa tuvieron lugar en plena desintegración de la unidad islámica; el antaño poderoso califato islámico, que había alcanzado sus más altas cotas de poder bajo la dinastía siria de los Omeyas, había sucumbido debido a las luchas internas, fragmentándose. Y debido a la íntima ligazón entre la religión y el estado en el mundo musulman, desde el inicio de la expansión islámica las luchas de poder en su seno estaban intimamente ligadas a la religión, dando lugar a escisiones y nuevas ramas del Islam.


Las diferentes ramas del Islam, incluyendo las desaparecidas y las más modernas, como la estadounidense "Nación del Islam"

Este proceso se inició nada más morir Mahoma en las luchas para sucederle, dando lugar a la división entre sunitas y chiitas; a partir de entonces, las luchas entre dinastías rivales que reivindicaban la legitimidad de su califato o liderazgo del mundo musulmán y eran convenientemente aderezadas con argumentos teológicos se convirtieron pronto en algo habitual, y la unidad del imperio no tardó en romperse, dando lugar al surgimiento de diversos emires con sus correspondientes califatos, todos los cuales afirmaban ser el único sucesor legítimo de Mahoma.

Esta creciente fragmentación permitió la resurrección del Imperio bizantino durante los siglos IX–XI, que además de hacerse con el control de gran parte de los Balcanes logró recuperar el control de la mayor parte de la península de Anatolia. La expansión bizantina fue truncada por los turcos Selyúcidas, unos mercenarios nómadas llegados a Oriente Medio invitados por el Califato Abasida; su victoria en la Batalla de Manzikert (1071) marcó el principio del fin del Imperio bizantino, que prefirió olvidar su enfrentamiento con el Papado y pedir ayuda a Europa.


Las dos ramas del Chiismo, mostrando entre otras a los Nizaríes y el Aga Khan

Fue entonces cuando se puso en marcha el mecanismo infernal de las Cruzadas, que acabaría engullendo al propio Imperio bizantino y arrasando su capital, Constantinopla, siendo incluso sustituido temporalmente durante el siglo XIII por el llamado Imperio Latino sometido al Papado. Los turcos selyúcidas, por su parte, no tardaron en aplastar el califato e imponer su control sobre Oriente Medio. De esta manera, los imperios dominantes en Oriente Medio (Abasida y Bizantino) fueron sustituidos por las fuerzas exteriores mediante las que pretendían alcanzar la hegemonía.
 

LA INQUISICIÓN ISLÁMICA Y LA APARICIÓN DEL IMÁN OCULTO

La institucionalización del Islam dio lugar a su fusión con las estructuras de poder existentes y a la aparición de grupos escindidos por motivos teológicos. La principal de ellas surge pronto y divide al Islam en dos ramas, el Sunismo y el Chiísmo, cuya principal diferencia a grandes rasgos es la cuestión sucesoria: los suníes defendían que el puesto de Califa debía ser elegido entre los componentes de la tribu de Mahoma, los qoraixíes; y los chiitas que el puesto era de Alí (primo y yerno del Profeta) y sus descendientes (hay una tercera rama, más igualitaria, la de los jariyíes, que defienden que cualquier creyente puede ser eligido como califa, incluso un esclavo negro). El enfrentamiento entre ambos se saldó con la conversión del Sunismo en la religión del Califato o imperio islámico, poniendose rapidamente en marcha la persecución del Chiísmo que desde entonces es calificado de herejía.

El califa Mamun (786-833) generalizó la persecución de los chiítas, condenando sus bases teológicas (827) y poniendo en marcha una inquisición islámica, la Minha, para intentar destruir el Chiísmo. La persecución de los chiitas y la destrucción de sus estructuras tendrá graves consecuencias para el desarrollo del Chiísmo, debido a que sus bases teológicas afirman que tan sólo los descendientes de Mahoma pueden regir el Califato; en medio de la represión y clandestinidad, la muerte del Sexto Imán chiita (765) dio lugar a un enfrentamiento entre sus herederos —nieto e hijo, exactamente—, sobre quién debía sucederle, que cristalizó en el cisma de los Ismailitas, quienes aseguraban que el verdadero sucesor del Imán (el hijo de Ismail y nieto del Sexto Imán) se había ocultado y sólo reaparecería como el Mahdi al final de los tiempos, el equivalente musulmán al día del juicio final del cristianismo.


La máxima difusión territorial alcanzada por los Nizaríes, así como las zonas en las que se difundieron inicialmente los Qármatas, otra rama militante del Chiísmo Ismailí.

La imagen del Imán oculto, fundamental en la teología chiita, había permitido a los chiíes esquivar la persecución del califa y pasar a la clandestinidad, haciendo proselitismo y esperando el momento de hacerse con el poder, cosa que finalmente lograron (hoy día en Irán, la antigua Persia, el Chiísmo es la religión del Estado). La clandestinidad dio lugar a la aparición de nuevas ramas del Ismailismo a lo largo del siglo X, todas ellas enemigas para el Califato; las más destacadas fueron los Qármatas, Fatimíes, Drusos y Nizaríes. Los protocomunistas Qármatas (899-mediados del siglo X) llegaron a ocupar buena parte de la península Arábiga y el Levante, pero tras su meteórico ascenso desaparecieron [3]; los Fatimíes, que se desarrollaron de manera paralela haciéndose con el poder en el norte de África, lograron hacerse con el poder en Egipto, uno de los países musulmanes más poblados, donde establecieron su propio califato, que aguantó hasta 1171. 

LA APARICIÓN DEL CHIISMO NIZARÍ O AL-HASHISHIYYA

Los Nizaríes, que han pasado a la historia como la Orden de los Asesinos, surgen a partir de una intriga ismailita para dar un golpe de Estado en Egipto y luego hacerse con el poder en el Califato. Para llevar a cabo estos planes uno de los organizadores del complot, Hasan-i Sabah, se trasladó a Persia y buscó una zona remota para convertirla en su base de operaciones. El lugar elegido resultó ser Alamut, una fortaleza casi inexpugnable situada en la coordillera del Elbrus en el territorio del actual Iran. Hasan se dedicó entonces a difundir la doctrina ismaelita, basada en el igualitarismo y la ausencia de clases sociales, ganando rapidamente seguidores, y logrando tomar primero la fortaleza y luego todas la región sin derramamiento de sangre.

 Localización geográfica del legendario castillo de Alamut, en Irán

Desde Alamut, Hasan organizó el asesinato del visir Nizam al-Mulk (1092), lo que provocó la desintegración del Imperio turco selyúcida, como estaba planeado. Pero este éxito se quedó en nada debido al fracaso en tomar el poder en Egipto en 1094: Al-Nizar, el imán de los ismailíes, fue emparedado vivo por participar en el complot y sustituido por otro imán favorable al califa fatimí. Siguiendo las normas ortodoxas chiítas que dan a la genealogía un papel clave en la sucesión, Hasan se negó a reconocer al nuevo Imán ismailí y pasó a crear entonces la comunidad religiosa de los nizaríes, cuyo nombre se deriva del imán asesinado y cuyo objetivo es imponer la fe ismailita sobre el mundo.

Imagen idealizada moderna de Hasan-i Sabah, fundador de los Nizaríes


Tras la muerte de Al-Mulk los selyúcidas persiguieron a los nizaríes e intentaron destruir Alamut, pero sus intentos de ocupar la fortaleza de Alamut fracasaron, y los nizaríes respondieron a la represión sumergiendose en la clandestinidad, saliendo de ella sólo para eliminar a los lideres políticos que les hacían frente. Hasan, animado por haber logrado desestabilizar al imperio selyúcida mediante un simple asesinato,  decidió usar la muerte de sus enemigos para ganar poder e influencia a través del miedo. Estas ejecuciones eran llevadas a cabo por fida'i ("partidarios" o "devotos") especialmente entrenados para ello, y solían llevarse a cabo en lugares públicos, para dejar claro tanto la voluntad de martirio de los asesinos como que nadie podía estar a salvo de ellos. Sin embargo, a pesar de haberse convertido en un poder temible, la represión selyúcida había diezmado las filas de los nizaríes, por lo que éstos se dedicaron a intentar externder sus actividades e influencia en el mundo árabe.

Asesinato del visir Nizam Al-Mulk, principal consejero del sultán selyúcida Malikshah 

LA LLEGADA A SIRIA DE NIZARÍES Y CRUZADOS 

La aparición de los nizaríes en Siria tuvo lugar poco después de la Primera Cruzada. Mientras se creaban los estados cruzados en la costa, los nizaríes intentaron implantarse en las escarpadas montañas de la coordillera paralela a la costa, la frontera natural entre los diversos imperios (fatimíes, selyúcidas, bizantinos y europeos) en la región. Los nizaríes anunciaron su llegada matando a plena luz del día del gobernador/emir de Homs, Al-Dawla y ganaron el apoyo de su rival Ridwan, el atabeg de Alepo, tras lo cual tomaron por la fuerza el castillo de Afamiya. 


Localización geográfica de los castillos y territorios de los Nizaríes en Siria

Este primer intento de implantarse fue a su vez el primer contacto directo entre nizaríes y cruzados, y acabó en un desastre, ya que el gobernador
cruzado/normando de Antioquía estaba aliado con el asesinado señor de Afamiya, por lo que asedió la fortaleza y, tras rendirse los nizaríes, mató a continuación a su jefe mediante espantosas torturas. A partir de ese momento, las actividades de los Nizaríes no dejaron de coincidir con los intereses de los Cruzados: 

- en 1113 asesinaron a Mawdud, el emir selyúcida de Mosul, impidiendo que atacase a los recién llegados Cruzados, para lo cual había llevado un gran ejército a Siria,

- en 1124 asesinaron a Abu-Saad al-Harawi, uno de los resistentes de primera hora contra la invasión cruzada en 1099 que había encabezado la primera manifestación de ira contra la invasión de los francos,

- en 1126 asesinaron al emir de Mosul il-Bursuqi, poniendo punto final a su campaña militar para impedir que los Cruzados encabezados por el rey de Jerusalén, Balduino II pudiesen  consolidar su posición, y

- ese mismo año mataron al hijo y sucesor de  Il-Bursuqi, desestabilizando por completo la estructura de poder musulmana en la región y dando un respiro a los invasores francos
    El éxito de los nizaríes como asesinos era al mismo tiempo su principal obstáculo para implantarse en la región, ya que la población les identificaba como un peligro para la causa musulmana, lo que dió lugar a repetidos pogromos anti nizaríes. Tras la muerte de su protector Ridwan en 1113, su sucesor llevó a cabo una masacre contra los nizaríes en Alepo por orden de los Selyúcidas, en la que la población tomó parte con entusiasmo, forzando a los supervivientes a refugiarse en los territorios cruzados o volver a la clandestinidad. El asesinato de Al-Harawi en 1124 provocó una ola de indignación en el mundo islámico, y ese año tuvo lugar una nueva persecución contra ellos en Alepo, forzándoles a abandonar definitivamente la ciudad.  

    LA ALIANZA ENTRE NIZARÍES Y CRUZADOS PARA TOMAR DAMASCO

    Una clara prueba de los beneficios evidentes que tenían para los Cruzados las actividades de los nizaríes se puso de manifiesto en la lucha por el poder que tuvo en Alepo tras la muerte de Il-Bursuqi. Los Cruzados aprovecharon entonces para marchar en 1127 contra la ciudad, sitiándola y tras su capitulación forzándola a pagarles tributo a partir de entonces. A pesar de que se acumulaban las evidencias del papel dañino de los Nizaríes para la causa musulmana en la lucha contra los Cruzados, en 1126 los nizaríes lograron obtener la protección de Toghtekin, el atabeg de Damasco que había sido el único que pudo hacer frente a los cruzados, impidiendo que se adentrasen en Siria.

    Mapa mostrando la situación al comienzo de las Cruzadas. NEGRO: Extensión de los Normandos por Europa y la costa Siria. ROJO: El estado papal, recién independizado gracias a los Normandos de la autoridad del emperador alemán

    Toghtekin, conocedor de las mortíferas habilidades de los nizaríes, buscaba su ayuda para luchar contra los Cruzados. Tras ayudarle participando en una campaña militar contra los cruzados (que fracasó), los Nizaríes recibieron de Toghtekin un palacio en la ciudad como residencia para su lider, así como el castillo de Banyas, situado en la frontera con el reino cruzado de Jerusalen. Estas concesiones fueron un grave error, ya que los nizaríes las aprovecharon para organizar en Damasco una milicia armada bajo su control, tomaron en sus manos la administración lograron los favores del visir Al-Mazdaghani, que además mantenía estrechas relaciones con el reino cruzado de Jerusalen. A pesar de ello, los nizaríes tenían pocos amigos en Damasco, especialmente tras el asesinato de Al-Harawi, que tras haber residido en la ciudad era muy apreciado por sus habitantes.

    Al mismo tiempo, la fama de los Nizaríes de ser enemigos temibles capaces de matar a cualquiera, por importante que fuese, era completamente desproporcionada en relación con sus fuerzas reales. Esto se puso de manifierto en 1128, cuando el lider nizarí en Siria murió durante un enfrentamiento con la población local de Banyas, que estaba harta de aguantarles. Esta muerte fue un presagio de la catástrofe que se avecina en Damasco.


    A comienzos de 1128 falleció Toghtekin, y su hijo y sucesor Buri rápidamente mandó matar al visir Al-Mazdaghani; cuando la población se enteró, se puso en marcha un pogrom generalizado contra los nizaríes, odiados y temidos por la población, una masacre que acabó de golpe con la influencia nizarí en la que había sido capital del califato. Según los cronistas árabes, el asesinato del visir y la masacre buscaban evitar un pacto secreto entre los Cruzados y el visir, que a cambio de entregar la ciudad recibiría el puerto de Tiro; para llevar este plan a cabo sin resistencia, las tropas del rey cruzado de Jerusalén iban a llegar por sorpresa a la Damasco, y los nizaríes armados abrirían las puertas de la ciudad.


    El asesinato del visir y la sangrienta purga contra los nizaríes impidió la realización de estos planes, confirmados por la inesperada llegada poco después de un ejército cruzado a Damasco, formado por tropas de todos los reinos cruzados y  cientos de guerreros recién llegados de Europa. Incapaces de entrar en la ciudad, confrontados a la resistencia de los  aliados buscados a la desesperada por Buri y sometidos a un repentino diluvio que convrtió la zona en un inmenso cenagal donde era imposible combatir, los cruzados tuvieron que retirarse, y Damasco se salvó. 


    La fortaleza de Masyaf, en Siria, en su estado actual

    Tras la debacle, los nizaríes tuvieron que abandonar Siria, replegando sus fuerzas a los territorios de los Cruzados y entregando al rey cruzado de Jerusaléen la fortaleza de Banyas, situada al pie del monte Hermón que controla el camino de Jerusalén a Damasco. Ismail, el líder nizarí en Siria, murió poco después (1130) en territorio cruzado de manera pacífica, y que un año más tarde (1131) Buri murió victima de las heridas de un ataque de asesinos nizaríes en venganza por la derrota sufrida. 

    RESURRECCIÓN NIZARÍ EN SIRIA Y SU INTENTO DE DE ALIARSE CON LOS CRUZADOS

    Tras su expulsión de Alepo y Damasco, los nizaríes sirios no tardaron en volver a intentar implantarse en Siria. Para ello volvieron a su tradición de ocultarse y establecerse en lugares remotos y escarpados, difíciles de conquistar. Sus primeros castillos Qadmus (1133) y Kariba (1137), ambos antiguos castillos francos ocupados por señores de la guerra islámicos, no fueron conquistados sino comprados. En 1140 lograron hacerse con la fortaleza de Masyaf, que se convertiría en su punto central en Siria y, según el cronista franco Guillermo de Tiro, a finales del siglo XII los nizaríes llegaron a poseer 10 castillos y más de 60.000 adeptos en Siria.

    Situación geográfica del territorio de los Nizaríes, en la frontera entre el Califato y los estados cruzados

    Es significativo que la zona que eligieron para instalarse era fronteriza con los Estados cruzados, con los cuales nunca tuvieron enfrentamiento abierto alguno, pese a que sus territorios formaban un saliente dentro de los territorios francos y se encontraban expuestos de manera peligrosa. En lugar de ello, la regla general fue la colaboración o incluso alianza entre ambos grupos. En una fecha tan temprana como 1148, el destacado nizarí Alí ibn Wafa apoyó la campaña militar del reino cruzado de Antioquía contra Nur-ed Din, el gobernador de Mosul, y en 1149 los nizaríes cooperaron en la campaña de Inab. Y aunque en 1152 el conde de Trípoli Raimundo II fue apuñalado por los nizaríes, el asesinato de nobles cruzados por los nizaríes no fue la norma sino la excepción; en aquella ocasión, los Templarios atacaron a sus vecinos nizaríes y les obligaron a pagarles un tributo anual.

    Dicho tributo jugó un papel clave en la historia del nizarísmo sirio, ya que impidió el establecimiento de una alianza firme entre nizaríes y cruzados, y un siglo más tarde será uno de los motivos de su caida. El intento de establecer una alianza firme con los Cruzados tuvo lugar en 1173, para lo cual los nizaríes enviaron una delegación a la corte de Amalarico I, rey de Jerusalén. Las negociaciones fracasaron debido a que los nizaríes pusieron como condición la supresión del tributo que pagaban a los Templario, algo a lo que el rey accedió pese a que era algo que no estaba dentro de su jurisdicción, ya que las órdenes militares sólo recibían ordenes del Papa. 


    Algunas de las principales órdenes militares, verdaderos ejércitos multinacionales sometidos unicamente a la autoridad del Papa

    Esta dualidad de poderes provocaba enfrentamientos constantes entre los estados cruzados y las órdenes, y en este caso los Templarios respondieron a la intromisión real saboteando las negociaciones matando a la delegación cuando volvía a territorio nizarí. El rey de Jerusalén montó en cólera al enterarse, y tras cercar su castillo encarceló al caballero templario responsable de los asesinatos, pidiendo disculpas a los nizaríes por lo sucedido. La muerte del rey un año más tarde llevó al trono al hijo de Raimundo III de tripoli, que había sido asesinado por los nizaríes, y cuya muerte era el motivo por el que los nizaríes estaban obligados a pagar tributo. Esto puso punto final a los intentos de establecer una alianza firme, que en esas condiciones era imposible. 

    ATENTADOS CONTRA SALADINO Y AL SERVICIO DE RICARDO CORAZÓN DE LEÓN

    Poco después de estas negociaciones tuvo lugar el ascenso de Saladino al mando de Siria y Egipto, convirtiéndose en el mayor peligro que habían enfrentado hasta entonces los cruzados. Saladino no tardó en tener que hacer frente a los nizaríes; en 1174, tras lograr el control de Damasco y Homs, Saladino sometió Alepo a un asedio, y el emir de la ciudad pidió ayuda a los nizaríes, ofreciéndoles una recompensa si acababan con Saladino. Curiosamente, pese a que la recompensa del emir carecía de interés para los nizaríes, éstos llevaron a cabo dos intentos de matarle (1174/5 y 1176), fracasando. Saladino respondió entonces arrasando los territorios nizaríes y sitiando la fortaleza nizarí en Masyaf, un asedio que curiosamente tan sólo duró una semana. Los nazaríes nunca más volvieron a intentar atentar contra Saladino, un claro indicio de que logró pactar con ellos como parte de su estrategia destinada a aislar a los estados cruzados mediante un cinturón de estados hostiles.

    Posiblemente los nizaríes aceptaron pactar con Saladino debido a que eran incapaces de hacerle frente militarmente, y prefirieron esperar a que surgiesen desavenencias entre sus aliados; al mismo tiempo, el papel disolvente de los nizaríes contrario a la unidad necesaria de los musulmanes para poder expulsar a los cruzados continuó, y un año después, en 1177, el visir del gobernador de Alepo fue asesinado en el seno de una lucha por el poder entre Malikshah, el gobernador de Alepo y enemigo de Saladino, y el visir de Alepo, Gumeshtekin. Tras derrocar al visir, Malikshah inició una campaña militar contra los nizaríes, a los que responsabilizó del asesinato de su visir, tomándoles el castillo de Al-Hajira, a lo que los nizaríes, incapaces de hacerle frente militarmente, respondieron provocando un fuego que arrasó gran parte del importante mercado de Alepo [4].


    Arriba, imagen de 2007 del mercado de Alepo que los Nizaríes prendieron fuego en 1177. Calificado por la UNESCO de "Patrimonio de la Humanidad", en 2013 fue destruido por los "rebeldes" islamistas sirios a sueldo de la OTAN

    Tras unificar en torno suyo a todas las fuerzas musulmanas, Saladino inició una campaña militar que culminó en la batalla de Hattin (1187), en la que destruyó el grueso del ejército cruzado. Tras reconquistar Jerusalén, del reino del mismo nombre tan sólo quedaron algunos castillos aislados en la costa. Uno de ellos, el puerto de Tiro, dio un giro a la situación; Saladino podría haberlo ocupado, pero en un exceso de confianza prefirió no hacerlo de inmediato, pero la actuación enérgica de Conrado de Monferrato impidió la toma de la ciudad, transformándola en una cabeza de puente desde la cual los cruzados lograron lanzar un contraataque que derrotó a Saladino e impidió la destrucción del resto del reino y el resto de estados cruzados.


    Francia e Inglaterra pusieron entonces en marcha la tercera Cruzada (1189-1192), encabezada por los reyes Felipe II de Francia y Ricardo I de Inglaterra, y se logró reconquistar Acre en 1191, tras lo cual se abrió paso una lucha por el poder por el nombramiento del rey de Jerualen. Los cruzados apoyaron de manera unánime a Conrado, que contaba también con el apoyo del rey Felipe II de Francia, mientras que su oponente, Guy de Lusignan, tan sólo contaba con el apoyo decidido de Ricardo I (Ricardo Corazón de León), del que era siervo. 


    IZDA.: Conrado de Monferrato, asesinado por los Nizaríes tras ser nombrado rey de Jerusalén antes de su coronación. Uno de sus asesinos dijo antes de morir que Ricardo I de Inglaterra (Ricardo Corazón de León) fue quién encargó el asesinato. DCHA.: Imagen idealizada de Ricardo I "Corazón de Leon"

    En abril de 1192 Conrado fue nombrado rey de Jerusalén, nombramiento aceptado a regañadientes por Ricardo, que hizo a Guy rey de Chipre; poco después, un comando de nizaríes mató a Conrado justo antes de su coronación, y Ricardo logró que se nombrase a un sobrino suyo como nuevo soberano. Para  desgracia de Ricardo, uno de los asesinos no murió en el acto y le acusó de haber sido el instigador del crimen, por lo que tras abandonar Oriente Medio a finales de año fue hecho prisionero a su paso por Europa por Leopoldo V, duque de Austria, siendo acusado del asesinato de Conrado. Ricardo acabó prisionero del emperador Enrique VI de Alemania, que lo mantuvo cautivo en Dürnstein.

    Este asesinato extendió la fama de los Nizaríes en occidente, donde se los llamaba assassins (a ellos se debe la aparición de la palabra asesinos), y dio lugar a una ola de paranoia en Europa, expresada en diversas condenas de personas acusadas de ser assassins: en Venecia, muchos comerciantes que se habían enriquecido suministrando armas a los cruzados fueron acusados de serlo; el secretario privado del duque de Babenberg y cinco ciudadanos de Nurenberg fueron decapitados por el mismo motivo, y en Florencia la hija de un banquero fue encontrada decapitada en su cama, asesinato del que se culpó al médico árabe de la familia, que fue quemado vivo acusado de ser un assassin... [5]


    LOS ASESINOS Y LA ORDEN DE MALTA

    Poco después de la Tercera Cruzada murió Saladino, y la lucha por la sucesión rompió la unidad precaria que había conseguido en el bando musulmán, lo que permitió la supervivencia de los reinos cruzados durante décadas. Esto coincidió con una reorganización de la balanza del poder en el seno de los cruzados, debido a las pérdidas militares y territoriales sufridas por los reinos Cruzados; la supervivencia de los cruzados pasó a depender de las órdenes  militares, que se convirtieron así en el poder cristiano de facto, desplazando a la nobleza con la cual se habían enfrentado constantemente.

    Los Nizaríes notaron este cambio debido a que estaban rodeados de castillos de las órdenes militares; esta amenaza aumentó enormemente tras la construcción por los Hospitalarios de la formidable fortaleza del Krak des Chevaliers a tan sólo unos 20 kilómetros de Qadmus, el cuartel general del poder militar nizarí. Los Hospitalarios les obligaron entonces a pagarles tributo, y al parecer también tuvieron que prestarles "otros sevicios": en 1213, en pleno enfrentamiento entre el príncipe de Antioquía y los Hospitalarios, los nazaríes asesinaron a su hijo Raimundo, que un año más tarde mataron al patriarca católico de Jerusalén, también enfrentado a los Hospitalarios.


    La fortaleza cruzada del Krak des Chevaliers, construida por los Hospitalarios (la Orden de Malta) a poca distancia del territorio de los nizaríes

    Los nizaríes intentaron infructuosamente librarse del yugo del pago de tributos a las órdenes militares, que les imponía una relación de servidumbre y les robaba su independencia; esto se hizo evidente en 1227, cuando el emperador alemán Federico II, que iba a ser coronado rey de Jerusalén en la Iglesia del Santo Sepulcro, mandó un generoso soborno a los nizarías para garantizar su inmunidad y protección mientras estuviese en la región; los Hospitalarios, enfrentados a Federico, reaccionaron encolerizados al acuerdo e impusieron a los nizaríes un aumento de los tributos que les pagaban; al negarse a pagar, los Hospitalarios recordaron a los nizaríes su inferioridad en términos militares invadiendo su territorio, arrasándolo y llevándose un cuantioso botín, tras lo cual aceptaron pagar.

    En 1236 el papa Gregorio IX escribió a Templarios y Hospitalarios exigiendo que cortasen sus relaciones con los nizaríes: "el... maestre y hermano... los apoya y los protege de los ataques cristianos (a cambio de lo cual, los nizaríes)... se han comprometido a pagarles cierta cantidad de dinero anual... te mandamos estas órdenes por escrito para que desistas de defender a estos asesinos". Pero a pesar de que las órdenes militares debían obediencia al Papa y estaban a sus órdenes, la necesidad de tener aliados en un territorio donde estaban rodeados de enemigos era vital, y la efectividad de los nizaríes les hacía especialmente valiosos, por lo que ambas órdenes ignoraron la exigencia del Papa.
     

    NEGOCIACIONES CON SAN LUIS Y DESTRUCCIÓN DE ALAMUT

    En 1250, los nazaríes volvieron a intentar librarse del pago de los tributos aprovechando la estancia del rey francés Luis IX (San Luis) en la zona; según ha registrado para la historia el cronista y amigo del rey Jean de Joinville, los nizaríes enviaron una delegación al soberano que le exigió en tono amenazador que les pagase tributo o, en su lugar, eliminase la obligación de los nizarés de pagar tributo a las ordenes militares. El rey les pidió que esperasen al día siguiente para darles una respuesta, y entonces la delegación fué recibida por el rey acompañado de los maestres de los templarios y los hospitalarios, que tras amenazar de muerte a la delegación los expulsaron de vuelta a los territorios nizaríes, ante lo cual enviaron una nueva delegación cargada de disculpas y regalos para el monarca.

    El rey de Francia Luis IX, "San Luis" recibe en Akkon una delegación de los nizaríes (1251)

    Luis IX, que volvía del cautiverio tras haber sido derrotado en Egipto en la Séptima Cruzada, era consciente de la necesidad de tener aliados en la región; debido a que los nizaríes habían enviado años antes una delegación a las cortes de Francia e Inglaterra ofreciendose como aliados, perdonó lo ocurrido, y envió una delegación cargada de regalos a Masyaf, el cuartel general nizarí en Siria. A la cabeza de la delegación estaba un clérigo, Yves el Bretón, quue ha sido uno de los pocos occidentales que lograron estudiar los textos originales de los nizaríes, que lamentablemente no entendió [6].

    La misión de Yves fracasó en lograr establecer una alianza firma con los nizaríes, pero Luis IX logró iniciar conversaciones con el inmenso Imperio Mongol para aliarse contra los musulmanes y llevar a cabo la llamada "Cruzada mongola". Poco después, un inmenso ejército mongol se puso en marcha para conquistar Oriente Medio, identificando a Selyúcidas y Nizaríes como los principales poderes de la región [7]; los nizaríes ya no eran ni tan fuertes ni tan peligrosos como antaño, y su decadencia se ponía de manifiesto en que los últimos imanes nizaríes murieron víctimas de complots: Hasan II (1163-1167), Mohamed II (1167-1211) y Hasan III el Reformador (1211-1223), Mohamed III (1223-1237).


    El Imperio mongol en su máxima extensión, incluyendo su fracasado ataque contra el Imperio Mameluco

    Pero los mongoles no se fiaban, y aprovecharon que el actual imán, Rukh ad-Din, intentó evitar un enfrentamiento con ellos cuando iniciaron la conquista de Persia, cumpliendo sus ordenes sin rechistar. De esta forma, sin ofercer resistencia, los temidos nizaríes fueron eliminados en 1256: los mongoles destruyeron cerca de 40 castillos y tomaron los otros (hasta cien) así como las ciudades que poseían en Kuistan y Rudbar, tras lo cual mataron al Imán nizarí, convirtiendo el nizarísmo en un grupo marginal de la sociedad persa. 

    CANÍBALES Y ASESINOS: ROMA TRADITORIBUS NON PRAEMIAT

    Tras la entrada de los ejércitos mongoles en Oriente Medio, se sucedieron los informes sobre su salvajismo. Su brutalidad contra la población civil persa, el exterminio de poblaciones enteras eliminando todo vestigio de su existencia,  sus prácticas de canibalismo o su macabra costumbre de levantar pirámides con las cabezas de los habitantes de las ciudades conquistadas, así como su aparente invencibilidad (nadie había logrado derrotar aún a los mongoles en el campo de batalla) sembraron el terror entre los árabes. 

    Manuscrito medieval mostrando mongoles practicando el canibalismo

    El salvajismo de los mongoles con la población musulmana contrastaba enormemente con su trato de respeto hacia los cristianos, y cuanto más avanzaban en territorio musulmán, más evidente era su alianza con los cruzados: en Bagdad, la capital del califato, los mongoles lo arrasaron todo excepto las zonas habitadas por la minoría cristiana, tras conquistar Alepo, el jefe de los ejércitos mongoles Hulagu entró en la ciudad acompañado del rey de Armenia Hethoum y Behomundo IV de Antioquía, dos líderes cruzados, y Kitbuqa, el lugarteniente de Hulagu que conquistó Damasco, era cristiano también, todo lo cual ponía de manifiesto que lo que estaba en juego era la misma supervivencia de la civilización islámica.

    Cruzados prácticando el canibalismo

    La alianza de Cruzados y mongoles no debió sorprender mucho a los árabes, entre otras cosas porque las tropas francas habían sido igual de salvajes al ocupar la costa siria: además de matar a la población judía y árabe de las ciudades que conquistaron (como Jerusalén), los cruzados habían practicado también el canibalismo al principio de las cruzadas, algo confirmado por los cronistas francos. Tras la toma de la ciudad de Maarat en 1098, según el cronista franco Raúl de Caen, "los nuestros cocían a paganos adultos en las cazuelas, ensartaban a los niños en espetones y se los comían asados"; en una carta oficial enviada por los mismos jefes francos al Papa se intentaba justificar lo ocurrido: "Un hambre terrible asaltó al ejército en Maarsat y lo puso en la cruel necesidad de alimentarse de los cadáveres de los sarracenos". Y un ejemplo de la mentalidad de los cruzados es el cronista franco Alberto de Aquisgrán, que participó personalmente en la batalla de Maarat, y afirmó al respecto "¡A los nuestros no les repugnaba comerse no sólo a los turcos y a los sarracenos que habían matado sino también a los perros!" [8].

    Seguros de la victoria gracias a la invasión de los mongoles, los cruzados abandonaron a su suerte a los nizaríes pese a los servicios que les habían prestado, evitando intervenir a su favor ante los mongoles ya que tras la destrucción de Alamut era sabido que habían decidido acabar con ellos para evitar riesgos. Cuando los mongoles exigieron a los nizaríes que entregasen cuatro castillos sin resistencia, los cruzados callaron, sin darse cuenta de que los mongoles no tenían aliados, sólo siervos, y una victoria suya habría implicado la hegemonía mongola no sólo sobre los musulmanes sino también sobre los europeos, como les había pasado a los rusos. Fue entonces cuando ocurrió algo completamente inesperado.


     Los avances de los Mongoles en Oriente Medio hasta su derrota en Ain Jalut


    Tras ocupar buena parte de Siria, los mongoles pretendían ocupar la costa y conquistar el sultanato mameluco de Egipto,lo que habría significado el fín de los principales centros del islam. Fue entonces cuando llegó la noticia de la muerte del Gran Khan, el jefe del imperio mongol, ante lo cual Hulagu partió hacia la capital del imperio con el grueso de sus tropas para poder participar en las discusiones para nombrar al sucesor. Esta debilidad militar, junto al uso de los Mamelucos del clima y su conocimiento del terreno les convirtió en los primeros que lograron derrotar a los mongoles  en la batalla de Ain Jalut (1260), una de las más decisivas de la historia. Esta inesperada derrota acabó de golpe con los planes para conquistar Oriente Medio, el mito de la invencibilidad mongola, y selló el futuro de los cruzados.  

    EL FIN DE CRUZADOS Y NIZARÍES

    Los esfuerzos desplegados por el Papado, Venecia y los cruzados en la "Cruzada mongola" tuvieron el fin opuesto a lo esperado, ya que ni los Mamelucos ni el resto de los musulmanes les perdonaron su colaboración con los mongoles. Los Cruzados, conscientes de su debilidad y necesitados de aliados, obsequiaron con regalos a los nizaríes, pero éstos tampoco se beneficiaron de la derrota de los mongoles. Baybars, el sultán mameluco, decidió tomar el control total de la región tras la derrota mongola en 1260, ya que contaba con que los mongoles volverían a intentar invadir Siria, y no quería puñaladas por la espalda; tras desplegar grandes contingentes de tropas en la región para poder frente a un ataque mongol, Baybars aprovechó la espera para, a partir de 1265, poner en marcha una campaña militar dirigida a destruir de manera sistemática los reinos cruzados.

    Los nizaríes, mientras tanto, pudieron recuperar los cuatro castillos que habían entregado a los mongoles, pero Baybars regaló buena parte de sus tierras a un lugarteniente suyo, y además nombró al sucesor del jefe de los nizaríes, una competencia que no le correspondía y que dejaba claro que quería acabar con la independencia nizarí. Los nizaríes neutralizaron este intento de inmediato matando a quien había nombrado Baybars, pero cuando se inició la ofensiva contra los reinos cruzados, Baybars impuso un impuesto al tráfico de mercancias dirigido a los nizaríes, cuando éstos protestaron les echó en cara que siguiesen pagando tributos a los Templarios con los que luchaba.


    Ataques de los Cruzados y Mongoles contra los Mamelucos en 1271, que fracasaron por no coordinarse

    Poco después llegó el fín de los nizaríes, debido a un error de cálculo que demostraba que no lograban adaptarse a la nueva situación en Siria. En 1270, mientras el Rey francés Luis IX preparaba una nueva Cruzada coordinada con un nuevo ataque mongol, los nizaríes se negaron a rendir homenaje a los mamelucos cuando éstos pasaron por sus tierras, un gesto simbólico que era muy importante ya que indicaba a los mamelucos que en ese momento decisivo no podían fiarse de ellos. Baybars respondió con otro gesto simbólico, cesando al jefe de los nizaríes, y poco después les obligó a la entrega de la fortaleza de Maysaf; fue entonces cuando aquel que había nombrado jefe de los nizaríes dle desafió, ocupando de nuevo el castillo y matando a los mamelucos que lo ocupaban, siendo capturado y muriendo poco después mientras estaba encarcelado en el Cairo; al mismo tiempo, los nizaríes prepararon junto con el cruzado Bohemundo IV de Antioquía un plan para matar a Baybars que fracasó.


    Todo esto, así como lo delicado de la situación, llevó a Baybars a decidir acabar con los nizaríes, y les exigió la entrega de todos los castillos que aún poseían, obligándoles asimismo a actuar como asesinos a su servicio contra los cruzados. Así es como en 1270 mataron en Tiro a Felipe de Monfort, un importante noble cruzado, al año siguiente mataron al conde de Tripoli, y en junio de 1272 estuvieron a punto de matar al principe Eduardo de Inglaterra (el futuro rey Eduardo I Malleus Scotorum, "martillo de escoceses"), que acababa de llegar con un ejército para llevar a cabo la VIII y ultima gran Cruzada; Eduardo sufrió una peligrosa herida de la que logró salvarse, pero hubo de retirarse a Inglaterra.


    Mientras tanto, los Mamelucos lograron aplastar los últimos ataques cruzados y mongoles de importancia, y en 1274 se hicieron con el control del castillo de Khaf, la última fortaleza en manos de los nizaríes, que de esta forma dejaron de jugar un papel en Oriente Medio; el hundimiento de los nizaríes fue seguido por el fín de la ocupación cruzada en la costa siria. Cuando el Papa Gregorio X (1210–1276) recibió una delegación mongola durante el segundo concilio de Lyon (1272–1274) y anunció una nueva cruzada junto con los mongoles, ésta nunca se llevó a cabo: el momento histórico de los cruzados había pasado, y concluyó con la ocupación mameluca en 1288 del puerto de Tripoli, última localidad en la costa siria en manos de los francos. Pero los nizaríes no desaparecieron, sino que volvieron a la clandestinidad; siglos después reaparecieron, tras la desaparición de los imperios mongol y mameluco, y nuevamente volvieron a apoyar al imperialismo occidental. En este caso, el inglés.
     

    LOS NIZARÍES Y EL IMPERIALISMO BRITÁNICO

    Bajo el Imperio Otomano, los Nizaríes sirios desaparecieron como sujeto de la historia. Tras una decadencia lenta a lo largo de tres siglos en la que casi no hay traza alguna de actividades de los líderes de la secta, los imanes ocultos, según el historiador ismailí Arif Tamir, en 1795 o 1796 los nizaríes sirios recibieron el último mensaje de su Imán. Poco después Napoleón invadió Oriente Medio, iniciando una serie de guerras que afectaron profundamente a los nizaríes; en 1808 se les arrebató el castillo de Masyaf, y en 1815 la espía británica Lady Stanhope se encargó de que Abdullah-Pacha, el gobernador de San Juan de Acre, organizase una operación punitiva contra los nizaríes en venganza por el asesinato el también espía Coronel francés Boutin, que había intentado en vano establecer una alianza con ellos.

     Mowlana Imam Hassan Ali Shah, Imán nazarí y Agan Khan I


    La expedición, que arrasó 52 pueblos y costó la vida a más de 300 nizaríes, fue seguida por una nueva óperación punitiva al año siguiente, esta vez ordenada por el gobernador de Tripoli, Mustafa Agha Barbar, en la que nuevamente se arrasarán poblados nizaríes. Tras la invasión de la región en los años 1830 por el ejército egipcio de Ibrahim Pasha, la zona nizarí será nuevamente arrasada, y se les impusieron fuertes impuestos. En estas condiciones, no es de extrañar que, tras visitar la zona en 1853, el reverendo Samuel Lyde advirtiese que la comunidad nizarí estaba desapareciendo. La situación no mejoró tras el fín del imperio otomano, ya que el 12 de marzo de 1920 la zona habitada por los nizaríes fue arrasada por bandas alevitas encabezadas por el Sheikh Saleh El-Ali tras asediar el pueblo de Qadmous.

    Tropas británicas entrando en Afganistán durante la Primera Guerra Anglo-Afgana (1839–1842), en la que los británicos perdieron todas sus tropas (unos 15.000 soldados) excepto uno, que vivió para contarlo. En medio de este desastre sin precedentes, la oferta del Aga Khan I de apoyar a Inglaterra fué sin duda bienvenida.

    Pero mientras la comunidad nizarí siria no logró recuperar su fuerza pasada, en Persia a lo largo del siglo XIX tuvo lugar el ascenso de un nuevo linaje de imanes al mando de los nizaríes. En 1817, el Sha de Persia nombró al imán nizarí Hasan Ali Shah governador de Qumm y, tras aplastar una rebelion, recibió el título honorífico de origen mongol Aga Khan, que se convertirá en hereditario. Tras ser nombrado gobernador de Kerman, el Aga Khan I entró en conflicto con el gobierno persa, y tras ser derrotado militarmente en 1841 pese a disponer curiosamente de cañones de origen inglés [9], huyó del país, refugiándose en Afganistán, país que estaba invadido por el Imperio Británico en el marco de la Primera Guerra Anglo-Afgana (1839–1842).


    El General británico Sir Charles James Napier, que conquistó la región de Sind con ayuda del Aga Khan, gracias a lo ucla este recibió una generosa pensión vitalicia del Imperio Británico


    Aprovechando la existencia de una comunidad nizarí en Afganistán, el Aga Khan ofreció sus servicios a los ingleses, y pese a que estos fueron derrotados, los lazos entre el imperialismo británico y los nizaríes no dejaron de estrecharse. Tras la retirada de Afganistán, el Aga Khan ayudó a los británicos a anexionarse la región de Sind (hoy en Pakistán) en 1843, por lo que recibió una pensión anual vitalicia de 2.000 libras esterlinas por orden del general inglés Charles James Napier, el conquistador de Sind, con el que tenía una estrecha amistad. La derrota en Afganistán (1842) y la posterior rebelión india de 1857 dejaron en evidencia la debilidad intrínseca del Imperio Británico en la India; para hacerla frente se pasó a dividir a la población de la India en diferentes comunidades enfrentadas entre sí, estrategia que entre los musulmanes fue apoyada por el Aga Khan, a cambio de recibir amplias prebendas y privilegios por el Imperio Británico. 

     El Aga Khan II

    Un ejemplo de ello fue la decisión de los tribunales ingleses de dar la razón al Aga Khan II en un enfrentamiento con un cisma en el seno de los nizaríes que había dado lugar a la comunidad ismailíta india de los Khoyja; los Khoya se habían negado a reconocer al Aga Khan como su líder, pero por los tribunales coloniales ingleses les obligaron a hacerlo en una sentencia de 1886. La condena del tribunal, carente por completo de las más mínimas competencias para intervenir en un enfrentamiento teológico, es comparable a obligar a una de las múltiples ramas del protestantismo a pagar anualmente una cantidad a la iglesia luterana alemana de la que se han separado. En el caso de los Khoya, el tribunal les impuso un pago anual (dependiente del número de fieles) a la dinastía del Aga Khan, tributo que se sigue pagando en nuestros días, y gracias a la cual ha podido acumular en pocas décadas una enorme fortuna (a día de hoy los adherentes al Ismailismo son un 10% de la comunidad chiíta global).  

    LOS AGA KHAN Y LA ANTI-INDIA

    Su hijo, el Aga Khan III jugó un papel de primer orden en la estrategia británica de dividir a los habitantes de la India enfrentando a musulmanes contra hindúes, siendo uno de los fundadores y el primer presidente de la All-India Muslim League (AIML), cuyo objetivo era que el Imperio Británico reconociese a los muslmanes indios como una nacionalidad separada en el seno de la India; la AIMIL fue fundamental para enfrentar a la comunidad musulmana contra el movimiento anticolonial hindú encabezado por Mahatma Ghandi, retrasando la descolonización de la India, y fue además la base política a partir de los cuales los ingleses formaron el estado de Pakistán al descolonizar la India en 1947; la creación de Pakistán fue un completo desastre, dando lugar a un enfrenatmiento entre hindúes y muslmanes  en el subcontinente indio que perdura hasta nuestros días, y provocando la mayor limpieza étnica y ola de refugiados de la historia.

    Sello pakistaní dedicado al Aga Khan por los "servicios prestados" para sembrar el odio religioso en la India y ayudar a crear Pakistán, la "Anti-India" (algo a lo que la India respondió creando la anti-anti-India en Bangladesh, pero eso es otra historia)

    La creación de Pakistán era parte de la estrategia occidental de crear "anti-estados", iniciada tras la  toma del poder de Mao tse-Tung en China con la creación de Taiwan como la "anti-China", y seguida en la guerra de Corea con la creación de Corea del Sur, y poco después tras la retirada francesa de Indochina con la creación de Vietnam del Sur (esta estrategia se lleva a cabo actualmente con la conversión de Ucrania en una "anti-Rusia"). Pakistán se convirtió en la "anti-India", convirtiéndose en el lugar donde con apoyo de EEUU y Arabia Saudí se sembraron las raices del islamismo radical moderno.

    El resultado del nacionalismo separatista musulmán en la India fue la partición de la antigua colonia británica, provocando la mayor migración en la historia de la humanidad. Nada menos que 15 millones de hindúes y musulmanes tuvieron que abandonar sus hogares y trasladarse a, respectivamente, Pakistán o la India. A la enorme cantidad de muertos que esto (que habría que denominar limpieza étnica organizada) provocó hay que sumar el medio millón de víctimas por pogroms en el Punjab, antes de la partición.

    Los servicios de los Aga Khan se recompensaron dándoles importantes puestos en la estructura de poder mundial, completamente desproporcionados con su reducida importancia: el Aga Khan III, nombrado en 1902 caballero del Imperio Británico por el rey Eduardo VII fue representante de la India en la Liga de las Naciones, formó parte del esclusivo Consejo Británico del reino Unido, un selecto y reducido cuerpo de asesores de la monarquía británica, y en 1937-38 fue nombrado presidente de esta organización del periodo de estreguerras, creada por el agonizante Imperio Inglés para intentar mantener el control del mundo y directa antecesora de la Organización de las Naciones Unidas, creada tras la Segunda Guerra Mundial. Su hijo, el príncipe Sadruddin Aga Khan, tras participar en las actividades de la Unesco, fue nombrado Alto Comisario de la ONU para Refugiados (1966-1978), y bajo su mandato tuvieron lugar las intervenciones neocoloniales disfrazadas de ayudas a refugiados en la Guerra de Biafra, o los "Boat People" en Vietnam tras la derrota de EEUU. 


    Sin duda debido a los "servicios prestados" al Imperio británico por el Aga Khan III, y que dieron lugar a la partición de la India y la mayor catástrofe humanitaria de la historia, su hijo Sadruddin Aga Khan (izquierda) fue nombrado Alto Comisario de la ONU para los refugiados de la ONU (1966-1978)

    Que un miembro de una dinastía que jugó un papel importante en sembrar los odios que llevaron a los gigantescos dramas de refugiados en el subcontinente indio fuese normbrado Alto Comisario para los refugiados dice mucho de la realidad de la ONU y los intereses que sirve. Sadruddin Aga Khan estuvo a punto de ser nombrado Secretario General de la ONU, pero tras ganar la votación en 1981 fue vetado por la Unión Soviética por sus servicios al imperialismo occidental. En 1990 fue nombrado representante personal del Secretario General de la ONU para ayuda humanitaria en Irak durante la crisis entre este país y Kuwait, enfrentándose al rechazo de Sadam Husein, ya que al pertenecer Sadruddin al chiísmo temía que aprovechase para apoyar a la oposición en el sur del país; finalmente, Sadruddin logró que Bagdad aceptase el establecimiento de un programa de ayuda a los chiies del sur de Irak, pero las condiciones no gustaron al imperialismo anglosajón, por lo que vetaron su nombramiento como secretario general de la ONU en 1991 [10].
     

    LA FILANTROPÌA AL SERVICIO DEL IMPERIALISMO DE EEUU: EL CASO AFGANO

    Desde 1957, el Imán de los Nizaríes es el Principe Shah Karim Al Hussaini Aga Khan (IV), que reside en un castillo a 26 kilómetros de París y es uno de los diez miembros de la realeza más ricos del mundo (2010) según la revista Forbes. A él pertenece el Aga Khan Fund for Economic Development SA (AKFED), un holding empresarial con sede en Suiza activo en todo el mundo; en 2004, este holding tenía participaciones en 90 empresas en diversos países, desde el Habib Bank Ltd., el segundo banco de Pakistán o dos empresas distribuidoras de automóviles en Canadá (Mayfield Toyota Ltd. y T&T Honda Ltd.) hasta el Serena Hotel en Kabul, en el que las habitaciones más baratas tienen un precio de 250 dólares por noche, el equivalente a un sueldo medio afgano anual, pese a estar situado en un país en guerra permanente.

     Estructura del entramado empresarial y "filantrópico" del Aga Khan

    El Aga Khan es también responsable de la Aga Khan Development Network (AKDN), una red de ONGs de caracter global considerada como una de las mayores del mundo y que disfruta de status diplomático con sus correspondientes privilegios en 10 paises, pero que a diferencia de las ONGs tradicionales no hace públicos sus datos económicos. Otra diferencia es la obligación de pagar por los servicios que ofrecen las organizaciones del AKDC, formada en 2005 por una red global de 325 escuelas, 2 universidades, 11 hospitales y 195 hospitales repartidos en 30 países; según la AKDN, el motivo es que es una organización filantrópica, no caritativa.


    Al igual que varias ONGs, la AKDC está implicada en el llamado "comercio justo", que de manera similar a los microcréditos en realidad no cambia la situación de los pequeños campesinos del "Tercer Mundo", sino que los pone al servicio de grandes inversores extranjeros.

    Cómo funciona en la práctica esta búsqueda de beneficio, justificada como un medio de desarrollar los países en los que actúa la AKDN, es visible en Afganistán; por un lado ha construido escuelas, hospitales, carreteras y puentes, pero al mismo tiempo es dueña de la mayoría de las acciones de la empresa afgana de telecomunicaciones Telecom Development Company Afghanistan Ltd., que opera bajo la marca Roshan ("esperanza", en persa), siendo los accionistas minoritarios una empresa sueca y otra de Mónaco. Roshan inició sus operaciones el 27 de julio de 2003, y se ha convertido en la principal empresa telefónica del país y principal fuente de ingresos por impuestos del gobierno de Kabul, suministrando nada menos que el 5% del presupuesto afgano. La carrera meteórica de Roshan está íntimamente ligada a EEUU: en enero de 2003, tras iniciarse la invasión estadounidense de Afganistán, Roshan se creó y  recibió del gobierno instalado por occidente en Kabul la segunda licencia SGM del país. 

    Logo de Roshan, la principal empresa de telefonía de Afganistán, la mayoría de cuyas acciones (51%) son propiedad del Aga Khan desde su creación tras la ocupación estadounidense. Roshan ha apoyado sin dudar el espionaje de EEUU de todas las llamadas telefónicas en el marco de la lucha contrainsurgencia


    Según Wikipedia, al iniciarse la Guerra de Afganistán en 2001, la estructura de telecomunicaciones del país, de una población aproximada de 25 millones de habitantes, era prácticamente inexistente: tan sólo 80.000 personas tenían acceso a un teléfono (21.000 de los cuales eran teléfonos vía satélite) y las llamadas dentro del país eran carísimas, y para llamar al extranjero había que viajar al exterior. Roshan inició entonces un masivo programa de inversiones por valor de unos 600 millones de dólares (una inmensa fortuna para un país empobrecido tras décadas de guerra), gracias al cual en poco tiempo su red de GSM se extendió a 240 ciudades y pueblos en las 34 provincias y 230 distritos del país, logrando una cobertura actual del 60% de la población (que ha crecido hasta cerca de 30 millones de habitantes), incluyendo los habitantes de las zonas más remotas del país mediante la instalación de 4.428 antenas de telefonía móvil [11].


    La USAID de EEUU, responsable de organizar golpes de Estado por todo el mundo contra gobiernos considerados contrarios a los intereses de EEUU, ha estado profundamente implicada en la creación de la red telefónica afgana con el objetivo de combatir mejor a la guerrilla.

    Pero el éxito de Roshan tiene una cara oscura que nos recuerda que en medio de una guerra hay que tener en cuenta que la puesta en marcha de infraestructura puede formar parte del esfuerzo bélico. De la misma forma en que la supuesta ayuda humanitaria de Médicos Sin Fronteras en Siria era en realidad parte del esfuerzo de guerra de las fuerzas islamistas apoyadas por occidente y sus actividades médicas en realidad formaban parte de la logística del FSA [12], en Afganistán el éxito de Roshan no se debía a la iniciativa privada, sino a su participación en la lucha contra la insurgencia de EEUU. 

    Tweet de Wikileaks denunciando la operación de espionaje de todas las llamadas telefónicas en Afganistán, organizado por Google y llevado a cabo por el ejército de EEUU con la colaboración de Roshan. Es la segunda vez que los Aga Khan apoyan al imperialismo occidental, en Afganistán

    Según denunció Wikileaks el pasado año, en 2009 Roshan jugó un papel clave en la puesta en marcha de una operación del ejército de ocupación de EEUU cuyo objetivo era espiar todas las conversaciones telefónicas del país y usar la información así acumulada para combatir a la resistencia; la puesta en marcha del plan estaba en manos de nada menos que Jared Cohen, director de Google Ideas y coautor del libro The New Digital Age (2013) junto al CEO de Google, Eric Schmidt. Mientras el resto de representantes afganos contactados por EEUU expresaron sus reservas a apoyar el plan, Roshan no expresó objeción alguna, aceptando incluso instalar sus torres telefónicas en las proximidades de las bases militares de EEUU, para facilitar la interceptación de las comunicaciones; además, según el jefe de operaciones de Roshan Altaf Ladak, para evitar sabotajes la empresa paga trimestralmente a las comunidades locales para que se encarguen de la seguridad de las torres, un método que ha sido extremadamente efectivo para evitar sabotajes de la guerrilla [13].

     Reparto del Mercado de Telefonia Mobil en Afganistán en 2012: la empresa Roshan del Aga Khan es el líder del mercado

    Hoy día, un tercio de los usuarios de telefonía móvil en Afganistán usan los servicios de Roshan, y debido a la saturación del mercado Roshan ha extendido sus actividades al exterior del país, extendiéndose en Africa implantándose en Uganda, Burundi y Tanzania, "lo que convierte las telecomunicaciones en la exportación más importante después del opio", según un reportaje de la revista Quartz. Utilizando la marca Smart Telecom, Roshan ha puesto en marcha su expansión en el este del continente africano. 


    La EAC (East African Community), eje de la expansión internacional de Roshan, es una alianza de paises liderada por Kenia dotada de una zona de libre comercio. EEUU apoya la EAC de manera activa para cuestionar el liderazgo de Sudáfrica en África. Según informes confidenciales recientemente filtrados, Kenia es uno de los países del mundo que más espionaje en sus comunicaciones sufren por parte de EEUU, tras Afganistán o las Bahamas. "Casualmente", Roshan fué el principal aliado de EEUU para llevarlo a cabo en Afganistán.

    La expansión de Roshan en Africa se lleva a cabo en el seno de la East African Community (EAC), una zona de libre comercio en la que participan Ruanda, Burundi, Kenia, Uganda y Tanzania. La EAC es liderada por Kenia y cuenta con el apoyo de EEUU, ya que permite hacer frente a la influencia de la Southern African Development Community (SADC) liderada por Sudáfrica, miembro de los BRICS. En este contexto es importante saber que Kenia ha sido sometido a un espionaje sistemático por EEUU mediante el programa Mystic, junto con... Afganistán [14].

     El programa Mystic, mediante el cual los EEUU efectuan un espionaje generalizado en aquellos paises que consideran estratégicos. "Casualmente", la empresa Roshan del Aga Khan está presente en dos de ellos: Afganistán (X) y Kenia. En Afganistán se ha comprobado que apoyó sin fisuras los planes de EEUU. 

    DESDE AFGANISTÁN A SIRIA: EL AGA KHAN Y LA USAID  

    Las relaciones entre las organizaciones del Aga Khan y el imperialismo de EEUU se extienden a la financiación. Un ejemplo es su relación con la USAID, acusada de desestabilizar países con gobiernos contrarios a los intereses de EEUU, en los últimos años ha tenido que retirarse de varios países, entre ellos Venezuela, Bolivia, Egipto, Siria o Rusia. Entre los motivos de esta retirada están su apoyo a la puesta en marcha de golpes de estado, calificados de "Revoluciones de Colores" por la prensa occidental, y su negativa a cumplir nuevas legislaciones que exigen transparencia en sus actividades, haciendo imposible sus labores de desestabilización. 

    "Rebelde" islamista sirio en una tienda financiada por la USAID de EEUU, un ejemplo más del apoyo ininterrumpido estadounidense a los islamistas. Afganistán, Libia, Siria... la lista es larga, y los métodos idénticos: apoyar el fundamentalismo islámico parea sumir un país en la barbarie y así poder controlarlo.

    Además de financiar en Afganistán un programa para la puesta en marcha de la estructura de telecomunicaciones afganas en la que Roshan jugó un papel clave, la USAID ha concedido ayudas financieras millonarias a la AKDN para financiar sus actividades. Debido a que Siria es uno de los pocos países del mundo con una fuerte implantación de los Nizaríes, y donde la AKDN tiene una fuerte presencia, su colaboración con la USAID ha de tenerse en cuenta, ya que esta organización ha sido denunciada por apoyar de manera directa y sistemática a los fundamentalistas que pretenden derribar al gobierno de Al-Assad en Siria, incluyendo miembros de la red Al-Qaeda [15].

     El actual Aga Khan con Hillary Clinton, prinicpal responsable de poner en marcha la "Primavera árabe", que ha desatado un infierno islamista en todo el Oriente Medio

    En Siria, el AKDN aprovechó para instalarse durante la apertura del régimen, y aunque no se sabe si apoyó los preparativos del golpe de 2011, lo cierto es que en noviembre de 2010, justo antes de la rebelión organizada y financiada por occidente en Siria la AKDN firmó un acuerdo de colaboración en Siria nada menos que con el gobierno francés, que en esa época estaba organizando el derribo de jefes de estado en toda la región junto a Inglaterra y EEUU en el seno de la denominada "Primavera árabe"

    Eric Chevallier, embajador francés en Siria, junto con Mohamed Seifo, representante de la AKDN en Siria, al firmar un acuerdo de colaboración entre la AKDN y el gobierno francés en 2010, poco antes de ponerse en marcha la desestabilización de Siria.

    Los nizaríes sirios son una pequeña minoría religiosa en Siria (1% de la población), y se concentran en la actualidad fundamentalmente en las ciudades de Masyaf (cuyo castillo fue reconstruido por la AKDN), Al-Qadmus y Al-Salamiyah, que entre los siglos V y IX fué el cuartel general de los Ismaelitas, debido a las migraciones rurales a mediados del siglo XIX, es hoy la ciudad del mundo con la mayor cantidad de Ismaelitas del mundo árabe. En Al-Salamiyah, situada en la gobernación de Hama, los ismailitas participaron en el intento de derribar el régimen (el jefe del ELS/FSA era ismailita), pero fracasaron, y desde junio de 2012 la ciudad ha permanecido bajo control del Gobierno [16].

    La ciudad de Salaminyah, donde se concentran la mayor parte de los ismaelíes sirios, está desde mediados de 2012 en manos del gobierno

    Durante la época más dura del conflicto sirio, el Aga Khan permaneció en silencio, mientras las zonas donde reside la comunidad Ismaelita formaron parte de las zonas "rebeldes" apoyadas por occidente, y los líderes Ismaelitas apoyaron el golpe occidental. Tras ser evidente que la rebelión había fracasado en derribar el gobierno de Assad, lograr Rusia impedir que EEUU bombardease el país, y el ejército sirio lograse recuperar el control de Salamiya, uno de los principales núcleos de población ismaelí que estaba en manos de los "rebeldes", el Aga Khan IV (que en ningún momento ha criticado ni a los "rebeldes" ni a sus salvajadas contra la población y minorías religiosas como la que encabeza) emitió un comunicado apoyando el negociar con Al-Assad a mediados de noviembre de 2013 [17].


    Presencia actual de los ismaelitas en Siria 

    LA LEYENDA DE LOS ASESINOS, BIN LADEN Y TORA BORA

    Durante la Edad Media, multitud de fuentes (Marco Polo incluido) repiten sin cesar la misma descripción de los nizaríes: por un lado se destaca la figura todopoderosa del Imán de los nizaríes, llamado "el Viejo de la montaña", que tiene el poder absoluto sobre la comunidad de los nizaríes, llamados Assassins y reside en una fortaleza inexpugnable oculta entre montañas remotas e impenetrables; y, por otro lado, se repite sin cesar que sus seguidores son personajes fanáticos dispuestos a todo, y capaces de matar a cualquiera por orden del "Viejo de la montaña", por poderoso que sea.

    De realidad a mito, la conversión de los Nizaríes en una leyenda occidental. De izquierda a derecha: Imagen medieval del "Viejo en la montaña", descripción de mediados del siglo XX de los Assassin, y Assasins Creed, una saga de videojuegos basados en la leyenda de la orden de los asesinos

    Esta imagen legendaria de los Asesinos ha sido recuperada por los EEUU en su "Guerra contra el terror", convirtiendo a uno de sus antiguos aliados contra la URSS en Afganistán en una copia casi exacta del "Viejo de la Montaña", adaptado naturalmente a la época actual. A los comandos suicidas que ejecutan atentados en cualquier parte del mundo se unió Tora Bora, la misteriosa fortaleza de Bin Laden consistente en infinidad de laberintos y amplios espacios excavados en la roca en el interior de la montaña de Tora Bora (nombre que se deriva del siríaco "Toura Boura" y significa literalmente "montaña rocosa"), situada en el rincón más recóndito de Afganistán; según los medios de comunicación, Tora Bora era algo así como una versión clandestina del búnker de los EEUU en las montañas rocosas para hacer frente a una guerra atómica.


     Imágenes aparecidas en la prensa occidental que supuestamente muestran el interior del gigantesco búnker de Bin Laden en Tora Bora. El parecido con la mitológica fortaleza de Alamut (que sí existió) salta a la vista.

    El mito de Tora Bora, que sirvió para lograr dotar a Bin Laden de un aura misteriosa e inalcanzable, se derrumbó en silencio en el transcurso de una operación de comandos de EEUU durante la invasión estadounidense de Afganistán, en 2001. Según explicó en 2008 uno de los comandos que habían intervenido en la captura de Tora Bora, lo que encontraron no tenía nada que ver con lo que había contado la prensa occidental: "repito, en lo que respecta a las cuevas, no había nada de laberintos o cuevas laberínticas como se ha descrito. La mayoría eran cuevas naturales. Algunas estaban apoyadas por trozos de madera y las más grandes tenían un tamaño de unos 3 x 7 metros aproximadamente. No eran realmente grandes... Nos preocupamos... porque vimos todos esos informes. Y  luego resulta que, cuando vas realmente allí, tan sólo son pequeños búnkers, así como el almacenamiento de un montón de munición" [18].


     Los búnkers de Tora Bora en realidad: meros agujeros cavados en la roca de pocos metros de longitud y donde las instalaciones habituales en un búnker (sanitarias, estanterías, etc) brillan por su ausencia. Según EEUU, desde este agujero de mala muerte Bin Laden, el nuevo "viejo de la montaña", dirigía una guerra contra el mundo entero para imponer el islam.

     

    NOTAS

    [1] H.-G. Behr, "Söhne der Wüste. Kalifen, Händler und Gelehrte", Econ Verlag, Wien/Düsseldorf, 1979, p.253-4.

    [2] R. I. Moore, "La formación de una sociedad represora. Poder y disidencia en la sociedad occidental, 950-1250", Editorial Crítica, Barcelona, 1989.

    [3] Encyclopedia Iranica, "Carmatians".

    [4] Es curioso cómo la historia se repite. En nuestros días, el mercado de Alepo, que estaba calificado de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ha vuelto a ser arrasado por aliados de occidente, esta vez por los „rebeldes“ al servicio de la OTAN: Unesco.org: "UNESCO Director-General deplores destruction of ancient Aleppo markets, a World Heritage site", ; The Guardian, 26.01.2014: "Syria's heritage in ruins: before-and-after pictures".

    [5] H.-G. Behr, "Söhne der Wüste. Kalifen, Händler und Gelehrte", p.378. 

    [6] Según Yves, "el Viejo de la Montaña (nombre dado en occidente al Imán de los Nizaríes) no es dicípulo de Mahoma, sino que seguía las leyes de Alí, el tío de Mahoma", algo que demuestra un completo desconocimiento de las bases teológicas chiies.

    [7] "El Gran Maestro de la secta ismaelita y el Califa de Bagdad eran las dos figuras más importantes del mundo musulmán" (I. De Rachewiltz, "Papal Envoys to the Great Khans" 1971, Faber & Faber, London p.146).

    [8] Wikipedia, "Franco-Mongol alliance", ; Amin Maalouf, "Las cruzadas vistas por los árabes", 1999, Alianza Editorial, Madrid, p.65ss.

    [9]  W.C. Barlett, "Los asesinos", Editorial Crítica, Batrcelona, 2006, p.285.

    [10] Dick Douwes /Norman N. Lewis, "The Trials of Syrian Isma'ilis in the First Decade of the 20th Century", Cambridge University Press, 1989, p. 216; Gilles Munier, "Les espions de l'or noir", Koutoubia, Éditions Alphée, Monaco, 2009, p.58; Samuel Lyde, "The Ansyreeh and the Ismaeleeh", London, 1853, p. 235; A History of the Agakhani Ismailis (Section Five); A Brief History of the Aga Khans ( Section Two ); Wikipedia, "Aga Khan I"; Wikipedia, "Sind"; Wikipedia,"Charles James Napier"; Wikipedia, "Aga Khan Case"; Wikipedia, "Aga Khan III"; "UNITED STATES of America, Plaintiff-Appellee, v. Yasmin ALLIBHAI and Sultan Allibhai, Defendants-Appellants"; Bloomberg, 23 de noviembre de 2005, "Aga Khan's Dealings Stir Questions of Financial Transparency".

    [11] Según datos publicados por la International Trade Administration, un departamento que forma parte del U.S. Department of Commerce, y presentados en la USTDA South Asia Communications Infrastructure Conference, celebrada en New Delhi (India) entre el 21 y el 23 de abril de 2004: Ben Zita, "Afghanistan Telecom Brief"; USAID / Internews (autor: Javid Hamdard), Marzo 2012: "The State of Communications and Internet in Afghanistan six years later (2006-2012)"; Wikipedia, "Roshan (telco)".

    [12] Ver a este respecto el artículo publicado en la revista Amor y Rabia (número 66):  "La ayuda humanitaria como arma".

    [13] Russia Today, 28 Mayo 2014, "WikiLeaks claims Google director helped the NSA spy on Afghanistan"; "Using Connection Technologies to promote US Strategic Interests in Afghanistan: Mobile Banking, Telecommunications Insurance, and Co-Location of Cell Phone Towers".

    [14] Leo Mirani, 27 de marzo de 2014, "Afghanistan just spawned a multinational that’s taking on global giants in Africa",; IT News Africa, 30 de octubre de 2014, "Smart Telecom expansion set at USD 300 Million"; EA!Weekend, octubre 2014, "SMART Telecom Announces Plans To Launch In Kenya & Rwanda"; Wikipedia, "Smart Telecom (Uganda)"; Contador Harrison, 18 de marzo de 2014, "My thoughts on Smart Telecom entry into Ugandan market"; Wikipedia, "East African Community"; Raissa Robles, 20 de mayo 2014: "Spy inside Philippine telecom firm has been feeding United States our text and call records"; Cryptome.org: "Toward the identity of “Country X” in MYSTIC"; pcworld, 23 de mayo de 2014, "Assange names country targeted by NSA's MYSTIC mass phone tapping program"; Los otros paises espiados mediante Mystic son estratégicamente claves para EEUU: Filipinas (como base para hacer frente a China), las Bahamas (uno de los mayores paraísos fiscales y centro de lavado de dinero del mundo), México (el país fronterizo con EEUU más poblado) y Afganistán, denominado "X" en los documentos filtrados sobre este programa, por estar ocupado militarmente por EEUU.

    [15] "USAID ha suministrado apoyo técnico y financiero para levantar las capacidades del Ministerio de Comunicación y Comunicación de Afganistán y para apoyar el crecimiento del sector de telecomunicaciones en Afganistán, que ha crecido hasta convertirse en una industria de 1.810 millones de dólares anuales que da empleo a más de 135.000 personas", USAID, "Economic Growth Fact Sheet"; "El programa tendrá múltiples componentes y será implementado por el Departamento de Estado y USAID, en estrecha colaboración con los militares de EEUU" CENTCOM, "Afghanistán"; En 2003, la Aga Khan University recibió 4,5 millones de dólares de la U.S. Agency for International Development (USAID): Bloomberg, 23 de noviembre de 2005: "Aga Khan's Dealings Stir Questions of Financial Transparency"; The Blaze, 24 de septiembre de 2013, "Al Qaeda-Linked Syria Group Enjoying USAID? You’ve Got to See This to Believe It".

    [16] Wikipedia, "Cities and towns during the Syrian Civil War - Salamiyah"; Joseph Holliday, "Syria’s maturing insurgency", MIDDLE EAST SECURITY REPORT 5, June 2012; Huffington Post, "Why Assad Still Must Go", 01/07/2015; "Salamiya, a majority-Ismaili Shite town of 105,000, which held its first protests against the Assad regime in April of 2011, has hosted massive anti-regime protests deep into the Revolution's armed phase. The Free Syrian Army head in Salamiya is himself Ismaili"; Arab Reform Initiative, Thematic Studies, October 2013: Mustafa Khalifa, "The impossible partition of Syria".

    [17] The Daily Star (Nov. 18, 2013), "Aga Khan urges Syrians to seek peace through dialogue"; Aga Khan Development Network (AKDN), 26 October 2010: "Aga Khan Development Network and French Government sign an agreement for Cooperation in Syria"; Wikipedia:"Al-Salamiyah"; Wikipedia: "Sectarianism and minorities in the Syrian Civil War"; Wikipedia, "Masyaf"; Wikipedia, "Al-Qadmus". 

    [18] Wikipedia, "Tora Bora"; The Guardian, 2011, "Al-Qaida's last Stronghold Tora Bora"; Wikipedia, "Battle of Tora Bora"; Time, "Inside the Tora Bora Caves".  

    ECONOMÍA

    PUBLICACIONES