-

Noticias Amor y Rabia

¿Cosas que pasan?, por Rabioso

Published on: miércoles, 26 de diciembre de 2018 // ,

Respuesta a Kale Gorria sobre Gladio y el mito de la lucha armada

El número 62 de la revista Amor y Rabia, "Gladio, la espada de la contrainsurgencia", escrito por un compañero del grupo Amor y Rabia, dedicado a explicar el uso del terrorismo por parte del estado para combatir a la extrema izquierda, no ha perdido actualidad a pesar de haber pasado más de 15 años desde su publicación. Al contrario, desde entonces se han ido conociendo más y más datos que confirman lo que en el se describe: el uso del miedo que genera el terrorismo como estrategia del estado para controlar a la población.

El objetivo del dossier era diametralmente opuesto al de textos difundidos en círculos de izquierda sobre la lucha armada como, por ejemplo, el de Peio Aierbe, Lucha armada en Europa, que presenta una visión carente de la menor crítica de la deriva armada e identitaria de la izquierda europea. En la crónica de la lucha armada del nacionalismo irlandés de Aierbe, la guerra civil que siguió a la creación del estado irlandés, la pérdida de derechos de las mujeres y el establecimiento de una sociedad clerical, por ejemplo, brilla por su ausencia. Y de la misma manera evita hablar del papel de la mafia al hablar sobre el nacionalismo corso, o de las extendidas sospechas entre amplios sectores de la izquierda italiana de la manipulación por el poder de las Brigadas Rojas, especialmente tras el asesinato de Aldo Moro.

La aparición de nuestro texto, del que se hace eco Pepe Rivas en su libro Los '70 a destajo. Ajoblanco y libertad (Ediciones Destino, 2011, p. 555), tuvo una acogida gélida entre aquellos círculos de extrema izquierda que defendían la "lucha armada" como estrategia. Buen reflejo de ello fue una recesión aparecida en la revista nacionalista vasca Kale Gorria (ver Anexo 1, abajo), dirigida por Pepe Rei y cerrada por el juez Garzón. Kale Gorria lo calificó de "dossier lleno de inexactitudes, cuando no mentiras flagrantes". No está de más, a la vista de lo que se sabe ahora, repasar dicha crítica, que se basa en los siguientes puntos:

1) Cuestionar los testimonios

Las declaraciones de Jacinto Guerrero Lucas y Luis González Mata (a medios de comunicación el primero y por medio de libros el segundo) no son admisibles, al parecer, como tampoco lo es lo escrito por Manuel de Dios Unanua. ¿Motivo? Los dos primeros por ser agentes del estado, y en el último caso (un periodista que fue asesinado mientras investigaba las relaciones entre la CIA y la Mafia), por supuestos "errores de bulto", que no se especifican en ningún sitio. ¿Son estos argumentos de peso para cuestionar lo escrito, o excusas para cuestionar testimonios incómodos?

"Moscú acusa a la CIA del asesinato de Carrero Blanco", noticia aparecida en El País (10.02.1981). A diferencia de Kale Gorria, para los soviéticos González Mata era una fuente válida

Para decidirlo, hay tener en cuenta que, en el caso de González Mata, era considerado como una fuente válida para TASS, la agencia de noticias de la URSS. En lo que respecta a Guerrero Lucas, un vistazo a su ubícua presencia en el mundo de las estructuras de contrainsurgencia francesas y españolas demuestra que el personaje ha de ser tomado en cuenta para entender los "años del plomo" que azotaron Europa occidental a lo largo de las décadas de los 70 y 80.

Guerrero Lucas (en el centro), en compañia de Barrionuevo, Vera y Corcuera, principales responsables de las estructuras de la lucha antiterrorista del gobierno de Felipe González

Como explica de manera detallada el periodista Xavier Montanyà, en su artículo "Jacinto Guerrero Lucas, l'agent trifàsic", Guerrero Lucas fue un personaje de primer orden de los servicios secretos españoles, sirviendo de conexión entre las estructuras policiales españolas y francesas. Y lo fue desde comienzos de los 60, cuando logra infiltrarse en Defensa Interior (D.I.), una estructura creada por el Movimiento Libertario para usar a lucha armada para combatir a Franco. Entre sus integrantes estaban nada menos que García Oliver y Cipriano Mera, destacados militantes cenetistas, el uno siendo un compañero de lucha de Durruti, y el otro siendo responsable como alto mando militar de CNT de la única victoria de las fuerzas militares republicanas frente a las franquistas, en Guadalajara.

Guerrero Lucas logró ser nombrado delegado de las Juventudes Libertarias al Congreso de de Limoges de CNT en 1961, y de esta forma pudo infiltrarse en la D.I., organización creada por una decisión de dicho congreso. Poco antes, en 1959, se había creado ETA, pero todavía no había empezado su etapa de lucha armada. Cuando D.I. contactó con ETA para llevar a cabo un atentado contra Franco en San Sebastián en el verano de 1962 (el contacto fue nada menos queYulen Madariaga,  que fue uno de los fundadores de ETA y más tarde miembro prominente de Herri Batasuna), dicha organización aún no había elegido la lucha armada como estrategia a seguir, paso que se daría en su III Asamblea, en 1964. De esta forma, incluso antes de que ETA tomase las armas, Guerrero Lucas había estado en contacto -directa o indirectamente- con dicha organización, mientras que en paralelo estableció contacto con los servicios de seguridad franceses (según Xavier Montanyà y Octavio Alberola), jugando un papel de intermediario entre Francia y España en la trama de los GAL, como demostraban documentos publicados por El Mundo, o los que él mismo ha publicado n su libro ¡Y ustedes no dicen nada! Seguridad del estado - Diplomacia secreta.


Informe de Marciano Sigüenza, secretario general de la CNT en el exilio (1973-75) sobre las actividades del infiltrado Jacinto Guerrero Lucas 

Su labor de infiltrado y su relación con la lucha armada no se limitaron al Movimiento Libertario y sus contactos con ETA: también se le encontrará relacionado con el GRAPO y su antecesor, los FRAP, ambas organizaciones de caracter maoista, ideología de la que también estaba impregnada ETA, todo lo cual no le impidió formar parte de las estructuras de la "Guerra Sucia" contra ETA. En definitiva, Guerrero Lucas ha sido desde el principio un personaje de primer orden en los entresijos de los "años del plomo" que tuvo lugar entre las décadas de los 60 y los 80.

2) Cuestionar las fuentes

Se pretende cuestionar parte del texto debido a que se basa en informaciones de Diario 16 y ABC. ¿Acaso hemos sólo tienen validez las fuentes "de izquierda"? Y, si esto es así, ¿cuales son? ¿Lo es El País, que apoyó abiertamente el golpe contra Chávez en Venezuela y a los "rebeldes" yihadistas que han arrasado Libia y Siria, una fuente fiable? ¿Lo es ETA, que ha negado durante 44 años su responsabilidad del atentado en la Calle del Correo, para finalmente reconocerlo tras disolverse? ¿Lo es Gara, un periódico abertzale que tiene una clara tendencia pro-OTAN, como denuncia Iñaki Urrestarazu en su imprescindible artículo Gara, ¿Prensa de izquierdas o la voz del Pentágono? ? Durante la década de los 90 el periódico "El Mundo", cuyo director Pedro J. Ramirez había dirigido Diario 16 en la Transición ("en la época en que este periódico dependía casi exclusivamente de los fondos reservados que le hacían llegar la cúpula del GAL", escribe Kale Gorria en su recesión), puso en marcha una estrategia de acoso y derribo del gobierno del PSOE mediante la filtración de gran cantidad de informaciones sobre la guerra sucia del estado contra ETA, que desembocaron en el encarcelamiento de algunos de los principales mandos de la lucha antiterrorista. ¿Son estas informaciones también desechables?

Gara haciendose eco de la propaganda contra Libia, a pesar de que Gadafi apoyó a ETA

Dicho de otra forma, ¿qué es lo que importa: el mensaje o el mensajero? La información que publicamos en el dossier sobre la compra de armas por ETA en los Balcanes no fue publicada sólo por el ABC, sino también por El País (Incautados 120 kilos de explosivos en París comprados por ETA a una red 'ultra') y el semanario francés Le Nouvel Observateur, Nr. 1741, 19-25 de marzo de 1998 (ver Anexo 2), y posteriormente fue difundida por diversos medios en España, entre ellos nuevamente El País (El jefe del servicio secreto dice que ETA obtiene armas en los Balcanes) y La Voz de Galicia (ETA compró armas durante la tregua a intermediarios asentados en Alemania).

El País (12 de febrero de 1998), haciéndose eco del desmantelamiento de la red de extrema derecha que suministró armas de los Balcanes a ETA

En 2006 saldrían nuevas informaciones, esta vez por Europa Press (ETA ha comprado armas en los últimos meses en los Balcanes, el norte de Italia y posiblemente Portugal), y en 2008 gracias al juicio al legionario franés que dirigía la red se conocieron más detalles, publicados en El Diario Vasco (La conexión croata) y Hoy (Un ex legionario croata cercano a Mladic dirigía en Francia una red que surtió de armas a ETA), donde además se explicaba que la red de traficantes "proporcionó armas procedentes de Croacia a ETA, IRA, el hampa de la Costa Azul, narcotraficantes colombianos y el crimen organizado de Marsella".

La estructura de la red de suministro de armas de los Balcanes a ETA publicada en ABC (12.8.98)

Finalmente, la entrega por ETA de sus armas hace unos meses tras anunciar su disolución confirmó todas estas informaciones. Según el Heraldo de Aragón (Las armas de ETA que entrega Francia podrían servir para aclarar dos atentados), parte del arsenal se usó para asesinar de tres disparos el 6 de mayo de 2001 en Zaragoza al presidente del PP-Aragón, Manuel Giménez Abad: "ETA utilizó una pistola checa HS Belliot comprada en Croacia (un mercado poco habitual para la banda)".

3) Cuestionar el contenido

Más interesante es el intento de cuestionar algunas informaciones sin dar argumento alguno. Así, por ejemplo, se dice que hacemos "aparecer en escena a otros grupos de espionaje internacionales, como el Mossad". Esta afirmación es muy llamativa, ya que, como mostraba un gráfico publicado por El Mundo en 1994, el Mossad formaba parte de la red que estaba detrás de las estructuras anti-ETA del estado antes de la creación del GAL (ver Anexo 3). Según El Mundo, La revista «Euskadi», órgano de expresión del Partido Nacionalista Vasco (que ya no se edita), publicó en los números 121 y 124 (correspondientes al 20 de enero y 18 de febrero de 1984) "abundante información sobre los GAL, al parecer poseían esta información desde el 21 de septiembre de 1983, 2 meses antes de la primera acción de los GAL", que fue el secuestro de Segundo Marey.

El origen de dicha información era una maleta de documentos que portaba José Amedo (posteriormente juzgado y condenado a 108 años de cárcel por los GAL) que cayó en manos de la Ertzantza cuando tuvo un accidente de trafico. Según Jon Idígoras, portavoz de HB, el Ejecutivo autónomo  pactó con el Ministerio del Interior la ocultación de estos elementos comprometedores "a cambio de que se taparan los chanchullos del juego y la designación a dedo de los mandos de la Ertzaintza". Xabier Makazaga, investigador del terrorismo de estado, se ha hecho eco no hace mucho de la existencia del accidente y los documentos comprometedores de dicho maletín. Dicho de otra forma, es curioso que se nos acuse de "hacer aparecer en escena" al Mossad cuando la escena nacionalista vasca estaba informada de la existencia de dichos documentos y su contenido.

Y no son sólo los documentos. El comisario Manuel Ballesteros, jefe de la Brigada Político Social (BPS), el instrumento policial de represión política por excelencia del Franquismo y denunciado por torturador, calificado de "comisario de la Transición", que fue comisario jefe de San Sebastián en 1974 y más tarde, en 1978, jefe superior de Policía en Bilbao, en 1979 sustituyó al  “superagente” Roberto Conesa al frente de la Comisaría General de Información, y en 1981 accedió a la dirección del Mando Único de la Lucha Antiterrorista (MULA), organismo que de forma casi inmediata pasó a denominarse Mando Único de la Lucha Contraterrorista (MULC), y que, tras ser inhabilitado en 1984 en un juicio por torturas, participó en 1987 en las conversaciones de Argel, estaba en contacto con el Mossad:

"En cierta ocasión el comisario Manuel Ballesteros lo expuso sin rodeos a los ministros Martín Villa y Otero Novas, para que lo elevasen a Suárez:  hablé de nuestro problema de ETA con unos oficiales del Mossad. Me preguntaron:

«¿Saben ustedes dónde se esconden, dónde están los de ETA?»

«Sí, en Hendaya, en Bayona, en San Juan de Luz, en pequeños pueblos del sur de Francia.»

«¿En Francia, su país vecino? ¿Y la policía francesa, no coopera con ustedes…? Pues, entonces es bien fácil: localizarlos, pasar la frontera, liquidarlos y regresar a España.»".

Como hemos expuesto en el artículo La pieza que falta: Israel y los escuadrones de la muerte, a lo largo de los 80, en la época álgida de la guerra sucia contra ETA, el Mossad colaboró en América Latina con la estrategia de EEUU de usar escuadrones de la muerte como estrategia contrainsurgente. En palabras de Jacques Massey en su libro ETA - Histoire secrète d'une guerre de cent ans, "La pista de las relaciones internacionales del CESID con la CIA y el Mossad... nunca ha sido explorada por la justicia. Habría permitido comprender mejor la génesis del GAL".

El dedo y la Luna


"Cuando el sabio señala a la Luna, el necio mira al dedo"
Confuncio

Lo que más llamaba la atención de las críticas desde el nacionalismo vasco "radical" a nuestro dossier era que usaban argumentos tan cuestionables como secundarios para evitar entrar en el fondo de lo que se denunciaba en el dossier: que la "lucha armada" no había sido más que una estrategia del poder para desarticular las protestas que sacudían a la convulsa sociedad occidental en las décadas de los 60 y los 70, y también una tapadera para arreglar cuentas entre grupos de poder enfrentados.

Pero el tiempo lo pone todo en su sitio, y en las últimas décadas han salido multitud de libros que destapan las muy sospechosas conexiones y funcionamiento de organizaciones dedicadas a la lucha armada en los 70 y 80. Entre ellos destacan

- "La sombra del FRAP" de Alejandro Diz, publicado por Interviú, en el que un antiguo destacado militante de la organización armada de corte maoista cuestionaba la naturaleza real de un grupo que fue clave en la estrategia de la tensión tras la muerte de Franco;

- "Une guerre" de Dominique Lorentz, que muestra cómo el grupo armado francés Action Directe, de corte maoista, fue una marioneta en medio de un enfrentamiento encubierto entre Francia y el Irán de Jomeini;

- "Terrorjahre. Die dunkle Seite der CIA in Italien", de Renate Igel, análisis detalladísimo del papel de los servicios secretos extranjeros en los "años del plomo" en Italia; otro libro sobre este mismo tema es "Chi manovraba le Brigate Rosse?", de Silvano De Prospo y Rosario Priore, que analiza la manipulación de las Brigadas Rojas;

- "Les CCC. L'Etat et le terrorisme", de Jos Vander Velpen, sobre el papel del grupo armado belga CCC, de corte maoista, en la estrategia de la tensión en Bélgica;

- "Die RAF-Stasi Connection", de M. Müller y A. Kanonnenberg, que explica cómo la URSS desactivó la primera y segunda generación de la RAF alemana ofreciéndoles asilo en el Bloque del este, libro que hay que leer en combinación con "Das RAF-Phantom", de G. Wisnewski, W. Landgraeber y E. Sieker, la fantasmal tercera generación de la RAF.

- "Internazionale nera" de Andrea Sceresini, sobre las redes internacionales de la extrema derecha durante la estratega de la tensión.



También llaman la atención diversas informaciones que han salido a la luz sobre el IRA, y que confirman lo que planteaba Ken Loach en su película "Agenda oculta": que el conflicto del Ulster fue provocado para debilitar al gobierno laborista y llevar al poder a Margaret Thatcher. Ahora sabemos, por ejemplo, que casi desde el comienzo del conflicto del Ulster el traficante de drogas Howard Marks apodado "Mr Nice" (sobre el que hay incluso una película), que trabajaba para el MI6, estableció una alianza con James McCann, un traficante de armas y drogas que formaba parte casi desde el principio del nuevo IRA (de hecho, ha sido calificado como "posiblemente el traficante de armas más efectivo del IRA" y ultimamente ha estado mezclado en turbios negocios financieros). ¿Origen de las drogas que Marks -relacionado con otras mafias, como la japonesa, la de New York, la colombiana- distribuía con ayuda de este miembro del IRA? Afganistán.  Es irónico que el IRA se financiase mediante a su papel clave en la red de tráfico de heroina de uno de los mayores traficantes de drogas de la década de los 70, ya que oficialmente el IRA (como ETA) se ha dedicado a luchar contra el tráfico de drogas, como atestiguan el grupo Direct Action Against Drugs (DAAD), organización pantalla del IRA que ha ejecutado varios traficantes de drogas en Irlanda del Norte desde 1995, y que se sospecha está detrás del asesinato de Kevin McGuigan, antiguo miembro del IRA, en 2015.

La conexión de Howard Marks "Mr Nice" y James McCann con el MI6 en la prensa británica durante el juicio de este último en 1981, tras la llegada al poder de Margaret Thatcher

De esta forma, el IRA estaba implicado en la red de tráfico de drogas que puso en marcha EEUU de manera paralela a la desestabilización de Afganistán para crear un Vietnam a la URSS. Otros grupos que formaban parte de esta red eran los grupos nacionalistas maoistas kosovares, que más tarde se transformaron en la UCK, un grupo armado nacionalista trufado de representantes de las mafias albanesas, y que tras poner en marcha ataques contra las minorías de la región y los albanoparlantes favorables a Yugoslavia, creó con ayuda de la OTAN el narcoestado/protectorado kosovar, cuyos jefes de gobierno han sido señalados como responsables de crímenes de guerra y tráfico de órganos de los soldados yugoslavos que hicieron prisioneros.

Curiosamente, al mando de las fuerzas británicas que apoyaron a los nacionalistas kosovares, cerrando los ojos a su uso de limpieza étnica y forzando la "independencia" de Kosovo, estaba el General Sir Mike Jackson. Jackson había sido uno de los mandos de las fuerzas británicas responsables del Bloody Sunday, la masacre de 13 civiles desarmados durante una manifestación por fuerzas militares británicas sin motivo alguno. Según Wikipedia, "Aunque el recrudecimiento de las actividades del IRA contra el gobierno británico había empezado tres años antes del Domingo Sangriento, la organización todavía era débil y pequeña... el Domingo Sangriento provocó una oleada de apoyo al IRA, aumentando sensiblemente el número de reclutamientos de la banda". ¿Estaba el ejército británico desplegado en el Ulster intentando controlar la situación o profundizar el conflicto?

Manifestación convocada para comientos de 2019 en Derry (Irlanda del Norte) pidiendo que se encarcele al general Jackson, participante de la masacre del Bloody Sunday

Otro detalle interesante: el IRA aportaba a ETA material e información técnica para realizar atentados, pero estas actividades necesariamente fueron a menos tras 1994, y especialmente tras 1998, debido al proceso de paz en Irlanda del norte. ¿Fue este el motivo por el que ETA buscó en los Balcanes nuevas vías de suministro de armas, aceptando tratar con traficantes relacionados con la extrema derecha, las mismas en que, por cierto, también suministraban armas al IRA? El paso del tiempo está poniendo de manifiesto que esto no sería una excepción en la historia de la "lucha armada" durante la estrategia de la tensión; un ejemplo perfecto son las conexiones de la OLP, que mantuvo relaciones y colaboró con buena parte de los grupos armados de izquierdas entre otras, ETA). Pues bien, hoy se sabe que la OLP mantenía relaciones de manera paralela con las redes neonazis utilizadas por EEUU para desestabilizar Europa. Según se ha sabido cuarenta años después de la masacre, Neonazis alemanes colaboraron con Septiembre Negro en la masacre de los Juegos de Múnich. El contacto entre las dos organizaciones fue Willi Pohl, un neonazi alemán y al mismo tiempo agente de la CIA infiltrado en la OLP, que entregó armas y pasaportes falsos al comando palestino semanas antes de la matanza de atletas israelíes durante los Juegos Olímpicos de Múnich de 1972.

Willi Pohl (alias Willi Boss), neonazi alemán agente de la CIA que colaboró con el comando palestino de la OLP responsable de la masacre de atletas israelíes en Munich

También se ha sabido que el responsable del IRA encargado de combatir los intentos británicos de infiltrar la organización, Freddie Scappaticci, alias "Stakeknife", responsable de matar a decenas de supuestos infiltrados, era en realidad el mismo un infiltrado del estado británico en el IRA. Conviene recordar aquí que a lo largo de la década de los 70 y en el contexto de la "Operación Caos" de la CIA se cambió la forma de actuar de los infiltrados. En lugar de ser personas que de manera pasajera y superficial intentaban extraer información, el nuevo modelo de infiltrado se convertía en un militante destacado de la organización a penetrar (incluyendo el uso de la violencia o incluso el asesinato, como en el caso de Stakeknife), para hacerse con la dirección de la organización; para crear un camuflaje perfecto no dudaban siquiera en establecer relaciones sentimentales e incluso tener hijos con miembros de dichas organizaciones, como se descubrió recientemente en UK. Y esta forma de actuar no era esporádica o escepcional, al contrario: según se ha sabido, nada menos que 124 organizaciones de izquierdas, pacifistas, antiracistas, ecologistas, etc. han estado penetradas por infiltrados del estado británico desde hace décadas. El escándalo ha sido tal que Scotland Yard ha tenido que pedir perdón e indemnizar a mujeres que fueron engañadas sentimentalmente por agentes infiltrados durante años para infiltrarse en grupos de presión política y organizaciones medioambientales con los que tuvieron hijos y que tras ser descubiertos hand esaparecido sin dejar rastro.

¿Tuvo lugar en España una infiltración a gran escala de las organizaciones de extrema izquerda para utilizarlas encauzando la Transición? Según cuenta el periodista Xavier Casals en su libro La Transición española (capítulo 14, "La derrota del GRAPO y la Triple A: Zonas de penumbra y esferas de poder ocultas"), durante la Transición las sospechas de manipulación del GRAPO por parte de las organizaciones de izquierda eran bastante generalizadas, lo que dió lugar a que en 1996, décadas después, nada menos que Martín Villa y José Barrionuevo tuvieran que desmentir el caracter turbio de dicha organización. Teniendo en cuenta que el primero era ministro del interior bajo Suarez cuando tuvo lugar el Caso Scala, algo que los tribunales han confirmado fue terrorismo de estado, y que el segundo fue ministro del interior de Felipe Gonzalez y acabó en la cárcel acusado de terrorismo de estado (caso GAL), que cada cual crea lo que quiera.

Carrero, la Guerra Fría y la lucha entre azules y tecnócratas


Y respecto a la crítica de que vemos "la larga mano de los servicios secretos norteamericanos tras el atentado contra Carrero Blanco", siguiendo la negativa desde el mundo nacionalista "radical" vasco de que ETA fuese manipulada por otros, negativa que ha sido repetida, por ejemplo, por Iñaki Egañaen en 2011 en Nabarralde en su artículo "La muerte de Carrero Blanco", últimamente han aparecido varios libros sobre el asesinato de Carrero Blanco.


Entre ellos destacan Todos quieren matar a Carrero, de Ernesto Villar, que analiza el sumario del juicio por el asesinato de Carrero, que se creía desaparecido. Matar a Carrero: La conspiración, de Manuel Cerdán, que detalla cómo el atentado fue parte de una lucha de poder en las altas esferas del Franquismo para hacerse por el control del estado a la muerte de Franco. Para Cerdán, "No digo que hubiera un pacto sellado con ETA para matar al almirante, pero sí que hay una responsabilidad por la inactividad e inacción a la hora de dejar hacer a la banda". Según su investigación, "a Estados Unidos no les gustó nada que Franco nombrara presidente a Carrero, ya que éste se oponía a la renovación del acuerdo de las bases estadounidenses en nuestro país. Con Carrero ya en la tumba, Carlos Arias Navarro refrendó la continuidad del convenio". La inacción de la que habla Cerdán no era pasiva sino activa, como demuestran Carlos Estévez y Francisco Marmol en su libro Carrero Blanco: Las razones ocultas de un asesinato. Un par de ejemplos:

- Álvarez de Sotomayor, ministro plenipotenciario de la embajada española en Francia cuando tuvo lugar el atentado contra Carerro Blanco, ha reconocido públicamente que el estado francés detuvo tras el atentado contra Carrero a un comando de ETA. Según Álvarez de Sotomayor, el comisario Botariga, responsable francés de Seguridad para todo lo concerniente a "los asuntos españoles", le ofreció entregar de manera discreta a los etarras a España, pero el embajador español en Francia, Pedro Cortina Mauri, se negó a aceptarlo, por lo que fueron dejados en liertad. Poco después, Cortina Mauri sería nombrado Ministro de Asuntos Exteriores en un gobierno en el que brillaba por su ausencia el Opus Dei, presidido por Arias Navarro, que como Ministro de Gobernación bajo Carrero (y único ministro de su gobierno que no estaba relacionado con el Opus Dei) era el responsable directo del fracaso en evitar el atentado.

Nota en la que la policía francesa ofrece a diplomático Álvarez de Sotomayor la entrega "extraoficial" de varios activistas del comando Txikia, responsable del atentado contra Carrero

- Aunque se ha dicho y repetido que Carrero estaba desprotegido, se ha sabido que no era cierto. Durante el juicio por el 23-F, el comandante Jose Luis Cortina reconoció que el grupo operativo de los servicios secretos que dirigía había estado en las inmediaciones de la casa de Carrero Blanco cuando sucedió el atentado. Cortina había sido el jefe de la unidad operativa de la Segunda Bis del Alto Estado Mayor y tras la muerte de Carrero fue nombrado jefe de la AOME (Agrupación Operativa de Misiones Especiales) del CESID, antecesor del CNI. La AOME, calificada por Pepe Rei en su libro Intxaurrondo, la trama verde de ser "el brazo ejecutor del CESID", jugó un destacado papel en el golpe del 23-F, coordinando la operación. ¿Qué estaba haciendo haciendo este grupo de especialistas en actividades encubiertas en las proximidades de Carrero cuando fue asesinado? Y, más importante aún, ¿por qué sacó Cortina a relucir durante el juicio del 23-F que el grupo operativo que dirigía había estado cerca de Carrero cuando lo mataron? Alfredo Grimaldos en su libro La CIA en España califica estas declaraciones como “la amenaza de José Luis Cortina”, y lo cierto es que fue el único acusado que fue absuelto por el intento de golpe de estado.

Interrogatorio del comandante Jose Luis Cortina durante el juicio del 23-F. En el punto quinto hace alusión a la presencia de vehículos de la Segunda Bis del Alto Estado Mayor del Ejército cerca de donde tuvo lugar el atentado contra Carrero.

Pero todo esto es quedarse en la superficie, como ocurre desde hace décadas a la hora de cuestionar los motivos e intereses detrás de la muerte de Carrero. Para ver la muerte de Carrero desde una perspectiva diferente, basta con hacerse una pregunta que nadie se ha planteado hasta ahora: ¿A dónde se dirigía Carrero Blanco cuando lo mataron? Según explica una nota a pie de página escondida entre las páginas del libro de Gabriel Tortella, Alfonso Ballestero y Jose Luís Díaz Fernández, Del monopolio al libre mercado. La historia de la industria petrolera española (p. 339-340), Carrero se dirigía a una reunión donde se iba a decidir el futuro de la industria petrolera española; su objetivo era crear un holding petrolero, a pesar de que EEUU estaba en contra, en la linea de Suanzes, el antiguo "gran jefe" del INI. Según una biografía de Suanzes, "abandona la presidencia del INI, en 1963, por discrepancias con el entonces ministro de Industria, Gregorio López Bravo, al no estar conforme con los planes que para el INI tenia el ministro, que eran apoyados por Franco". Más adelante hablaremos de López Bravo.

"La idea de agrupar bajo la tutela del INI a la totalidad de la iniciativa pública en el sector enerético no era nueva. Suanzes la había intentado repetiamente sin éxito (...) en estas circunstancias, tuvo lugar el 23 de diciembre de 1973 una importante reunión... el objetivo era establecer las bases para la creación del holding petrolero... de repente entró en el despacho el subsecretario de industria... comunicando la noticia del asesinato de Carrero. Obviamente, la reunión se suspendió y el tema ya no volvería a ser tratado"

Para entender la importancia de este "detalle" que ha pasado desapercibido, es necesario saber que bajo el Franquismo había dos grupos enfrentados: los azules del "Movimiento", es decir, la burocracia corrupta del Franquismo, enriquecida con la autarquía y el estraperlo, y posteriormente mediante el sector turístico, y cuyo centro de poder era el INI, el pilar del control estatal franquista de la economía; este grupo estaba encabezado por Juan Antonio Suanzes, que abandonó el gobierno en 1963, tras el ascenso de los "tecnócratas" del Opus Dei, sus principales enemigos. Los tecnócratas, querían privatizar y modernizar la economía para adaptarla al Mercado Común europeo y se estaban haciendo con el control de sectores clave de la economía española, lo que amenazaba el poder de la fracción de las élites franquistas concentrada en torno al INI. En esta confrontación, los azules compartían intereses con EEUU y las empresas petróliferas anglosajonas (ver "11.3. Los grandes proyectos: 1. La industria petrolera", en Juan Antonio Suanzes 1891-1977, de Alfonso Ballestero).

Carrero Blanco (izda.) y Suanzes (Dcha.)

Un personaje destacado del sector de los azules era Serrano Suñer, el "cuñadísimo", ministro de exteriores de Franco durante la segunda guerra mundial, que se encargó de dar refugio en España a los militares franceses contrarios a la independencia de Argelia. Dichos militares fundaron entonces  en territorio español la OAS (ver A la sombra de Franco. El refugio español de los activistas franceses de la OAS, de Gastón Segura Valero), organización de extrema derecha que intentó varias veces matar a general De Gaulle (ver Objectif De Gaulle, de C. Plume y P. Demaret). De Gaulle se había convertido en el mayor problema de la política exterior de EEUU durante la década de los 60 al negarse a aceptar la hegemonía estadounidense. Entre sus actividades contrarias a los intereses de EEUU están:

Cambiar las reservas de dólares del banco central francés en oro y repatriar las reservas de oro francesas que estaban en EEUU, un movimiento que debilitó al dólar y fue uno de los principales motivos de Nixon de rechazar el patrón oro acordado en Brenton Woods;

- El boicot a la OTAN, expulsándola de Francia y acabando con la participación francesa activa en la estructura militar de la organización (pero sin salirse del todo), con el argumento de que Rusia carecía de armas para atacar directamente a EEUU, lo que según De Gaulle "suprime la justificación -hablo de Francia- no de la Alianza, sino de la integración en la misma"

- Imponer un embargo de armas a Israel, su antiguo protegido, que había pasado a colaborar con EEUU (ver De Gaulle contre Isräel, Document sur l'embargo, de Uri Dan);

- Fomentar el independentismo quebequés para debilitar a Canadá, aliado de EEUU, en su visita en 1967, en la que gritó "Vive le Québec libre !", provocando un serio incidente diplomático;

- El apoyo militar a gran escala a los independentistas de Biafra para debilitar a Nigeria y con ello al gobierno británico, principal aliado de EEUU (ver "Derrière la guerre de Biafra, la France" en Historie secrète de la Ve République, de R. Faligot y J. Guisnel);

- Establecer una alianza secreta con el Apartheid sudafricano, que tras su salida de la Commonwealth estaba sometido a un embargo por los gobernos británico y estadounidense;

De Gaulle estaba decidido a romper el orden geopolítico de la Guerra fría, y para ello tras sacar a Francia de la OTAN visitó la Unión Soviética, donde dijo "¡Viva Rusia!", en consonancia con su idea de crear una "Europa desde el Atlántico a los Urales", contraria a la estrategia de contención del comunismo de EEUU que dio lugar a la división europea en dos bloques (ver De Gaulle et la Russie, de Maurice Vaise). Este enfrentamiento entre Francia y EEUU está muy bien explicado en el libro L'Amerique contre De Gaulle, de Vincent Jauvert.

Los Kennedy y De Gaulle en el palacio del Eliseo, 31 de mayo de 1961. De Gaulle fue uno de los principales problemas de la política exterior de EEUU que tuvo que afrontar JFK

El talón de Aquiles de De Gaulle era Argelia. Consciente de la imposibilidad de conservar el control del territorio argelino pero, al mismo tiempo, necesitado de los enormes yacimientos energéticos de Argelia, De Gaulle decidió ofrecer a Argelia la independencia, estableciendo una alianza con el nuevo estado que permitiría, por ejemplo, que Francia pudiese llevar a cabo en la base B2-Namous en secreto pruebas de armas químicas en el desierto argelino años después de su independencia.

Pieds-noir hacen campaña en Alicante en el referéndum pro-Franco de 1966. Cerca de 30.000 franceses enemigos de la independencia de Argelia y de De Gaulle se refugiaron en Alicante. En total, llegaron 50.000

La independencia argelina había sido precisamente el motivo que llevó a la caida de la IV república francesa y llevó al poder a De Gaulle, y era rechazada de plano tanto por los habitantes de origen francés de Argelia (los Pieds noir o pies negros), así como por importantes sectores del aparato colonialista francés, que se rebelaron contra los planes neocoloniales de De Gaulle. Tras fracasar en el intento de dar un golpe de estado contra de Gaulle, el sector más duro de los militares enemigos de la independencia en Argelia se refugió en la España franquista y creó en Madrid la organización terrorista OAS (Organisation de l'armée secrète, Organización del Ejército Secreto), cuyos dirigentes formaron parte de la Agencia Aginter Press, una de las principales tapaderas de las acciones de la operación Gladio de la OTAN en Europa. Mercenarios ex-miembros de la OAS jugaran un papel fundamental en los escuadrones de la muerte anti-ETA.

De Gaulle visita a Franco (Madrid, 1970)

Tan solo en el mes de enero de 1962, el terrorismo de la OAS provocó 754 muertos y 1.427 heridos, según datos oficiales del gobierno francés, y llegó incluso a ametrallar elcoche en el que viajaba De Gaulle, que milagrosamente sobrevivió ileso al atentado, que se gestó en secreto en Palma de Mallorca. La respuesta de éste fue pactar con la España franquista y aplastar al DI, deteniendo a decenas de anarcosindicalistas exiliados y prohibiendo la organización de la Federación Ibérica de Juventudes Libertarias en Francia, a la que pertenecía Guerrero Lucas (ver Los servicios secretos en España, de Juan J. Alcalde).

El atentado de la OAS contra De Gaulle, que estrechó la colaboración con el Franquismo

Según contó al que esto escribe Antonio Moreno, un anarcosindicalista nacido en Medina de Rioseco que tras luchar en la guerra civil (por ejemplo, participó en prender fuego a Irún antes de abanonar la ciudad) y posteriormente contra los nazis estuvo exiliado en Francia, la represión de las fuerzas de seguridad de De Gaulle contra los anarquistas que querían llevar a cabo la lucha armada contra el Franquismo fue peor que la de la Gestapo durante la ocupación. A cambio, el Franquismo cortó las actividades de la OAS desde territorio español, lo que llevó a un estrechamiento de las relaciones entre Francia y España, hasta el punto de que el ministro franquista de exteriores López Bravo acordó con De Gaulle el suministro de tecnología de doble uso para construir la central nuclear de Vandellós, capaz de producir el material necesario para fabricar armas atómicas. Vandellós sería desmantelada nada más acabar la Guerra Fría tras un grave accidente que coincidó con el desmantelamiento de los programas secretos para fabricar armas nucleares de otros países (Brasil, Argentina, Sudáfrica).


Es a partir de este contexto en torno a lo que habría que interpretar la Transición, y no en torno a una oposición carente de poder real y penetrada por los servicios de seguridad franquistas. Esta lucha se reflejó en la estrategia de la tensión, como puede comprobarse analizando la estrategia energética del Opus Dei. A pesar de la clara oposición de EEUU, los tecnócratas establecieron acuerdos con la URSS para suministrar petróleo a Cuba mediante un acuerdo según el cual la URSS suministraría petróleo a España, y a cambio Venezuela debía suministrar dicha cantidad de petróleo a Cuba (España en el comercio este-oeste 1961-1991, de Luis Lobejón Herrero, p.44 N.75); de esta forma, se evitaban los altos costes de trasportar el petróleo a través del Atlántico (de la URRS y Cuba y de Venezuela a España). Mucho más graves fueron los acuerdos energéticos con Libia por parte de la oligarquía catalana (a través del Banco Atlántico) para el suministro de gas, despreciando a Argelia; tras la muerte de Carrero, Arias Navarro aprovechó su breve periodo de gobierno para establecer acuerdos de suministro de gas con Argelia que Suarez se negó a asumir, ante lo cual la respuesta del gobierno de Argel fue pasar a apoyar a varios grupos armados durante la Transición (FRAP, ETA, o MPAIAC). Todo esto acabó tras la decisión de Felipe Gonzalez de asumir los compromisos gasísticos firmados con Argelia (ver: Protocolo de Acuerdo entre España y Argelia para resolver las diferencias sobre el gas entre SONATRACH y ENAGAS, hecho en Argel del 13 de febrero de 1985), tras lo cual tendrían lugar "casualmente" en Argel las conversaciones entre ETA y el gobierno.

Suarez con Fidel Castro, en Cuba

Por último, queda señalar que las actividades clandestinas de cooperación económica entre los tecnócratas del Opus Dei (encabezados por López Bravo) y la URSS han salido a la luz también recientemente. Según el periódico Diagonal, "El ministro franquista López Bravo ayudó a Aristrain a mantener una sociedad offshore en Liechtenstein. Gregorio López Bravo aparece en una de las fundaciones creadas por el clan del acero en los últimos años del franquismo". En la información se recuerda precisamente aquello que se señalaba en nuestro dossier: que "en octubre de 1979, el periodista Eusebio Bayo publicó una serie de reportajes en los que relataba la trama de contrabando de hierro desde Alemania del Este a España. López Bravo llevó al periodista a juicio por injurias y calumnias y pidió para el hasta 16 años de cárcel, pero Bayo fue finalmente absuelto en 1986 porque el tribunal consideró que no podía considerar el delito de calumnias porque el periodista no acusó al exministro de un delito, ya que el contrabando en esa época no estaba tipificado como delito sino como infracción administrativa". Documentos publicados por diario.es demuestran cómo López Bravo ayudó al empresario siderúrgico Aristrain a ocultar su fortuna en paraísos fiscales.

El Ministro Gregorio López Bravo (en el centro de la foto) al lado de Franco

En 1986 El País explicaba que el periodista Eliseo Bayo, cercano al Movimiento Libertario, en cuyos círculos conoció en 1962 en Francia a Guerrero Lucas (siendo detenido a continuación por la policía al volver a España) "estaba acusado de injuriar y calumniar al ex ministro Gregorio López Bravo, al publicar, en octubre y noviembre de 1978, una serie de dos artículos en la revista Interviú, en los que se relacionaba al ex ministro con unas actividades de contrabando de hierro y, acero, supuestamente realizadas a través de unas exportaciones irregulares". En otro artículo se detallaban las acusaciones de Eliseo Bayo: "Las semanas del 19 de octubre y 9 de noviembre de 1978 la revista Interviú publicó una serie de dos artículos titulados 'Los que arruinan el país'. El primer artículo llevaba el subtítulo de 'Golpe de Estado económico' y el segundo 'Robo a mano tecnocrática' y en los mismos se hacía referencia a unas supuestas exportaciones irregulares de hierro y acero que habían producido a Altos Hornos de Ensidesa unas pérdidas anuales del 50.000 millones de pesetas".  Dicho de otra forma, las estructuras clandestinas económicas estaban sangrando a las empresas del INI para enriquecer a la nueva oligarquía que surgida al calor de los gobiernos del Opus Dei. Un ejemplo perfecto de privatización neoliberal.

El accidente aéreo que costó la vida a López Bravo en El Alcazar, periódico portavoz de la extrema derecha durante la Transición

Lo más interesante de todo esto es que, según El País, las actividades de López Bravo eran contrarias a los intereses de EEUU: "estas exportaciones, supuestamente irregulares, iban dirigidas a los mercados europeos y tenían como objetivo vender acero por debajo del precio de costo para frenar así la introducción en el continente del acero americano". Eliseo Bayo escribió un libro sobre este tema titulado Eje Madrid-Bonn, contrabando de hierro, que desgraciadamente nunca se llegó a publicar. Según Andreas von Bulow, ex-ministro socialdemócrata alemán que fue secretario de estado de defensa, el contrabando de acero entre el este y el oeste de Europa, en el que Alemania jugaba un papel de primer orden, servía para suministrar divisas al bloque soviético, cada vez más endeudado, en el contexto de la Ostpolitik alemana (ver Im Namen des Staates. CIA, BND und die Machenschaften der Geheimdienste, p. 35); el hundimiento de los precios del petróleo en la década de los 80, fruto de una operación coordinada entre EEUU y Arabia Saudí (ver Victory: The Reagan Administration's Secret Strategy That Hastened the Collapse of the Soviet Union, de Peter schweizer), provocó una enorme crisis en la economía planificada de la URSS, que acabaría llevándola a la tumba.


López Bravo murió en un accidente aéreo en 1986, inicialmente atribuido a un atentado de ETA, y menos de un año más tarde moría en otro accidente aéreo uno de sus principales y más estrechos aliados en el mundo de los negocios, José María Aristrain Noain, la segunda fortuna de España en la época (la primera era Ruiz Mateos, cuyo holding empresarial era de un tamaño similar al del INI, y que estaba estrechamente relacionado con el Opus Dei, el Banco Ambrosiano y una compleja red que suministró a la dictadura argentina misiles franceses Exocet para luchar contra UK en la Guerra de las Malvinas, de la que formaban parte el IOR, La Libia de Gadafi, la URSS y Francia). Uno de los motivos de la estrecha relación entre López Bravo y Aristrain era que éste era un magnate de la hoy desaparecida industria vasca del acero, como lo es hoy su hijo. Un artículo conmemorando la muerte de Aristrain 30 años después explicaba la importancia del hoy olvidado magnate del acero, "El grupo de empresas de Aristrain facturó en 1985, un año antes de su muerte, unos 50.000 millones de pesetas: 300 millones de euros. Aristrain se codeaba con lo más granado de la política y la sociedad. Fue recibido por el presidente francés Charles de Gaulle, el Papa Juan Pablo II y las autoridades de la URSS, a donde comenzaron a exportar sus acerías".

Casualmente, la fortuna de Aristrain esa similar (50.000 millones de pesetas) a las pérdidas que, según Eliseo Bayo, tenía que sufrir el INI por su contrabando de acero, lo que muestra la enorme envergadura económica de la lucha por el control de la economía entre las fracciones del poder franquista representadas por el Movimiento y los tecnócratas del Opus Dei. Según la prensa, en Francia (Aristrain murió en un accidente en Cannes) se especuló que detrás del accidente podrían estar la Mafia o ETA. Lo cierto es que décadas después se ha sabido que personajes de la derecha europea y el mundo de los negocios que supuestamente murieron en accidentes aéreos, fueron en realidad provocados por explosiones de bombas, como le ocurrió al italiano Enrico Mattei (responsable del monopólio energético ENI, que se dedicó a crecer negándose a respetar las esferas de influencia de las petroleras anglosajonas y estableciendo una alianza con la URSS) o Francisco Sá Carneiro, ex primer ministro portugués que representaba a la fracción colonialista del poder de la depuesta dictadura portuguesa caida en la Revolución de los claveles, que curiosamente no afectó para nada la participación del país en la OTAN. En Francia, Italia o Alemania destacados políticos o jefes de importantes empresas participantes en una estrategia europea de la Ostpolitik, contraria a los intereses de EEUU murieron a manos de grupos armados izquierdistas durante los años del plomo de la estrategia de la tensión. ¿Cosas que pasan?

ANEXO 1



Revista Kale Gorria, 2001

Bajo el título "Gladio, la espada de la contrainsurgencia"


LA CIA Y OTROS SERVICIOS SECRETOS HABRIAN MANIPULADO A ETA, SEGUN UN DOSSIER PLAGADO DE MENTIRAS DE LA REVISTA ANARQUISTA "AMOR Y RABIA"

Un dossier lleno de inexactitudes, cuando no de mentras flagrantes, en el que se pone en cuestión la trayectoria de ETA ha sido publicado por la revista anarquista "Amor y Rabia", de Valladolid, dentro de un contenido más amplio referido a los servicios secretos occidentales titulado "Gladio, la espada de la contrainsurgencia".

La citada revista, editada en Valladolid y que se define como "publicación difusora de las ideas anarquistas", llega a realizar afirmaciones como las siguientes: "(...) Desde sus inicios había agentes secretos infiltrados en ETA (p.e., Guerrero Lucas) y cómo este grupo armado estaba manipulado por servicios secretos extranjeros, como la CIA, quien, por ejemplo, controló las conversaciones del gobierno del PSOE con ETA en Argel entre 1986 y 1989...".

El "dossier" es un "totum revolutum" en que los autores ven la larga mano de los servicios secretos norteamericanos tras el atentado contra Carrero Blanco, al tiempo que hacen aparecer en escena a otros grupos de espionaje internacionales, como el Mossad. Para mantener tales afirmaciones, "Amor y Rabia" se basa en testimonios recogios directamente de las cloacas de la guerra sucia, como las realizadas a "Diario 16" en la época en que este periódico dependía casi exclusivamente de los fondos reservados que le hacían llegar la cúpula del GAL. Tal es el caso de una entrevista con el agente parapolicial español Jacinto Guerrero Lucas.

La publicación echa mano de "ABC" para presentar en sociedad a un tal François Rossez Fasioz, un supuesto ex militante del Frente Nacional de Le Pen y que habría vendido armamento a la organización vasca. Conclusión de "Amor y Rabia": "La misma mano que desmenbra Yugoslavia, infiltra y manipula tanto a ETA como a la ultraderecha".

En el mismo sentido, y siempre con notables errores de bulto tanto en la atribución de fuentes como en la descripción de los hechos narrados, la revista recurre a nombrar al periodista de origen vasco Manuel de Dios Unanua y al agente del Cesed (en realidad Seced, AyR) Luis González Mata para sustentar sus tesis. Incluso recurre a "El Mundo" para involucrar al mismísimo Jarrai y activistas de la "kale borroka" en acciones de origen turbio.

ANEXO 2


Corrupción de extrema derecha: ¿Manipulación o fraude?



Le Nouvel Obserbateur, Nr. 1741 (19-25 de marzo, 1998)

Cuanto más progresan las investigaciones sobre los policías, recientemente detenidos, más sale a la luz una red que mezcla de una manera extraña terrorismo, mafia y servicios secretos. Una investigación de Farid Aïchoune e Isabelle Monnin

"Esto huele a golpe llevado a cabo aprovechando que se ha pillado desprevenido al adversario. ¿Qué pueden hacer juntos fachas corruptos, la Mafia calabresa, un viejo Barbouze (personaje integrante de un grupo no oficial de agentes o personas ligadas a la seguridad del estado francesa), un miembro del GALy su enemigo jurado, el mlitante de ETA?" El funcionario de los Renseignements généraux (DCRG, el servicio de inteligencia de la policía francesa, AyR) que se hace esta preguntano es un novato. Poco menos de un mes después del arresto de tres policías corruptos, militantes del frente Nacional, y el desmantelamiento de la red terrorista europea de extrema derecha (ver Le Nouvel observateur, Nr. 1736), la investigación policial vá de sorpresa en sorpresa. Este asunto se ha convertido en una historia llena de compartimentos. Una historia en la que rozan delincuentes ligados a la mafia calabresa, lepenistas, integristas católicos,militantes a favor y en contra de la independencia vasca; sin contar con un viejo Barbouze de las redes de Foccart.  Para los Renseignements généraux no hay duda, se trata de una verdadera red de extrema derecha europea. "Pero falta por descubrir quién tiraba de los hilos", dice un investigador. Esa es la pregunta que intentar respondertres jueces de instrucción y los cinco servicios policiales movilizados por este caso.

Todo comenzó con el arresto, el pasado 3 de febrero, de seis personas, tres de ellas policías: el capitán Guillermic, los tenientes Frédéric Jamet y Alain Chaply. Todos ellos son sospechososde participar en actividades de cara a llevar a cabo atracos junto a una banda francoitaliana ligada a la Mafia calabresa, la N'drangueta. Durante las investigaciones se han descubierto pistolas, una escopeta, 2 millones de liras italianas y 150.000 francos. En el domicilio del teniente Jamet (ex-presidente de la organización Front Nacional-Police), se encontró la fotocopia de un cheque por valor de 1,05 millones de marcos (3,5 millones de francos) de un banco croata.Los seis sospechosos han sido encarcelados e investigados por asociación de malhechores por el juez Pradier, del tribunal de alta instancia de Nanterre. El descubrimiento del cheque ha llamado la atención de los policías de la Direction Centrale des Renseignements Gènèraux (DCRG) y les permitirá avanzar en las investigaciones. Descubrieron los lazos que unen a los sospechosos en detención preventiva con Louis Annovazzi, hombre de negocios de 56 años, miembro de la asociación integrista Action chétienne (Acción cristiana). Se le puso bajo vigilancia y sometido a escuchas durante las 24 horas del día. Gracias a una cámara microscópica, la policía descubrió que ocultaba en su bodega 120 kilos de TNT y detonadores. Parece también que Annovazzi ha estado en contacto con el franco-italiano Giorgio Chiavarino, un antiguo legionario detenido junto a los corruptos. Este último ha empezado a hablar. Reconoció a los detectives el robo en Petrossian, el templo parisino del caviar y el salmón, rllevado a cabo junto a los tenientes de policía Chaply y Jamet, el 22 de diciembre de 1997. El botín es mediocre: 8.000 francos y una caja de caviar. No obstante, esto le valdrá una segunda investigación por el juez parisino Le Loir. esta vez por atraco a mano armada,  un crimen competencia del juzgado penal.

Pese a la orden de arresto del 8 de julio de 1989, Lucien Barone nunca ha sido interrogado. Fue el responsable de financiar la compra de explosivos encontrados en casa de Annovazzi.

Cuando la radio anuncia la detención de Chiavarino, Louis Annovazzi entra en pánico y decide hacer limpieza. En su bodega, descubre la cámara minúscula. Hace una llamada telefónica a Düsseldorf, en Alemania, para prevenir a un tal Lucien-Pascal Barone. Este Barone, de 66 años de edad, es un personaje curioso,   amntiguo miembro de las redes de Foccart y que parece jugar el papel de gran jefe. "Su expediente es negro como el carbón", dice confidencialmente un policía.

La sección antiterrorista de la brigada criminal (SAT), respaldada por los Renseignements Géneraux y la Office Central de Répression des Armes et des Explosifs (hoy día parte de la OVCLCO, la Office central de lutte contre le crime organisé, AyR), decide también pasar a la acción. El 5 de febrero, Annovazzi y el serbio Dragan Milanovic, otro miembro de Action chrétienne, son interrogados. Gracias a las escuchas, la policía sabe que el destinatario de los explosivos es François Rosset. Este militante del FN (Frente Nacional), próximo al GAL (grupo antiterrorista español), es detenido en Bayona.Annovazzi, Milanovic y Rosset son investigados y encarcelados por el juez antiterrorista Laurence Le Vert por asociación de malhechores en relación con ctividades terroristas.

Curiosamente, Françcois Rosset,  a pesar de suponerse que forma parte del grupo contrario, debía vender los explosivos a Philippe Lassalle-Astis, un miembro de ETA (organización que es enemiga jurada de los GAL), os veces arrestado y dos veces condenado en Francia. Puesto en libertad después de estar dos años en detención preventiva, se pasa a la clandestinidad. No había mucho que contar de él... hasta su implicación en este tráfico de armas. E miembro de ETA acude varias veces a casa de Rosset para negociar la transacción. Estas extrañas reuniones han sorprendido a los especialistas en los asuntos vascos. ETA siempre ha fabricado sus propios explosivos y detonadores. ¿Por qué ha recurrido la organización vasca a una red de extrema derecha, cercana además a sus peores enemigos? Según los policías, Lassalle-Artis habría olido el juego sucio y habría puesto tierra por medio.

Los renseignements généraux están convencidos de que fue el hombre de Düsseldorf quien financió la compra del TNT importado de Croacia. Louis Annovazzi y Lucien Barone se conocen desde hace mucho tiempo. A finales de la década de los 80, ambos estuvieron implicados en el caso Bagatelle, un fraude que se desarrolla en el suroeste de Francia. Facturas falsas, acuerdos falsos, fraude bancario: en total, se robaron como mínimo 4 millones de francos entre 1987 y 1988, a través de diversas sociedades. Annovazzi fue acusado de ocultar el abuso de bienes empresariales para hacerse con dos cheques de un valor total de 223.000 francos, emitidos en blanco por la sociedad Bagatelle. Será puesto en libertado "en beneficio de la duda". Durante su declaración ante el juez de instrucción, dijo: "Conocí hace mucho tiempo al señor Lucien Barone a través de Pierre S., para comprar materiales de obras públicas. Con Barone he llevado a cabo algunos negocios de compra de camiones para nuestras actividades o para S., y mantengo relaciones con él. Reside en Düsseldorf. (...) Sé que Barone es diabético y sufre de hepatitis B por la que es desangrado" (proceso verbal, 22 de marzo de 1989).

Louis Annovazzi, miembro de la asociación integrista Action chrétienne, en cuyo domicilio la policía descubrió 120 kilos de TNT y detonadores importados de Croacia

Todos los sometidos a detención preventiva en el caso Bagatelle señalan a Lucien Barone como el destinatario de los fondos y el cerebro de la estafa. La sentencia del tribunal precisa que uno de los detenidos, acusado de abuso de bienes empresariales, envió 1,6 millones de francos a Barone, lo que convierte a este último en culpable de ocultar un abuso de bienes empresariales. Y sin embargo, pese a una orden de detención emitida el 8 de julio de 1989 por el juez Braud, Barone nunca será detenido. Estará ausente de la audiencia por "motivos médicos". Hasta nuestros días, este caso aún no ha sido llevado a los tribunales. Contrariamente a ben número de los otros acusados, Barone no ha sido condenado. Ni siquiera ha sido molestado, pese a que su expediente judicial está lleno de condenas por estafa. Extraño...

Diez años más tarde, es posible que haya llegado su hora. La semana pasada, los jueces Le Vert y Pradier han emitido dos cartas rogatorias, a la Oficina Central para la Represión del Tráfico Ilícito de Estupefacientes (Octris), la brigada criminal y la 6e DCPJ, la sección antiterrorista del Ministerio del Interior, para poder interrogar, en Düsseldorf, a Lucien Barone. Pero los policías no se hacen ilusiones de poder atraparlo: "Es un viejo lobo. Tiene un més para hacer limpieza. Y, salvo dudas, no tenemos gran cosa para desenmascararlo", dice un investigador.

En efecto Lucien Barone es un viejo lobo. Un viejo lobo formado en la escuela de su padre, Luciano, un conocido mafioso, y de su hermano Didier, membro del SAC (el Service d'Action Civique, creado por el general De Gaulle, una policía paralela antocomunista reclutada en los bajos fondos, creada por el gaullismo para hacer frente a la subversión izquierdista, AyR), traficante de drogas y especialista en falsificar cuadros. Su nombre también ha sido relacionado en numerosas ocasiones en el caso Ben Barka (el secestro, en 1965, en París, del jefe de la oposición marroquí). La sorprendente impunidad que parece disfrutar Barone podría quizás tener una explicación. En 1971, el viejo lobo, que ya vivía en Düsseldorf -es considerado por los RG como un honorable corresponsal de la DGSE-, ha sido acusado junto a su padre de una estafa por valor de 1,3 millones de francos. En este caso, el principal acusado se llama André Labay. Este era uno de los hombres de confianza de Foccard, y antiguo jefe de la antena del SDECE en Haiti. En esa época, ya había sido encarcelado por traficos de drogas: la policía descubrió 106 kilos de heroina en su vehículo en marly-le-Roi (Yvelines). En 1964, Labay, ya director de la compañía de seguros la Belfort, ocultó un enorme fraude con préstamos hipotecarios, llevada a cabo por cuentas de las redes gaullistas.

En este último caso, participó también Joseph Bozzi, alias Jo, alias le Commandant, miembro influyente del SAC, y cuyo primo era nada menos que Jean Bozzi, cofundador del muy gaullista Service d'Action Civique (SAC) y consejero especial de Roger Frey, ministro del interior en aquella época. Es este mismo Jean Bozzi el que, al día siguiente del caso Ben Barka, publicó un comunicado desmintiendo que la policía francesa hubuiese estado implicada en el secuestro.

El 13 de junio de 1972, Lucien Barone es extraditado de Alemania, a petición de las autoridades francesas. Durante el registro efectuado por la policía alemana en el domicilo de Barone, descubrieron un juego de pasaportes y crnets de conducir, emitios por los consulados franceses de Bonn, Argel y Monaco. También descubrieron una carta de la Amicale des Françcais d'Algerie y de la Association Nationale des Secréraires Parlamentaires des Ministres (officine du SAC) y documentos que demostraban que Barone forma parte de la Orden de los Templarios. Después Barone fue interrogado y condenado por estafas.

Lo que les queda por determinar a los tres jueces instructores es el papel exácto de los unos y de los otros en el este caso doble, que implica a gangsters, militantes de extrema derecha y un Barbouze jubilado. Entre los medios cercanos a la investigación, se deja entender que todo esto sería un coup tordú (maniobra) de la DGSE, que habría utilizado a extremistas de derecha para poder tirar de los hilos de las estructuras de suministro de armas de ETA.

ANEXO 3

El PNV sabía mucho sobre los GAL antes de que estos actuaran

El Mundo (5 de agosto de 1994)

La revista «Euskadi», órgano de expresión del Partido Nacionalista Vasco que ya no se edita, publicó abundante información sobre los GAL, al parecer poseían esta información desde el 21 de septiembre de 1983, 2 meses antes de la primera acción de los GAL.

BILBAO.- La revista «Euskadi», órgano de expresión del Partido Nacionalista Vasco, situó al presidente Felipe González en la «cúpula» de un organigrama de los GAL cuatro meses después de que la Ertzaintza se apropiara de un maletín con documentación propiedad de José Amedo, tras un accidente de tráfico sufrido el 21 de septiembre de 1983 por el ex subcomisario responsable operativo del grupo terrorista.

La publicación, que ya no se edita, colocó también en la cúspide de la organización política de los GAL al entonces ministro del Interior, José Barrionuevo y a Rafael Vera, en aquel tiempo subsecretario del Departamento, según la información a la que ha tenido acceso EL MUNDO.

Otros datos de inusitada relevancia que desvelaba el semanario se referían al sistema básico de información utilizado por los GAL.

«Es el trasvase de información captada por agentes estatales. Esta división de trabajo permite a los políticos mantener la teoría de no saber nada y aumenta la eficacia de los comandos», afirmó la publicación.

La forma de ejecutar las acciones también figuraba en el esquema. «Probablemente, se trata de comandos seleccionados especialmente y no de unidades orgánicas de las Fuerzas de Orden Público, destinados a tales fines». A continuación desplegaba una relación de su procedencia.

La sorprendente revelación fue publicada en los números 121 y 124, correspondientes al 20 de enero y 18 de febrero de 1984, respectivamente, del que fuera órgano de expresión del PNV hasta su desaparición.

La pistas que aportaba en sus páginas parecían constituir la clave para desmantelar la red del nuevo grupo terrorista. De su lectura se deducía que la Ertzaintza y, quien la controlaba, el entonces consejero de Interior Luis María Retolaza, disponían también de documentos más que comprometedores sobre los GAL.

Estos datos tan significativos se encontraban en manos del PNV dos meses antes de que la «guerra sucia» reivindicara públicamente su primera acción: el secuestro de Segundo Marey, lo que hizo el 4 de diciembre de 1983.

La documentación que apareció en la revista nacionalista apuntaba directamente al Estado como organizador de los GAL. Fue presentada por Euskadi como un envío anónimo, pero mereció tanta credibilidad a sus directivos que no dudaron en publicarla a pesar de la gravedad de las acusaciones que se vertían.

En distintos medios se da por seguro que el organigrama fue parte de la documentación hallada por la Ertzaintza en la maleta encontrada en el vehículo de José Amedo cuando sufrió un accidente a la altura de Eibar mientras viajaba con el inspector Julio Casal.

En ese tiempo, el actual presidente de Eusko Alkartasuna (EA), Carlos Garaikoetxea, ocupaba la Presidencia del Gobierno vasco en representación del PNV, ya que el 13 de abril de 1980 fue nombrado lehendakari por real decreto y su sucesor José Antonio Ardanza no tomó posesión de su cargo hasta el 27 de enero de 1985.

Carlos Garaikoetxea, quien presentó su dimisión en diciembre de 1984, arremetió en días pasados contra el PNV, al que ha acusado de guardar «información importante» acerca de los GAL.

Garaikoetxea explicaba con estas palabras la ausencia de los representantes del PNV del debate parlamentario en el que el ministro Juan Alberto Belloch explicó, entre otras, las razones de la concesión del tercer grado a Amedo y Domínguez.

APOYO - La base de operaciones estaba en la calle Orense

Los terroristas de los GAL eligieron para establecer la base de sus operaciones en Madrid un piso ubicado en la calle Orense, en la zona norte de la capital. Junto a la vivienda, una empresa de vigilancia sin demasiadas pretensiones tenía su sede. La oficina de coordinación se encontraba en la calle Orense número 81, junto al edificio del VIPS, buzón 8. «Planta no se sabe. Tel. 4590002. La vivienda del portero está en la escalera misma; muy desconfiado». Estos últimos datos aparecen en el organigrama de la revista Euskadi y coinciden con los de otros medios. En el bloque de pisos, desde junio a diciembre de 1983, el movimiento de entrada y salida de personas era algo que llamó la atención de otros vecinos del inmueble. Eran principalmente cuatro jóvenes, a los que se describía vestidos habitualmente con prendas deportivas. Acostumbraban a acudir a cafeterías de la zona, donde se reunían con agentes de los servicios de Información de la Policía y de la Guardia Civil. Según se revela en el libro «Amedo, el Estado contra ETA», de Melchor Miralles y Ricardo Arques, a los encuentros solía asistir un funcionario policial destinado en Bilbao. «Era alto, corpulento, de manos regordetas. Siempre vestía traje y portaba gafas de sol». Además del piso situado en Orense, los miembros de los Grupos Antiterroristas de Liberación contaban con bases operativas en otros puntos de España. En la documentación que quedó en poder de la Ertzaintza tras el accidente de tráfico sufrido por el entonces subcomisario José Amedo, y que, según distintos medios consultados coincide con lo publicado por la revista Euskadi» en 1984, se mencionan bases operativas en «provincia limítrofe con Euskadi». De la red en Francia se decía que era «inexistente o débil».

APOYO Casinello, Ostos y Ballesteros, al frente de la estrategia

BILBAO.- El informe publicado por la revista del PNV en 1984 era un tratado completo sobre la composición de los GAL y su forma de funcionar.

Si Felipe González, José Barrionuevo, y Rafael Vera ocupan la cabeza del apartado político en el organigrama de los GAL, los mandos policiales Andrés Casinello, Guillermo Ostos y Manuel Ballesteros son los responsables de su estrategia y planificación.

En el organigrama atribuido a este grupo terrorista, se define a Casinello, jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, como «uno de los pocos que son capaces de analizar los fenómenos en su contexto político y psicológico». Casinello ha sido relacionado en medios periodísticos con la «guerra sucia» contra ETA.

Al coronel Guillermo Ostos también se le ha vinculado en la lucha contra ETA. Tildado de duro y disciplinado, era jefe del Departamento de Información y Operaciones Especiales de la Dirección de Seguridad del Estado.

Quien fuera comisario general de Información entre 1977 y 1982, Manuel Ballesteros, es uno de los hombres clave para destripar los GAL. En el cuadro se le menciona también como fuente de información: «La red de Ballesteros, tal vez», se señala. Ha sido acusado por miembros de los grupos terroristas de estar relacionado con la «guerra sucia». Belloch le ha apartado del cuadro de Interior, relegándole a figura simbólica, como asesor del Ministerio.

Tampoco desmerecen en interés las revelaciones que apuntan directamente a la Confederación General de Empresarios Vizcaínos (Olarra) -«a través de captaciones individuales de empresas interesadas»- como una de las fuentes de financiación de los GAL.

Merece atención la reseña que alude a «partidas previstas para medidas especiales en el Plan ZEN» como otro de los medios para sufragar la «guerra sucia».

Un tercer medio para obtener apoyo económico hace referencia a la «financiación indirecta importante a través de trasvase de información y uso de instalaciones y medios públicos».

ECONOMÍA