-

Noticias Amor y Rabia

Corrigiendo las noticias ¿Qué está pasando realmente en Nicaragua?, por Kevins Zeese y Nils McCune

Published on: domingo, 15 de julio de 2018 // ,
Publicado en Counterpunch, 13 de julio de 2018; traducción AyR.

Hay una gran cantidad de información falsa e inexacta sobre Nicaragua en los medios de comunicación. Incluso en la izquierda, algunos simplemente han repetido las sospechosas afirmaciones de la CNN y los medios oligárquicos de Nicaragua para apoyar el derrocamiento del presidente Ortega.

Este artículo busca corregir esos informes, describir lo que está pasando en Nicaragua y por qué. Mientras escribimos esto, el golpe parece estar fallando, la gente se ha unido por la paz (como lo demostró esta marcha masiva por la paz celebrada el sábado 7 de julio) y la verdad está saliendo a la luz. Es importante entender lo que está ocurriendo porque Nicaragua es un ejemplo de los tipos de golpes de estado violentos que Estados Unidos y los ricos utiliza para llevar al poder a gobiernos neoliberales dominados por los negocios. Si las personas entienden como funcionan estas tácticas, serán menos efectivas.

Mezclar los Intereses de clase

En parte, los expertos estadounidenses están obteniendo su información de medios de comunicación como La Prensa, de Jaime Chamorro-Cardinal, y el Confidencial de la misma familia oligárquica, que son los elementos más activos de los medios golpistas. Repetir y amplificar su narrativa deslegitima al gobierno sandinista y presenta la rendición incondicional de Daniel Ortega como la única opción aceptable. Estos expertos protegen a los infames grupos de interés internos y externos que se han propuesto controlar el país más pobre y, a la vez, más rico en recursos naturales de Centroamérica.

El intento de golpe sacó a la luz las divisiones de clase en Nicaragua. Piero Coen, el hombre más rico de Nicaragua, dueño de todas las operaciones nacionales de Western Union y una empresa agroquímica, fue personalmente el primer día de protestas a la Universidad Politécnica de Managua para alentar a los estudiantes a seguir protestando, prometiendo su apoyo continuo.
La oligarquía terrateniente tradicional de Nicaragua, liderada políticamente por la familia Chamorro, publica ultimátums constantes al gobierno a través de sus medios de comunicación y financia los bloqueos que han paralizado al país durante las últimas ocho semanas.

La Iglesia Católica, aliada por mucho tiempo a los oligarcas, ha puesto todo su empeño en poner en marcha y sostener acciones antigubernamentales, incluyendo sus universidades, escuelas secundarias, iglesias, cuentas bancarias, vehículos, tweets, sermones dominicales y un esfuerzo unilateral para mediar en el Diálogo Nacional. Los obispos han amenazado de muerte al presidente y su familia, y se ha filmado a un sacerdote que supervisaba la tortura de sandinistas. El Papa Francisco ha hecho una llamada al diálogo de paz e incluso llamó al cardenal Leonaldo Brenes y al obispo Rolando Álvarez a una reunión privada en el Vaticano, lo que desencadenó rumores de que los monseñores nicaragüenses estaban siendo regañados por su evidente participación en el conflicto en el que oficialmente están mediando. La iglesia sigue siendo uno de los pocos pilares que mantienen vivo el golpe.

Una afirmación típica es que Ortega se ha alineado con la oligarquía tradicional, pero la verdad es justo lo contrario. Este es el primer gobierno desde la independencia nicaragüense que no incluye a la oligarquía. Desde la década de 1830 hasta la década de 1990, todos los gobiernos nicaragüenses, incluso durante la Revolución Sandinista, incluyeron personas con “apellidos” de la élite, de Chamorro, Cardenal, Belli, Pellas, Lacayo, Montealegre, Gurdián. Desde 2007 el gobierno no lo hace, por lo que estas familias apoyan el golpe.

Los que están en contra de Ortega afirman que su diálogo a tres bandas, incluyendo a los sindicatos, los capitalistas y el Estado es una alianza con las grandes empresas. De hecho, ese proceso ha producido la mayor tasa de crecimiento en América Central y el salario mínimo aumenta anualmente un 5-7% más que la inflación, mejorando las condiciones de vida de los trabajadores y sacando a las personas de la pobreza. Los informes del proyecto Borgen contra la pobreza dicen que la pobreza cayó en un 30 por ciento entre 2005 y 2014.

La economía de Ortega es lo opuesto al neoliberalismo, se basa en la inversión pública y en el fortalecimiento de la red de seguridad para los pobres. El gobierno invierte en infraestructura, transporte, mantener el agua y la electricidad en el sector público y ha nacionalizado servicios privatizados, como por ejemplo la sanidad y la educación primaria. Esto ha asegurado una estructura económica estable que favorece a la economía real frente a la economía especulativa.

Lo que los comentaristas liberales e incluso izquierdistas pasan por alto es que, a diferencia del gobierno de Lula en Brasil, que redujo la pobreza mediante pagos en efectivo a familias pobres, Nicaragua ha redistribuido el capital productivo para desarrollar una economía popular autosuficiente. El modelo del FSLN se puede entender mejor como un énfasis en la economía popular sobre el Estado o las esferas capitalistas.

Si bien el sector privado emplea alrededor del 15% de los trabajadores nicaragüenses, el sector informal emplea a más del 60%. El sector informal se ha beneficiado de 400 millones dólares en inversiones públicas, muchas de las cuales provienen de los fondos de la alianza ALBA para financiar con microcréditos pequeñas y medianas empresas agrícolas. Las políticas para facilitar el crédito, el equipo, el entrenamiento, los animales, las semillas y el combustible subsidiado respaldan aún más a estas empresas. Los pequeños y medianos productores de Nicaragua han llevado al país a producir el 80-90% de sus alimentos y acabar con su dependencia de los préstamos del FMI.

Como tales, los trabajadores y campesinos, muchos de los cuales trabajan por cuenta propia y accedieron al capital productivo a través de la Revolución Sandinista y las luchas subsiguientes, representan un tema político importante del desarrollo social estable de posguerra de la última década, incluidos los cientos de miles de campesinos que han recibido el título de propiedad de la tierra y casi la cuarta parte del territorio nacional que ha sido calificado en colectivo como territorio de naciones indígenas. Los movimientos sociales de los trabajadores, los campesinos y los grupos indígenas fueron la base del apoyo popular que llevó al FSLN de nuevo al poder.

La titulación de tierras y la asistencia a pequeñas empresas también han favorecido la igualdad para las mujeres, lo que ha tenido como resultado que Nicaragua tiene el nivel más bajo de desigualdad de género de América Latina y ocupa el lugar 12 entre 145 países en el mundo, justo detrás de Alemania.

Con el tiempo, el gobierno del FSLN ha incluido este enorme sector de autoempleo, así como los trabajadores de maquiladoras (es decir, trabajadores textiles en plantas de propiedad extranjera ubicadas en zonas de libre comercio creadas por gobiernos neoliberales anteriores) en el sistema de salud y pensiones, dando lugar a los compromisos financieros para el crecimiento que requerían una nueva fórmula para garantizar la estabilidad fiscal. Las reformas propuestas a la Seguridad Social fueron el desencadenante de las protestas estudiantiles y del sector privado el 18 de abril . El lobby empresarial llamó a protestar cuando Ortega propuso aumentar las contribuciones a los fondos de pensiones y salud del empresariado en un 3,5%, mientras que solo aumentó ligeramente las contribuciones de los trabajadores en un 0,75% y movió el 5% de la transferencia de efectivo de los pensionistas a su fondo de asistencia médica. La reforma también puso fin a una laguna jurídica que permitía a las personas de altos ingresos afirmar que tienen unos ingresos bajos para acceder a los beneficios del sistema de salud.

Esta fue una contrapropuesta a la propuesta del FMI de elevar la edad de jubilación y más del doble del número de semanas que los trabajadores tendrían que pagar al fondo de pensiones para poder acceder a los beneficios. El hecho de que el gobierno se sintiera lo suficientemente fuerte como para negar las exigencias de austeridad del lobby empresarial y del FMI era una señal de que la fuerza de negociación del capital privado había disminuido, ya que el impresionante crecimiento económico de Nicaragua, un aumento del 38% en el PIB 2006-2017, ha sido liderado por pequeños productores y el gasto público. Sin embargo, la oposición utilizó anuncios manipuladores de Facebook que presentaban la reforma como una medida de austeridad, además de falsas noticias sobre la muerte de un estudiante el 18 de abril , para poner en marcha protestas en todo el país el 19 de abril . Inmediatamente, la maquinaria del ‘regime change’ se puso en marcha.

El Diálogo Nacional muestra los intereses de clase enfrentadoa. La Alianza Cívica para la Justicia y la Democracia de la oposición tiene como figuras clave a José Adan Aguirre, líder del lobby empresarial privado; Maria Nelly Tellez, directora de Cargill (una multinacional estadounidense) en Nicaragua y jefa de la Cámara de Comercio de Estados Unidos y Nicaragua; los estudiantes de universidades privadas del Movimiento 19 de abril; Michael Healy, gerente de una corporación azucarera colombiana y jefe del lobby de las empresas agrarias; Juan Sebastián Chamorro, que representa a la oligarquía vestida de civil; Carlos Tunnermann, ex ministro sandinista de 85 años y ex canciller de la Universidad Nacional; Azalea Solís, directora de una organización feminista financiada por el gobierno de EEUU; y Medardo Mairena, un "líder campesino" financiado por el gobierno de los Estados Unidos, que vivió 17 años en Costa Rica antes de ser deportado en 2017 por trata de personas. Tunnermann, Solís y los estudiantes del 19 de abril están todos asociados con el Movimiento Renovador Sandinista (MRS), un pequeño partido sandinista que merece una atención especial.

En la década de 1980, muchos de los cuadros de alto nivel del Frente Sandinista eran en realidad hijos de algunas de las familias oligárquicas famosas, como los hermanos Cardenal y parte de la familia Chamorro, a cargo de los ministerios de Cultura y Educación del gobierno revolucionario y su medios de comunicación, respectivamente. Después de la derrota electoral del FSLN en 1990, los hijos de la oligarquía abandonaron el partido. Junto con ellos, algunos de los cuadros intelectuales, militares y de los servicios de inteligencia más destacados también se fueron y formaron, con el tiempo, el MRS. El nuevo partido renunció al socialismo, culpó a Daniel Ortega de todos los errores de la revolución y con el tiempo tomó el control del sector de las organizaciones no gubernamentales (ONG) en Nicaragua, incluidas las organizaciones feministas, ecologistas, juveniles, de los medios de comunicación y de derechos humanos.

Desde 2007, el MRS ha tenido relaciones cada vez más estrechas con el ala de extrema derecha del Partido Republicano de EEUU. Desde el estallido de la violencia en abril, muchas, si no la mayoría de las fuentes citadas por los medios occidentales (incluida, inquietantemente, Democracy Now de Amy Goodman), provienen de este partido, que cuenta con el apoyo de menos del 2% del electorado nicaragüense. Esto les permite a los oligarcas camuflar su intento violento de reinstalar el neoliberalismo con el discurso izquierdista de ex sandinistas críticos con el gobierno de Ortega.

Es una farsa afirmar que los trabajadores y los campesinos apoyan los disturbios. La Vía Campesina, el Sindicato Nacional de Agricultores y Ganaderos, la Asociación de Trabajadores del Campo, el Frente Nacional de los Trabajadores (FNT), la Nación indígena Mayangna y otros movimientos y organizaciones han sido inequívocos en sus llamamientos a poner fin a la violencia y en su apoyo a la Gobierno de Ortega. Estos disturbios son una operación de cambio de régimen a gran escala llevada a cabo por oligarcas mediáticos, una red de ONGs financiadas por el gobierno de los EEUU, Elementos armados de familias de terratenientes de las élites y la Iglesia Católica, y ha abierto la puerta a los cárteles de la droga y al crimen organizado para establecer un punto de apoyo en Nicaragua.

El elefante en el cuarto

Esto nos lleva a la participación del gobierno de Estados Unidos en el golpe violento.
Como informó Tom Ricker al principio de esta crisis política, hace varios años el gobierno de EEUU decidió que, en lugar de financiar a los partidos políticos de oposición, que han sufrido una enorme perdida de legitimidad en Nicaragua, financiaría el sector de la sociedad civil de las ONGs. La National Endowment for Democracy (NED) pagó más de 700,000 dólares para construir la oposición al gobierno en 2017, y ha dado más de 4.4 millones de dólares desde 2014. El objetivo principal de esta financiación era "proporcionar una estrategia coordinada y una voz mediatica a los grupos de oposición en Nicaragua". Ricker continúa:

"El resultado de esta construcción y financiamiento de los recursos de la oposición ha sido crear una cámara de resonancia que sea amplificada por comentaristas en los medios internacionales, la mayoría de los cuales no tienen presencia en Nicaragua y dependen de estas fuentes secundarias".

El padre fundador de NED, Allen Weinstein, describió la NED como una CIA pública, afirmando: "Mucho de lo que hacemos hoy lo hacía de forma encubierta la CIA hace 25 años". En Nicaragua, en lugar de la derecha tradicional, la NED financia a las organizaciones cercanas al MRS que plantean críticas izquierdistas al gobierno sandinista. Los activistas del cambio de régimen usan eslóganes, canciones y símbolos sandinistas incluso cuando queman monumentos históricos, pintan sobre las banderas rojas y negras de los mártires caídos y atacan físicamente a miembros del partido sandinista.

De los grupos opositores en el Diálogo Nacional, la organización feminista de Azalea Solís y la organización campesina de Medardo Mairena se financian mediante becas de la NED, mientras que los estudiantes del 19 de abril permanecen en hoteles y realizan viajes pagados por Freedom House, otro instrumento de cambio de régimen financiado por la NED y USAID. La NED también financia Confidencial, la organización mediatica de Chamorro. Las subvenciones de la NED financian el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP), cuyo Director Ejecutivo, Félix Maradiaga, es otro cuadro de MRS muy cercano a la Embajada de los Estados Unidos. En junio, Maradiaga fue acusado de dirigir una red criminal llamada Viper que, desde el campus ocupado de UPOLI, organizó robos de automóviles, incendios y asesinatos para crear caos y pánico durante los meses de abril y mayo.

Maradiaga creció en los Estados Unidos y se convirtió en miembro del Aspen Leadership Institute, antes de estudiar política pública en Harvard. Fue secretario en el Ministerio de Defensa del último presidente liberal, Enrique Bolaños. Es un Joven Líder Global (Young Global Leader) en el Foro Económico Mundial y en 2015 el Chicago Council on Global Affairs (Consejo de Asuntos Globales de Chicago) le otorgó la Beca Gus Hart, entre cuyos receptores se incluyen los disidentes cubanos Yoani Sánchez y Henrique Capriles Radonski, el líder de la oposición venezolana que atacó la embajada cubana durante el intento de golpe de 2002.

Es destacable que Maradiaga no sea el único líder del intento de golpe que es parte de la
Red Mundial de Liderazgo Aspen (Aspen World Leadership Network). Maria Nelly Rivas, directora en Nicaragua del gigante empresarial estadounidense Cargill, es una de las principales portavoces de la Alianza Cívica de la oposición. Rivas, quien actualmente también dirige la Cámara de Comercio de Estados Unidos-Nicaragua, está siendo preparado como un posible candidato presidencial para las próximas elecciones. Bajo estos líderes preparados por los Estados Unidos hay una red de más de 2.000 jóvenes que han recibido entrenamiento financiado con fondos de la NED sobre temas como desarrollar capacidades en el uso de las redes sociales para la defensa de la democracia. Este batallón de guerreros de las redes sociales pudo dar forma y controlar inmediatamente a la opinión pública en Facebook en los cinco días del 18 al 22 de abril, lo que provocó protestas violentas espontáneas en todo el país.

Sobre la violencia

Una de las formas en que los informes sobre Nicaragua se han atrevido a alejarse de la verdad ha sido calificar de "no violenta" a la oposición. El guión de violencia, inspirado en las protestas de la guarimba de 2014 y 2017 en Venezuela, consiste en organizar ataques armados contra edificios gubernamentales, tentar a la policía para enviar escuadrones antidisturbios, participar en enfrentamientos filmados y publicar videos editados en internet alegando que el gobierno está siendo violento contra los manifestantes no violentos.

Más de 60 edificios gubernamentales han sido quemados, escuelas, hospitales, centros de salud han sido atacados, 55 ambulancias han sido dañadas, se han producido al menos 112 millones de dólares en daños a la infraestructura, pequeñas empresas tenido que cerrar y 200,000 empleos se han perdido causando un impacto económico devastador durante las protestas. La violencia ha incluido, además de miles de lesiones, 15 estudiantes y 16 policías muertos, así como más de 200 sandinistas secuestrados, muchos de ellos torturados públicamente. Las violentas atrocidades de la oposición se han presentado engañosamente como represión gubernamental. Si bien es importante defender el derecho del público a protestar, independientemente de las opiniones políticas, es una falsedad ignorar que la estrategia de la oposición requiere y se alimenta de la violencia y las muertes.

Las noticias nacionales e internacionales denuncian muertes y lesiones debido a la "represión", sin explicar el contexto. Los medios de comunicación ignoran los cócteles molotov, los lanzadores de mortero, las pistolas y los rifles de asalto utilizados por los grupos de oposición, y cuando los simpatizantes sandinistas, la policía o los transeúntes son asesinados, cuentan falsamente como víctimas de la represión estatal. Las afirmaciones explosivas de la oposición, como masacres de niños y asesinatos de mujeres, se han demostrado como falsas, y los casos de tortura, desapariciones y ejecuciones extrajudiciales por parte de las fuerzas policiales no se han corroborado con pruebas o un debido proceso.

Si bien hay evidencias para sostener las afirmaciones de la oposición sobre disparos de francotiradores asesinando manifestantes, no hay una explicación lógica para que el Estado use francotiradores para aumentar el número de muertos, y los contra manifestantes también han sido víctimas de disparos de francotiradores, lo que sugiere un "tercer partido" provocador en la violencia desestabilizadora. Cuando una familia sandinista al completo fue quemada viva en Managua, los medios de la oposición citaron a un testigo que afirmó que la policía había prendido fuego a la casa, a pesar de que la casa se encontraba en un vecindario cerrado al acceso policial.

La Policía Nacional de Nicaragua ha sido reconocida desde hace mucho tiempo por su modelo de policía comunitaria (en contraste con la policía militarizada en la mayoría de los países centroamericanos), su relativa falta de corrupción y que la mayoría de sus altos mandos son femeninos. La estrategia golpista ha buscado destruir la confianza pública en la policía a través del uso escandaloso de fake news (noticias falsas), como las muchas afirmaciones falsas de asesinatos, golpizas, torturas y desapariciones en la semana del 17 al 23 de abril. Varios jóvenes cuyas fotos fueron llevadas a manifestaciones de la oposición como víctimas de la violencia policial han resultado estar vivos y bien.

La policía ha sido totalmente inadecuada y no estaba preparada para los enfrentamientos armados. Los ataques a varios edificios públicos en la misma noche y los primeros grandes ataques incendiarios llevaron a los trabajadores del gobierno a vigilar con barriles de agua y, a menudo, palos y piedras, para defenderse de los atacantes. La oposición, frustrada por no lograr más conflictos policiales, comenzó a construir barricadas por todo el país y quemar casas de los sandinistas, incluso disparando y quemando a las familias sandinistas en atroces crímenes de odio. En contraste con la versión de los hechos de La Prensa (El periódico de la familia oligárquica de los Chamorro, que fue fiannciada por EEUU tras la revolución sandinista, AyR), los nicaragüenses han sentido la clara falta de presencia policial y la pérdida de seguridad en sus barrios, mientras que muchos fueron blanco de la violencia.

Desde mayo, la estrategia de la oposición ha sido construir barricadas armadas en todo el país, cortando las comunicaciones y atrapando a las personas. Las barricadas, generalmente construidas con grandes adoquines, están controladas por entre 5 y 100 hombres armados con pañuelos o máscaras. Mientras que los medios hablan de jóvenes idealistas que construyen barricadas, la gran mayoría de los controles de carretera son llevados a cabo y mantenidas por hombres pagados que provienen del sector de la pequeña delincuencia. Cuando grandes áreas de ciudades y pueblos están bloqueadas para las fuerzas gubernamentales y policiales, las actividades relacionadas con el tráfico de drogas se intensifican, y bandas de narcotraficantes controlan ahora muchas de las barricadas y pagan los salarios.

Estos bloqueos han sido los centros de la violencia, trabajadores que necesitan atravesar los controles son a menudo robados, golpeados, insultados y, si se sospecha que son sandinistas, atados, desnudados, torturados, pintados en azul y blanco, y algunas veces asesinados. Hay tres casos de personas que murieron en ambulancias que no pudieron atravesar los controles de carretera, y un caso de una niña de 10 años secuestrada y violada en el retén de Las Maderas. Cuando los vecinos organizados o la policía despejan los controles de carretera, los grupos armados huyen y se reagrupan para quemar edificios, secuestrar o herir a personas como venganza. Todas las víctimas que produce esta violencia son presentadas por los medios de comunicación como víctimas de la represión, una falsedad total.

El gobierno nicaragüense se ha enfrentado a esta situación manteniendo en gran parte a la policía fuera de las calles, para evitar enfrentamientos y acusaciones de represión. Al mismo tiempo, en lugar de simplemente arrestar manifestantes violentos, lo que sin duda le habría dado a la oposición las muertes en enfrentamientos que anhela, el gobierno pidió un Diálogo Nacional, con la Iglesia Católica como mediadora, en el que la oposición pueda presentar cualquier propuesta sobre derechos humanos y reforma política. El gobierno creó una Comisión Parlamentaria de Verdad, Justicia y Paz y lanzó una investigación independiente del Ministerio Público.

Como resultado, se desarrolló un proceso de organización de autodefensa. Las familias que han sido desplazadas, los jóvenes que han sido golpeados, robados o torturados y los veteranos de la insurrección de 1979 y / o la Guerra Contra, realizan una vigilia alrededor del cuartel general del Frente Sandinista en cada pueblo. En muchos lugares, construyeron barricadas contra los ataques de la oposición y fueron etiquetados falsamente como fuerzas paramilitares en los medios de comunicación. En las ciudades que no cuentan con barricadas organizadas por la comunidad, el costo humano de la violencia de la oposición es mucho mayor. La Unión Nacional de Estudiantes Nicaragüenses ha sido particularmente blanco de la violencia de la oposición. En junio, un estudiante que participaba como delegado en el Diálogo Nacional, Leonel Morales, fue secuestrado, disparado en el abdomen y arrojado a una zanja para morir, para sabotear el diálogo y castigarle por cuestionar el derecho de los estudiantes del 19 de abril a hablar en nombre de todos los estudiantes nicaragüenses.

Desde abril, se han realizado cuatro manifestaciones principales de la oposición, dirigidas a movilizar a los nicaragüenses de la clase media alta que viven en los barrios entre Managua y Masaya. Estas reuniones contaron con la participación de la alta sociedad, incluyendo reinas de belleza, empresarios y oligarcas, así como estudiantes universitarios del Movimiento 19 de abril, el terreno moral de la oposición.

Tres meses después del conflicto, ninguna de las víctimas mortales ha sido burguesa. Todos han venido de las clases populares de Nicaragua. A pesar de los reclamos de represión total, la burguesía se siente perfectamente segura al participar en las protestas públicas durante el día, aunque la última manifestación diurna terminó en un ataque caótico por manifestantes contra ocupantes ilegales en una propiedad de, curiosamente, Piero Coen, el hombre más rico de Nicaragua. Los ataques armados nocturnos generalmente han sido llevados a cabo por personas que provienen de vecindarios pobres, muchos de los cuales reciben de dos a cuatro veces el salario mínimo diario por cada noche de destrucción.

Desafortunadamente, la mayoría de las organizaciones nicaragüenses de derechos humanos son financiadas por NED y controladas por el Movimiento para la Renovación Sandinista. Estas organizaciones han acusado al gobierno nicaragüense de dictadura y genocidio durante la presidencia de Ortega. Las organizaciones internacionales de derechos humanos, incluida Amnistía Internacional, han sido criticadas por sus informes unilaterales, que no incluyen ninguna información proporcionada por el gobierno o personas que se identifican como sandinistas.

El gobierno invitó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA, una entidad con sede en Washington notoriamente hostil a los gobiernos de izquierda, a investigar los sucesos violentos de abril y determinar si había existido represión y de que forma. La noche de una polémica escaramuza en la carretera a las afueras de la Universidad Agraria de Managua puso fin a una tregua negociada de 48 horas, y el director de la CIDH, Paulo Abrao, visitó el lugar para declarar su apoyo a la oposición. La CIDH ignoró la violencia generalizada de la oposición y solo informó sobre la violencia defensiva del gobierno. El informe no solo fue categóricamente rechazado por el canciller nicaragüense Denis Moncada como un "insulto a la dignidad del pueblo nicaragüense", sino que la resolución que aprueba el informe de la CIDH fue apoyada por solo diez de 34 países.

Mientras tanto, el Movimiento 19 de Abril, compuesto por estudiantes universitarios actuales o ex estudiantes a favor del cambio de régimen, envió una delegación a Washington y logró alienar a gran parte de la sociedad nicaragüense al sonreír a las cámaras con los miembros intervencionistas de extrema derecha del Congreso de Estados Unidos, incluida la representante Ileana Ros Lehtinen, el senador Marco Rubio y el senador Ted Cruz. Los líderes de M19 también aplaudieron las belicosas advertencias del Vicepresidente Mike Pence de que Nicaragua está en la lista de países que pronto sabrán el significado de la libertad de la Administración Trump, y se reunieron con el partido ARENA de El Salvador, conocido por sus vínculos con los escuadrones de la muerte que asesinaron al teólogo de la liberación, el Arzobispo Oscar Romero. Dentro de Nicaragua, la masa crítica de estudiantes dejó de manifestarse hace semanas, las grandes protestas cívicas de abril y mayo han menguado, y los mismos rostros familiares de la política de derecha nicaragüense han sido dejados para que se hagan cargo de los enormes daños materiales y la pérdida de vidas.

¿Por qué Nicaragua?

Ortega ganó su tercer mandato en 2016 con un 72,4 por ciento de los votos y un 66 por ciento de participación, porcentajes muy altos en comparación con las elecciones en los Estados Unidos. Nicaragua no solo ha establecido una economía que trata a los pobres como productores, con resultados notables que han elevado su nivel de vida en los últimos 10 años, sino que también tiene un gobierno que rechaza consistentemente el imperialismo estadounidense, aliándose con Cuba, Venezuela y Palestina, manifiesta su apoyo a la independencia de Puerto Rico y a una solución pacífica de la crisis coreana. Nicaragua es miembro de la Alianza Bolivariana de las Américas y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, una alternativa latinoamericana a la OEA, que no incluye ni a WWUU ni a Canadá. También se ha aliado con China para un proyecto de canal y a Rusia para la cooperación de seguridad. Por todas estas razones, Estados Unidos quiere instalar un gobierno nicaragüense amistoso hacia los Estados Unidos.

Más importante es el ejemplo que Nicaragua ha establecido para un modelo social y económico exitoso fuera de la esfera de dominación estadounidense. Generando más del 75% de su energía a partir de fuentes renovables, Nicaragua fue el único país con autoridad moral para oponerse al Acuerdo sobre el Climático de París por ser demasiado débil (luego se unió al tratado un día después de que Trump retirara el apoyo de EEUU, declarando que "nos oponíamos Acuerdo de París por responsabilidad, los Estados Unidos se oponen por irresponsabilidad "). El gobierno del FMLN de El Salvador, aunque menos dominante políticamente que el Frente Sandinista, ha tomado el ejemplo del buen gobierno de Nicaragua, y recientemente prohibió la minería y la privatización del agua. Incluso Honduras, el bastión eterno del poder de Estados Unidos en Centroamérica, mostró signos de un giro hacia la izquierda hasta que tuvo lugar el golpe militar respaldado por Estados Unidos en 2009. Desde entonces, ha habido una represión masiva contra los activistas sociales, un pucherazo electoraöl evidente en 2017, y Honduras ha permitido la expansión de las bases militares de EEUU cerca de la frontera nicaragüense.

En 2017, la Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó por unanimidad la Ley de Condicionalidad de Inversión Nicaragüense (Nicaraguan Investment Conditionality Act, Ley NICA), que si es aprobada por el Senado obligará al gobierno de los EEUU a vetar los préstamos de las instituciones internacionales al gobierno nicaragüense. Este imperialismo de los Estados Unidos dañará la capacidad de Nicaragua de construir carreteras, actualizar hospitales, construir plantas de energía renovable y hacer la transición de una ganadería extensiva a sistemas integrados de silvicultura, entre otras consecuencias. También puede significar el final de muchos programas sociales populares, como la electricidad subvencionada, tarifas estables para los autobuses y el tratamiento médico gratuito de enfermedades crónicas.

El Poder Ejecutivo de EEUU ha utilizado la Ley Magnitsky (Global Magnitsky Act) para atacar las finanzas de los líderes de la Corte Suprema Electoral, la Policía Nacional, el gobierno de la ciudad de Managua y la corporación ALBA en Nicaragua. Los agentes de policía y los burócratas de salud pública han recibido el aviso de que sus visas estadounidenses han sido revocadas. El punto, por supuesto, no es si estos funcionarios han cometido o no actos que merecen su reprimenda en Nicaragua, sino si el gobierno de los EE. UU. Debe tener la jurisdicción para intimidar y acorralar a funcionarios públicos de Nicaragua.

Mientras la violencia sádica continúa, la estrategia de los golpistas para derribar al gobierno ha fracasado. La resolución de la crisis política vendrá a través de elecciones, y es probable que el FSLN gane esas elecciones, salvo una nueva ofensiva dramática e improbable por parte de la oposición de derecha.

Una guerra de clases a la inversa

Es importante comprender la naturaleza de los golpes estadounidenses y oligárquicos en esta era y el papel de los medios y el engaño de las ONG porque se repite en múltiples países de América Latina y de otras partes del mundo. Podemos esperar un ataque similar contra el recientemente elegido Andrés Manuel López Obrador en México, si busca llevar a cabo los cambios que ha prometido.

Estados Unidos ha tratado de dominar Nicaragua desde mediados del siglo XIX. Los ricos en Nicaragua han buscado el retorno de un gobierno aliado a los Estados Unidos desde que los sandinistas subieron al poder. Este golpe fallido no significa el final de sus esfuerzos o el final de la desinformación de los medios corporativos. Saber lo que realmente está ocurriendo y compartir esa información es el antídoto para derrotarlos en Nicaragua y en todo el mundo.

Nicaragua es una guerra de clases a la inversa. El gobierno ha elevado los niveles de vida de la mayoría empobrecida a través de la redistribución de la riqueza. Los oligarcas y los Estados Unidos, incapaces de instalar el neoliberalismo a través de las elecciones, crearon una crisis política, destacada por la cobertura falsa de los medios para obligar a Ortega a renunciar. El golpe está fallando, la verdad está saliendo a la luz, y no debe ser olvidada.

Trabajo sexual: solidaridad, no salvación

Published on: // , , ,
Artículo de una trabajadora sexual australiana de la IWW abogando por la solidaridad y el sindicalismo. Publicado en Direct Action, órgano de la Australian IWW, y en el n.° 1.745, mayo de 2012 , del periódico Industrial Worker, órgano de la IWW

En los círculos anarquistas y feministas se está llevando a cabo un debate sobre la legitimidad del trabajo sexual y los derechos de las trabajadoras sexuales. Las dos escuelas principales de pensamiento están situadas casi en polos opuestos. Por un lado, esta el enfoque abolicionista liderado por feministas como Melissa Farley, que sostiene que el trabajo sexual es una forma de violencia contra las mujeres. Farley ha dicho que “si vemos la prostitución como violencia contra las mujeres, no tiene sentido legalizar o despenalizar la prostitución”. Por otro lado, están los activistas que luchan por los derechos de las trabajadoras sexuales que consideran el trabajo sexual como algo mucho más cercano al trabajo de lo que cree la mayoría, y que creen que la mejor manera de avanzar para las trabajadoras sexuales es luchando por sus derechos como trabajadoreas y su aceptación social, y por que los activistas escuchen lo que las trabajadoras sexuales tienen que decir. En este artículo discutiré por qué el enfoque abolicionista discrimina a las trabajadoras sexuales y se aprovecha su condición de marginadas, mientras que el enfoque de luchar por los derechos ofrece la oportunidad de establecer diferencias sólidas en los derechos laborales y los derechos humanos de las trabajadoras sexuales.

Un ejemplo del tipo de argumentos presentados por los defensores del abolicionismo es el siguiente:
‟El concepto de ‘elección’ de las mujeres para vender sexo se construye de acuerdo con el pensamiento neoliberal y de libre mercado; la misma escuela de pensamiento que pretende que los trabajadores tengan ‟capacidad de elección” real y control sobre su trabajo. Sugiere que las mujeres eligen vender sexo y, por lo tanto, debemos centrarnos en cuestiones relacionadas con la seguridad de las trabajadoras sexuales, la capacidad de ganar dinero y su persecución por parte del estado. Si bien la seguridad de las mujeres y los derechos de las mujeres son primordiales, el argumento a favor de burdeles regulados por el estado y su sindicalización es, en el mejor de los casos, reformista e ingenuo, y regresivo en el peor de los casos. Incluso la propuesta de ‟burdeles colectivos” ignora la naturaleza de género de la prostitución y su función en apoyar la dominación masculina. Una respuesta anarquista debería exigir la erradicación de todas las prácticas de explotación y no sugerir que puedan hacerse más seguras o mejores”. (Tomado de un folleto entregado por abolicionistas en el taller de discusión sobre trabajo sexual en la Feria del Libro Anarquista de Londres, en 2011).

Un enfoque de la IWW a este tema exige la erradicación de todas las prácticas de explotación, no solo aquellas que benefician a quien favorece cambios o las que lo ven como algo particularmente desagradable. El trabajo bajo el capitalismo es explotador, usted es explotado o vive de la explotación de los demás; la mayoría de nosotros hacemos ambas cosas. El sexo bajo el capitalismo y el patriarcado se mercantiliza con demasiada frecuencia y se usa como medio de explotación. El trabajo y el sexo en sí mismos no son ninguna de estas cosas. La lucha contra el trabajo sexual en lugar de luchar contra el capitalismo y el patriarcado no aborda la explotación en su totalidad. Centrarse en la naturaleza de género del trabajo sexual no cambiará la sociedad de género en la que vivimos; en todo caso, refuerza el mito de que la brecha de género es una parte natural de la vida que debe solucionarse. También silencia a las personas trabajadoras del sexo que no se ajustan a la imagen de género de una trabajadora sexual femenina, un grupo al que se ignora demasiado convenientemente cuando cuestionan el discurso abolicionista sobre el trabajo sexual.

Las abolicionistas acusan a cualquier enfoque que no sea el suyo como fundamentalmente reformista y, por eso, de no estar de acuerdo con los principios del anarquismo. Pero, ¿no es en sí mismo reformista intentar acabar con una industria porque el sistema capitalista y patriarcal general de nuestro tiempo se nutre de ella, en lugar de luchar por la emancipación de todos los trabajadores?
La antropóloga Laura M. Agustin sostiene que el movimiento abolicionista tomó fuerza en un momento en que las teorías del estado del bienestar ganaban popularidad entre la clase media, que sentía que tenían el deber de mejorar la situación de la clase trabajadora (sin abordar la legitimidad del sistema de clases como un todo). Las mujeres de clase media, en particular, encontraron una salida de su propia opresión de género al posicionarse como las ‟salvadoras benevolentes” de las “caídas”, ganando así posiciones y reconocimiento en la esfera pública dominada por hombres que nunca antes pudieron tener.

En el movimiento abolicionista actual hay más que unos pocos restos del deseo de ‟salvar” de la clase media, casi misionero, mediante la implantación de su propia perspectiva moral sobre las “caídas”. No solo le da a la gente una manera de sentirse como si estuvieran rescatando a los más necesitados, sino que lo hace sin exigirles (en la mayoría de los casos) que cuestionen sus propias acciones y privilegios. Ver a alguien que pide la abolición de la industria del sexo vestido con prendas manufacturadas en talleres textiles y con un iPhone, iPad y un sinnúmero de otros artilugios fabricados en condiciones espantosas nunca deja de confundirme. Debe ser una de las pocas industrias cuya destrucción es exigida debido a los peores elementos dentro de ella. Pueden aceptar que el tratamiento de los trabajadores en las fábricas de Apple equivale a la esclavitud, y que los casos de violación y agresión sexual de mujeres que fabrican ropa en algunas fábricas equivalen a esclavitud sexual, pero sostienen que la abolición de cualquiera de esas industrias no es deseable, ya que la ropa y la tecnología producidas en masa son, a diferencia del sexo, esenciales para nuestras vidas modernas. ¿Puedo preguntar para quien es esencial? ¿Para los trabajadores que hacen tales productos? No usan los productos que producen en condiciones de esclavitud, no se benefician de su empleo más de lo que lo hace una trabajadora sexual en su país. Parece que la esencia de un producto se juzga a través del punto de vista del consumidor, no del trabajador, a pesar de que eso es algo que el abolicionista acusa solo a los opositores de la abolición del trabajo sexual. Pedir la abolición del trabajo sexual sigue siendo, en gran medida, una forma a través de la cual las personas se presenten con un papel aparentemente desinteresado sin tener que hacer el arduo trabajo de cuestionar su propio privilegio social. Esta es una posición fundamentalmente asistencialista y reformista.

¿No es el sexo (o la capacidad de participar en él si se quiere) tan esencial para la vida o al menos para la felicidad y la salud como lo es cualquiera de los trabajos anteriormente nombrados? El sexo es una parte importante de la vida, una parte en la que la gente debe ser libre de disfrutar y participar, no una parte que ha de ser considerada mala, sucia y vergonzosa. No estoy diciendo que alguien deba estar obligado a proporcionar sexo a otra persona a menos que lo desee, sino señalar que intentar justificar la abolición de la industria del sexo con el argumento de que el sexo no es esencial, cuando hay muchas industrias que producen cosas que no necesitas, es un argumento increíblemente débil. Y también, de nuevo, se centra más en el consumidor que en el trabajador. En lugar de centrarse en lo que piensa la trabajadora sexual sobre su trabajo, lo importante es cómo se sienten al hacerlo, se nos dice que nos centremos en el hecho de que el consumidor realmente no lo necesita. El trabajador/ trabajadora se reduce a poco más que un objeto, un objeto que hay que proteger, tanto si quieren como si no.

¿No puede disfrutar un trabajador de aspectos de su trabajo a pesar del capitalismo? ¿Puede una mujer disfrutar del sexo a pesar del patriarcado? Si la respuesta es que pueden, entonces ¿por qué es tan difícil de creer que hay trabajadoras del sexo que eligen y/o disfrutan de su trabajo a pesar del capitalismo y el patriarcado, y no a causa de ellos? Los abolicionistas me han dicho que esto no es posible dentro de la industria del sexo, que cualquier trabajador que disfruta de su trabajo, o incluso aquellos que no disfrutan pero lo ven como una mejor oportunidad que cualquier otra cosa disponible para ellos, solo lo hacen debido a una misoginia interiorizada. Que si fueran liberados de esto, adoptando una mentalidad abolicionista (cualquier otra postura es acusada de basarse en una misoginia internalizada y ser por tanto inválida) verían la verdad. Esto se parece mucho a un dogma religioso y a menudo se trata con el mismo celo. El enfoque abolicionista se niega a valorar o incluso a reconocer la inteligencia, la capacidad de actuar, las experiencias y los conocimientos de las personas que ejercen el trabajo sexual. Esto es discriminación que se disfraza de feminismo. Si quieres la igualdad para las mujeres, entonces necesitas escuchar a todas las mujeres, no solo a las que dicen lo que quieres escuchar.

Los abolicionistas parecen ver a las trabajadoras del sexo que no están de acuerdo con ellas como quienes han sido demasiado lavadas en el cerebro por el patriarcado como para poder defenderse por sí mismas, o dicen que estas trabajadoras sexuales específicas no son representativas de las experiencias de la mayoría de las trabajadoras sexuales. Como anarquista, considero que todo el trabajo bajo el capitalismo es explotador, y que el trabajo sexual no es una excepción. Sin embargo, no creo que el trabajo que involucra el sexo sea necesariamente más explotador o dañino que otras formas de esclavitud asalariada. Esto no quiere decir que no haya violaciones terribles de los derechos de las trabajadoras dentro de la industria del sexo; existen y quiero luchar para acabar con ellas (al reconocer estos abusos, no estoy diciendo que no haya experiencias maravillosas entre las trabajadoras y también entre las trabajadoras y los clientes).

Si uno toma en serio el respeto y la defensa de los derechos de las personas que ejercen el trabajo sexual, entonces debemos analizar qué métodos dan resultado. No vivimos en una utopía anarquista donde a nadie se le obliga a trabajar en trabajos que de otro modo no haría para sobrevivir, así que no le veo el sentido a gastar energía debatiendo si el trabajo sexual existiría en una sociedad anarquista y cómo sería, si eso nos cuesta energía que podemos emplear luchando por los derechos de las trabajadoras sexuales aquí y ahora.

Los abolicionistas a menudo se han quejado de que las activistas en defensa de sus derechos utilizan lenguaje para legitimar la industria sexual, utilizando términos como “cliente” en lugar de “John” y “trabajadora” en lugar de “prostituta”. Las trabajadoras sexuales y activistas de derechos se han alejado de los viejos términos, términos que a menudo se han utilizado para quitar poder y discriminar a los trabajadores, mientras que ‟cliente” y “trabajadora sexual” tienen un significado mucho más neutral. Los abolicionistas no son inocentes en el uso del lenguaje para promover sus objetivos. Con frecuencia, el término “prostituta” se usa para describir a las personas que ejercen el trabajo sexual. Esto presenta al trabajador como una víctima sin capacidad de actuar. Una vez que hayas presentado a alguien como alguien sin capacidad de actuar, será más fácil ignorar su voz, creer que sabes lo que es mejor para ellas y que estás actuando a su favor o defendiendolas.

Otra acusación contra las activistas en favor de los derechos es que anteponen las necesidades del cliente a las necesidades y la seguridad de las trabajadoras sexuales, o que intentan legitimar los intercambios sexuales comerciales (algo que los abolicionistas no consideran un servicio legítimo). No he encontrado que este sea el caso: la mayoría de las activistas en favor de los derechos son o han sido trabajadoras sexuales, o tienen estrechos vínculos con trabajadoras sexuales, y su enfoque principal es el de los derechos, las necesidades y la seguridad de las trabajadoras sexuales. Por ejemplo, Scarlet Alliance, el organismo nacional de defensa de las trabajadoras y trabajadores sexuales, está formado por trabajadoras sexuales en activo y ex-trabajadoras sexuales. Las personas que estén interesadas en la explotación laboral, como los patronos, no pueden formar parte.

El hecho de que no se centren en etiquetar a los clientes (la clientela es de todos modos demasiado diversa como para ponerla una etiqueta única) no refleja una falta de importancia de las necesidades y la seguridad de las personas que ejercen el trabajo sexual. De hecho, se debe a que son tan fundamentales para el movimiento por los derechos, que el enfoque no está en hacer juicios morales sobre los clientes sino en la organización del trabajo y la defensa de los trabajadores. Ignorar los amplios cambios que pueden hacer los trabajadores que se organizan y defienden juntos y en lugar de ello favorecer la moralización sobre las razones por las cuales existe la industria y si es un servicio esencial es sacrificar los derechos y el bienestar de los trabajadores por unos beneficios teóricos.

A fin de cuentas, el abolicionista está utilizando su poder y privilegio social para aprovechar la posición marginada de las trabajadoras sexuales, algo que acusan a los clientes de hacer. La diferencia es que no buscan la satisfacción sexual sino la satisfacción moral. El enfoque abolicionista no ayuda a las trabajadoras sexuales, ni las empodera. Por el contrario, este enfoque las da un papel y las penaliza si se niegan a aceptarlo. El enfoque de los derechos de las trabajadoras y los trabajadores sexuales funciona de la misma manera que han funcionado todos los derechos de los trabajadores y los movimientos contra la discriminación: mediante el empoderamiento, el apoyo y la solidaridad.

No existe un plan maestro anticapitalista sobre cómo erradicar mejor la explotación, sino varias escuelas de pensamiento, a menudo divididas a su vez en diversas fracciones, sobre cómo llegar a una sociedad libre. Creo que cuando se trata de erradicar la explotación en el puesto de trabajo, el sindicalismo es el enfoque que mejor se adapta a la lucha. Cuando el lugar de trabajo es un burdel, un club de striptease, la esquina de la calle, el cuarto de un motel, etc., las bases de la lucha no son diferentes de los de otros esclavos asalariados. Las trabajadoras sexuales deben poder sindicalizarse, ya que todavía no existe un sindicato de trabajadoras sexuales. Aunque me encantaría que hubiera un sindicato de trabajadoras del sexo, también creo que todos los trabajadores son iguales, que todos somos esclavos asalariados, que todos estamos en esta lucha juntos y que son los patrones los que son el enemigo, hagamos de la IWW una organización ideal para los trabajadores marginados que caen en las grietas de los sindicatos existentes. 

Dicho esto, realmente es el sindicato ideal para todos los trabajadores. Acciones como unirse al IWW y usar la fuerza de un sindicato para abogar por el cambio, en lugar de tan solo una voz aislada, es una forma mediante la cual las trabajadoras sexuales pueden luchar en su batalla. Otra es unirse a la Scarlet Alliance, la organización nacional de trabajadores sexuales más importante de Australia. Al igual que en la IWW, los jefes no pueden participar, lo que significa que los intereses de Scarlet Alliance son solo los intereses de los trabajadores, no los de los patrones o los abolicionistas. Son acciones como esta, acciones que empoderan a las trabajadoras sexuales, las que necesitamos para luchar contra la discriminación y la marginación existente.

Si la militancia es realmente seria respecto a los derechos de las trabajadoras sexuales, nos escucharán incluso si lo que tenemos que decir es difícil de escuchar y nos apoyarán aunque no les guste lo que hacemos. Solo cuando todos los trabajadores se unan, tendremos el poder de luchar contra el capitalismo y los patrones. No pedimos la salvación, sino la solidaridad. 

Aginter Press, por Rene Backmann

Published on: // , , ,
"La Orquesta Negra" (Le Nouvel Observateur - Lunes 23 de Septiembre de 1974)

Complots, espionaje, atentados, golpes de estado: los nostálgicos de la camisa negra y de la cruz gamada ya no son naufragos aislados, más lamentables que peligrosos, capaces como mucho de aparecer en una película "rétro". La Europa en la que sueñan, la del Orden, liberada por fínd e la democracia, esa "infección del espíritu", han estado cerca de lograrlo. Pese a sus recientes derrotas en Portugal y Grecia, todavía no se puede hablar del fascismo como una cosa del pasado. Sigue estando ahí, poderoso, mortífero, protegido... y organizado. A partir de los archivos de una agencia portuguesa de "información" dirigida por franceses, huidos tras la caida de Caetano, nuestro colaborador René Backmann ha podido establecer  las ramificaciones de una verdadera conspiración internacional.

Entre los cachivaches que ocupan una pequeña habitación de unod pocos metros cuadrados en el primer piso del reducto sur del fuerte de Caxias, a unos veinte kilómetros de Lisboa, un ojo inocente probablemente no vería nada más que un montón de papeleo: dosieres, carpetas, formularios mimeografiados, archivos, recortes de periódicos, fotos antiguas, cajas de clips de papel, matasellos, grapadoras. Sin embargo, es probable que estos documentos produzcan, mañana, tanto ruido -y tal vez devastación- como su peso de T.N.T.

Son los archivos de una pequeña agencia de noticias, dirigida en Lisboa por franceses – actualmente huidos. Para que estos documentos hayan sido transportados al fuerte de Caxias, donde trabaja la comisión de Desmantelamiento del P.I.D.E.-D.G.S. y en la que se guardan los archivos de la antigua policía política portuguesa con gran seguridad, debían tener cierta importancia a los ojos de los soldados portugueses. El contenido de los archivos de una agencia de prensa banal no habría merecido tal consideración. ¿Qué es, entonces?

El miércoles 22 de mayo, menos de un mes después del golpe de estado de Lisboa, un comando de marines bajo el mando del teniente Moniz Matos ocupó un apartamento de cuatro habitaciones en el entresuelo de un edificio moderno del distrito de Lapa, calle das Praças 13. El apartamento está desierto. Las dos primeras habitaciones son oficinas, la tercera contiene un laboratorio fotográfico equipado para la fabricación y uso de microfilmes. En la cuarta se clasifican los archivos, desglosados por país.

Este apartamento es la sede de Aginter-Press. El gerente, un francés, Jean Vallantin, está ausente. En cuanto al propietario, otro francés, Yves Guérin-Serac, partió unas semanas antes -poco antes del golpe del 25 de abril- con destino desconocido.

Este registro fue ordenado a raíz de las revelaciones hechas por varios agentes de la D.G.S, encarcelados en Caxias. "Trabajamos", dijeron funcionarios de la Policía a los miembros de la Comisión de Desmantelamiento, "manteniendo una estrecha relación con la agencia Aginter-Press, que bajo la cobertura de ser una agencia de noticias internacional actúa en algunos casos como subcontrata de la DGS".

Para el teniente Matos, el registro es concluyente. De acuerdo con las órdenes que recibió, hizo trasladar el contenido de las cuatro habitaciones a un camión militar y regresó a Caxias con su botín. Parte de la carga -todo lo que se encontraba en la oficina y el laboratorio- está encerrado en la pequeña habitación cuadrada en el primer piso. Otra parte, cajas y archivos que contienen recortes de periódicos, se apila, por falta de espacio, en una gran sala al pie de la escalera central del fuerte.

Pocos días después, el comandante Abrantes Serra, nuevo jefe del fuerte, confió al teniente Costa Correia la tarea de elaborar un inventario resumido del material incautado y, sobre todo, de examinarlo detenidamente. Los primeros informes del teniente Correia son explosivos. Aginter no sólo ocultaba una agencia de inteligencia política internacional detrás de su fachada de agencia de prensa, sino que sirvió de tapadera a una red de extrema derecha muy importante, el movimiento Orden y la Tradición, que se definía como "organización de la acción y combate en todo momento y en todos los países".

Implantada principalmente en Francia, Italia, España, Portugal y la Alemania Federal, Orden y Tradición publica un "boletín informativo regular“, enviado a todos sus miembros. Repasé algunos de estos boletines en Caxias, una avalancha de propaganda anticomunista que sobrevive a la literatura política de la Guerra Fría, sazonada con recuerdos de la O.A.S., fuertes indicios del nacionalsocialismo, todos salpicados de alusiones al franquismo, al salazarismo y al régimen de los coroneles griegos.

También pude consultar el archivo de sus miembros y las tarjetas de miembros de ciertos ejecutivos de Aginter-Press, e identificar algunos nombres. Robert Leroy, Jean Vallantin, André Fontaine (2), Antoine Kilby, Guy Avesac de Casteran. Todos ellos habían escrito en la tarjeta de miembro "Ex O.A.S.". La mayoría habían sido paracaidistas, algunos habían anotado "Comités Tixier-Vignancour". En la ficha de Robert Leroy, leemos: "Antiguo miembro de las Waffen S.S.".

Orden y Tradición, cuyos estatutos fueron redactados en francés, portugués e inglés, mantuvo relaciones estrechas con la organización Ordre Nouveau –convertida en Faire front-, con su homóloga italiana Ordine Nuovo, que se había convertido en Ordine Nero (Orden Negra) y con otro Movimiento italiano de extrema derecha, Avanguardia Nazionale de Stefano delle Chiaie.
Título del boletín de Orden y Tradición: "Veritas Ubique". Su lema: "Es mejor encender una pequeña vela que maldecir la oscuridad“. Los boletines fueron impresos en Francia en Dieppe, por un impresor llamado Ruffel, rue de la Barre 58. Curiosamente, la sede francesa de Aginter-Press también se encontraba en Dieppe, rue de la République 53. El local pertenecía a Joseph Vannier.

Esto no es todo. El laboratorio fotográfico también se usaba para fabricar documentos falsos. En Caxias me mostraron las matrices usadas para imprimir tarjetas de identidad falsas, permisos de conducción falsos, falsos pasaportes franceses, y una increíble colección de matasellos franceses, españoles y portugueses para autentificar documentos falsos. Entre estos matasellos estaban los de la prefectura de Haute-Garonne, la de Orán, el servicio de pasaportes de la Prefectura de Policía de París, la Colegio de Abogados de Annecy, la compañía de seguros Le Monde-Vie, la subprefectura de Saint-Nazaire, la aduana de Alicante, las comisarías de policía de Port-Bou, Irun y La Junquera, la tarjeta de identidad de los periodistas franceses ... y varias firmas de diplomáticos franceses o de altos oficiales franceses.

Aginter-Press tenia corresponsales en Bonn, Buenos Aires, Ginebra, Saigon, Roma, Tel-Aviv, Washington, estocolmo y Taipeh.

Los contactos con la C.F.T.

Sobre los métodos de reclutamiento y funcionamiento de Aginter-Press, he aquí el testimonio de un antiguo corresponsal en Francia: "Después de entrar en contacto con la sede de Dieppe y su director, Joseph Vannier, al principio el candidato correspondiente tenía que realizar el trabajo habitual de cualquier editor de la agencia de noticias para proporcionar información. Esto es lo que más se pedía: información sobre las actividades de los comunistas y los izquierdistas. Después de un periodo de unos meses, si el candidato había satisfecho las expectativas, Aginter llevaba a cabo una investigación para asegurarse de sus convicciones anticomunistas. Si la investigación daba resultado positivo, el corresponsal recibía una tarjeta de prensa, registrada en Lisboa y que lleva su imagen, y se convertía "oficialmente" en un empleado de Aginter que cobraba un buen sueldo si era productivo. Después de unos meses y otra investigación más detallada, a veces se les proponía convertirse en "oficial de inteligencia". Se le proporcionaban entonces tarjetas de prensa falsas, documentos falsos, todos los documentos que pudieran ser necesarios para la misión que le fuese confiada".

Su trabajo se convertía en el de un típico espía. Lo mas corriente es que se convirtiese pura y simplemente en un colaborador de la P.I.D.E.: misiones en África, reclutamiento de mercenarios – e incluso convertirse el mismo en un mercenario.

En Francia, el corresponsal de Aginter, además de su trabajo en investigar la izquierda y extrema izquierda francesas, se encargaba de espiar a los emigrantes portugueses (casi un millón), en particular a los opositores al régimen de Caetano, a los dirigentes de la izquierda portuguesa en el exilio en Francia y sus relaciones con la izquierda francesa. Todo ello en estrecha colaboración con los agentes de P.I.D.E. infiltrados en la emigración portuguesa. También se mantenían buenas relaciones con el C.F.T. para supervisar las actividades sindicales de los trabajadores portugueses“

Infiltración e intoxicación

"En Angola y Mozambique", explica un oficial, "los hombres de Aginter tenían misiones de espionaje o de provocación. Algunos se habían infiltrado en los movimientos de liberación, otros en las tropas portuguesas. Una vez más, actuaron por cuenta de la P.I.D.E.". África era una de las principales áreas de actividad de Aginter. En los archivos de Caxias, el teniente Correia encontró una rica y abundante documentación, cuidadosamente actualizada y clasificada por país.

También me enseñaron una maleta. Contiene un viejo traje arrugado, instrumentos de navegación aérea y el cuaderno de bitácora de un avión ligero. En el cuaderno, donde se registran muchos vuelos en África, repetidamente señalé en el capítulo "Observaciones" la misma frase del piloto, un ciudadano estadounidense, que se queja de "tener que aterrizar y aterrizar en tierras mal preparadas". ¿Transporte de mercenarios o armas? ¿O ambos? "Todo es posible", dicen los colaboradores del comandante Serra.

Este verano Robert Leroy le dijo a un periodista italiano que había llevado a cabo "misiones de propaganda" de Aginter en América del Sur y África y que había realizado un trabajo minucioso en Tanzania, Rhodesia, Malawi y Mozambique, infiltrándose en los movimientos de liberación. "El proceso de intoxicación", explicó, "fue muy exitoso".

En el mismo Portugal los hombres de Aginter no estaban inactivos. Los documentos descubiertos en la sede de la agencia muestran que en la víspera del 25 de abril se estaban preparando dos "operaciones puntuales": un secuestro, que tendría lugar en un café de Lisboa, y un homicidio que se debía perpetrar en Villafranca de Xira, a treinta kilómetros de la capital.

El cerebro de esta curiosa construcción es Yves Guérin-Sérac, de cuarenta y ocho años de edad, alias Yves Herlou, alias Ralph Keriou, alias Yves Guillou. Grande –mide un metro setenta y ocho-, rubio, atlético, Yves Guérin-Sérac, ex capitán del ejército francés, pertenecía a la O.A.S. y fue condenado por ello por el Tribunal de Seguridad del Estado. Primer refugiado, al igual que muchos otros "oficiales perdidos", en España, se trasladó a Portugal, donde fundó, en 1966, con uno de sus amigos, Pierre-Jean Surgeon, Aginter-Press.

Hasta 1968 fue el cirujano Pierre-Jean quien asumió el papel de director, y luego Yves Guérin-Sérac se hizo cargo de la gestión de la agencia. Permanecerá al mando hasta la primavera pasada. Poco antes del golpe de Estado, sin duda avisado de los peligros que corría, abandonó Lisboa para irse a Barcelona. A continuación se supo de el en San Salvador y Venezuela. No sabemos dónde está hoy. "Trabajé tres años con Guérin-Sérac", ha declarado Robert Leroy a L’Europeo. "Es un oficial, un luchador, un derechista, un nacionalista, y también un idealista".

Más de cincuenta muertos

Este idealista, sin embargo, es considerado por tres magistrados italianos, el abogado D'Ambriosio y los sustitutos Fiasconaro y Alessandrini, como el cerebro del atentado que causó dieciséis muertos y cerca de un centenar de heridos en el banco de Agricultura, en la Piazza Fontana de Milán, el 12 de diciembre de 1969. Y es que la "trama negra" con la que la moribunda democracia italiana lucha cada vez más débilmente tiene sus ramificaciones más allá de los límites de la península, en Portugal, Alemania, Francia y Grecia. Y no son sólo unos pocos nostálgicos sangrientos del Duce los que actúan en la oscuridad, sino importantes políticos, una gran parte de los servicios secretos, oficiales, policías, carabinieri, agentes dobles, triples o cuádruples, profesionales en el uso de explosivos y las provocaciones, expertos en acción psicológica que sueñan con una dictadura estilo griego o chileno.

En esta increíble madeja de complots, provocaciones, ataques, ya no sabemos quién manipula a quién, por qué y cómo. Lo cierto es que durante cinco años los "nazifascistas" -como se llaman ellos mismos- han causado más de cincuenta muertos y varios cientos de heridos: dieciséis muertos, cien heridos en el Banco de la agricultura; ocho muertos y noventa y cinco heridos el 28 de mayo en Brescia; doce muertos y 40 heridos en el tren express Italicus Roma-Munich, incendiado en la noche del 4 de agosto mediante una bomba de magnesio. ¿Qué hilo negro conecta todos estos ataques? ¿Qué manos agitan delante de los ojos de los italianos inquietos o rebeldes los trapos ensangrentados y sucios del fascismo?

Valientes magistrados tratan de responder a estas preguntas en Roma, en Padua, en Milán. A pesar de todos los cambios, sanciones y amenazas, están progresando. Gracias a la información que han reunido, y gracias también al trabajo de una parte de la prensa italiana, hoy es posible desenredar unos cuantos hilos de la madeja.

Una infección del espíritu

1967. Los coroneles tomaron el poder en Atenas. Entre los primeros visitantes oficiales del nuevo Primer Ministro Pattakos estuvo Pino Rauti, fundador en 1956 del movimiento Ordine Nuovo, periodista del periódico romano de extrema derecha "Il Tempo". Considerado un "duro" en el MSI. Criticó violentamente a los líderes del partido que querían presentar candidatos para las elecciones parlamentarias: "La democracia", dijo, "es una infección de la mente". En Atenas, Pino Rauti también se reunió, en una oficina en la calle Panepistimiou, con el Coronel Agamemnon, del K.Y.P. (el servicio secreto griego). Eso no fue más que el comienzo. Kostas Plevris, jefe del sector italiano del K.Y.P., calculó cómo podía beneficiarse al máximo de Rauti y sus amigos.

A través de un funcionario de la Embajada de Grecia en Roma, el Dr. P ..., que hizo de intermediario, los fondos llegan de Atenas, y también las invitaciones: cientos de militantes fascistas italianos harán visitas turísticas a Grecia que se desarrollarán en un campo de entrenamiento en el norte del país. El 15 de noviembre de 1969, Ordine Nuovo se unió oficialmente al M.S.I. Pino Rauti se convierte en miembro del comité central del partido neofascista.

Hace seis meses se envió un importante documento al embajador griego en Roma. Se trata de una copia de un informe redactado por un agente griego en Italia y dirigido al Jefe del Gobierno de Atenas. Este informe revela que existen estrechos contactos entre los servicios secretos griegos y altos funcionarios italianos. Hay, en palabras apenas camufladas, una "acción" que debe llevarse a cabo. "El único punto de discordia se refiere a establecer las fechas exactas de la acción y esto porque, según los italianos, se encuentran en un nivel aún bajo de organización...". Como conclusión, el agente escribe: "Aumenta el número de ciudadanos que, en el plano exterior, exigen una mejora en las relaciones con Grecia y, en el ámbito nacional, desean orden y tranquilidad".

Como saben todos los provocadores, la mejor manera de aumentar entre la población la necesidad de orden y tranquilidad es simplemente crear problemas a ambos. Cuanto mayor es el desorden, mayor es la necesidad. En agosto de 1969, tres meses después de la llegada a Roma de este documento, diez ataques destruyeron instalaciones ferroviarias en el norte y centro de Italia. En diciembre, es la bomba de la Piazza Fontana en Milán. El mismo día, tres bombas más explotaron en Milán y Roma. La prensa se desata contra la extrema izquierda y exige más firmeza del poder.

Dos días después, Pietro Valpreda, beatnik y anarquista, fue arrestado y acusado del atentado a la Piazza Fontana, por la denuncia de un taxista que murió poco después, víctima de una "neumonía fulminante". Una curiosa maldición caerá sobre aquellos que podrían demostrar la inocencia de Valpreda: un testigo se suicida usando gas después de ser golpeado, otro vacía en el cuerpo más de la mitad de un cargador de una pistola automática, otros tienen accidentes de tráfico terribles. Hoy ha quedado establecida la inocencia de Valpreda y está en libertad. Pero sigue siendo acusado y será juzgado en lugar de los verdaderos responsables.

En todo este asunto, un hombre, ahora encarcelado en Italia, sabe mucho, pero que mucho. Su nombre: Guido Giannettini. De cuarenta y tres años, ex especialista en problemas militares en el periódico diario del M.S.I., "Il Secolo d'Italia", ahora trabaja para el S.I.D. (Servicio de Información y Defensa), que en Italia tiene las funciones de D.G.T., los Renseignements Généraux, el S.D.E.C.E. y el 2° Bureau. En ausencia de grandes ambiciones internacionales, los dos mil agentes del S.I.D. -incluidos doscientos oficiales de los tres ejércitos y de los carabinieri- se agolpaban e infiltraban desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha del espectro político nacional, espiando aquí, manipulando allí.

Une ceremonia religiosa

Hace una década, un comité parlamentario había revelado los curiosos métodos de trabajo del S.I.D. (que en ese momento se llamaba S.I.F.A.R.). Acusado de espiar y conspirar por su propia cuenta, el jefe del estado mayor General Di Lorenzo fue destituido y reemPiazzado por el almirante Eugenio Henke. Mientras tanto, Di Lorenzo fue elegido diputado de la M.S.I. En cuanto a los informes y expedientes que los diputados habían pedido fuesen destruidos, aún siguen encerrados en los archivos del S.I.D. Contienen información sobre todos los políticos, militantes de la extrema izquierda, sindicalistas, periodistas, magistrados, altos funcionarios, cardenales, obispos e industriales.

En esta madeja, ¿cuál es el lugar de Giannettini? Durante doce años ha recorrido todos los caminos del neofascismo europeo. En 1961 estuvo en España, donde participó en una ceremonia religiosa en el Valle de Los Caldos, acompañado por representantes del Estado Mayor Español de la Falange y algunos de los futuros líderes de la O.A.S. En 1962 se encontraba en los Estados Unidos, donde, impartió un curso de tres días a los estudiantes de la Escuela Central de Marina de Annapolis (Maryland) sobre "las posibilidades y técnicas de un golpe de estado en Europa". En 1964, participó en la creación de A.M.S.A.R. (Aparato Mundial Secreto de Acción Revolucionaria), financiado por los servicios secretos portugueses y españoles y por los neonazis alemanes. En 1965, organizó en Roma un seminario sobre la "guerra revolucionaria", que algunos consideraron el verdadero punto de partida de la "estrategia de la tensión".

Un informe de ciento cuarenta páginas, en manos de los jueces italianos, demuestra los vínculos que existen entre Giannettini y los principales líderes fascistas europeos. En 1972, durante las elecciones legislativas italianas, dirigió la agencia de prensa del M.S.I. No es todo. Porque los magistrados italianos han adquirido la certeza de que Giannettini es también un agente de la C.I.A. ¿Quién informa sobre quién? Difícil de saber.

El hecho es que en 1968 Guido Giannettini y Stefano delle Chiaie, de 31 años, jefe de Avanguardia Nazionale, acordaron infiltrar agentes provocadores en movimientos de extrema izquierda. Tienen un voluntario, Mario Merlino, un estudiante de letras y militante de Avanguardia Nazionale. Rápidamente, Merlino se unió al Círculo Libertario Michel Bakunin y luego, junto con otros anarquistas, fundó el Círculo del 22 de Marzo. A través de Merlino y Delle Chiaie, Guido Giannettini se mantiene informado de lo que se mueve en la extrema izquierda e informa a sus dirigentes de S.I.D.

El orden nacionalista

En abril de 1969 participó en la reunión de Padua durante la cual se tomaron varias decisiones importantes

  • emprender una campaña entre los oficiales para convencerlos de la necesidad y utilidad de un golpe de estado;
  • infiltrar organizaciones de izquierda y de izquierda para asegurar que se les atribuyan los atentados;
  • organizar atentados.

Al lado de Giannettini están Pino Rauti, el jefe de Ordine Nuovo, y el abogado de 34 años Franco Freda, ex líder de los estudiantes fascistas. Freda no oculta ser nazi. Para los conspiradores de Padua, el futuro está claro. A las dictaduras fascistas de España y Portugal se les ha unido Grecia. Italía será la siguiente. De los otros tres países, pero sobre todo, como hemos visto, de Grecia, llegan estímulos y apoyos. El orden nacionalista reinará mañana en toda Europa meridional. Especialmente a medida que la situación empeore. El clima social es explosivo. El gobierno está, una vez más, paralizado por su indecisión. No se puede imaginar un terreno más fértil.

En esa ciénaga Giannettini se mueve como un pez en el agua. El 17 de diciembre de 1969, cinco días después del ataque a la Piazza Fontana, escribió a sus superiores del S.I.D. una nota sobre los responsables y menciona los nombres de Mario Merlino, Stefano delle Chiaie, Yves Guérin-Sérac y Robert Leray. En esta retorcida maniobra de intoxicación, presenta a Guérin-Sérac como un ciudadano alemán, anarquista, e incluso afirma que ha tenido contactos con los chinos...

El “principe negro”

El S.I.D. sabe, por tanto, que Valpreda no tiene nada que ver con los atentados. También sabe que los verdaderos culpables son activistas de extrema derecha. Pero calla. No dice una palabra... Mudo, el S.I.D. es también sordo y ciego. De todas las tramas que se seguirán, se mantendrá informado casi día a día.

El 9 de marzo de 1971, la policía llevó a cabo treinta y dos registros en Génova, Nápoles, Bari y Roma. Entre los apartamentos registrados está el del "Príncipe Negro", Junio Valerio Borghese (3). Este sigue siendo un personaje tragicómico. Fascista desde la infancia, este descendiente del Papa Paul V, que fue campeón mundial de buceo en 1936 y después comandante de la X flota italiana y compañero del Duce, dirigió, en la época de la República de Salo, las brigadas negras encargadas de exterminar a los Partisanos. En 1948 fue condenado a doce años de prisión, que no cumplió. En 1967 creó el Frente Nacional. Entre los documentos incautados durante estos registros había planes, listas de nombres, códigos.

Estos revelan que un golpe de Estado, la Operación Antartida, casi tuvo lugar el 7 de diciembre de 1970. Aquella noche, las armas se distribuyeron en tres puntos de Roma a casi un millar de personas distribuidas en comandos, que debía ocupar la televisión, la radio y los ministerios. Se les había advertido: "El ejército y los carabinieri no se moverán”. En el último momento, la operación se canceló y las armas vuelven a sus cajas.

Una vez más, el S.I.D. no dice nada. Sin embargo, estaba al tanto de la Operación Antartida. El experto que había previsto los planes para atacar Roma no era otro que su agente, Giannettini. Otra vez él. En cuanto al príncipe Borghese, asustado por estas revelaciones que amenazaban con llevarlo a la cárcel, huyó a España.

Se le volverá a encontrar sin embargo en otro complot, descubierto a finales del año pasado, el de la Rosa dei venti (Rosa de los vientos, el símbolo de la OTAN –AyR). Fue él quien convenció al industrial retirado Andrea Mario Piaggio, de setenta y tres años, uno de los diez industriales más ricos de Europa, para pagar ciento ochenta millones de liras a los conspiradores de la Rosa dei venti (4). Con el apoyo de Ordine Nuovo y Avanguardia Nazionale, un Comité de Acción para el Renacimiento Nacional y un grupo llamado Los Justicieros de Italia se preparan para tomar el poder. Su programa: el de la República de Salo, ni más ni menos. El medio: cuatro comandos de doscientos cincuenta hombres, el apoyo del ejército y los carabineros.

“Los gatos mojados”

El complot es aplastado. Varios oficiales superiores son acusados. Entre ellos estaban el teniente coronel Amos Spiazzi, encargado del espionaje en el extranjero en la región de Verona, y el general de brigada Ricci, que mandaba la región militar de Salerno. Pero no fue hasta finales de junio que Ricci fue puesto a disposición judicial, gracias a la obstinación del juez Giovanni Tamburino, que estaba a cargo del caso Rosa dei venti.

En esto, una vez más, el S.I.D. estaba al corriente -y por buenas razones. Pero el asunto es tan grave que en julio su director, el general Micelli, que había sucedido al almirante Henke, es reemPiazzado por el general Mario Casardi y las fichas con datos de las personalidades políticas son quemadas.
Entre tanto, otro complot fue descubierto y aplastado. El responsable es un aventurero de cuarenta y nueve años, Carlo Fumagalli. Ocupación: ladrón de coches. En 1943, en Valtellina, creó un grupo de Partisanos "autónomos y apolíticos", los Chats-Huants de la Valteline, y luego trabajó en los servicios especiales del Ejército Americano, lo que le valió la Estrella de Bronce. Se dice que detrás de su grupo de partidarios se ocultaba un canal destinado a hacer que los judíos de Italia fueran a Suiza. También se dice que robó a los judíos de todas sus posesiones y los entregaba entonces a los alemanes para borrar las huellas ...

En 1962, creó el Movimiento de Acción Revolucionaria (M.A.R.). Sus principales objetivos eran obtener la autonomía de su región (Lombardía), luego luchar contra los más privilegiados, y finalmente establecer en Italia una república presidencial. Sus medios: el explosivo... Las torres de alta tensión vuelan en los valles del Valteline son responsabilidad de Fumagalli. El comercio de armas con Suiza sigue siendo Fumagalli. En 1970, planeaba atacar cuarteles, rechazar la responsabilidad de los ataques acusando a la extrema izquierda, todo para convencer al ejército de que saliera a la calle. Habla con los oficiales. El periodista del "Corriere della Sera", y agente del S.I.D., Giorgio Zicari, era persona de su confianza.

El 8 de marzo presentó su proyecto a los representantes de una docena de organizaciones reunidas en Milán. Un mes más tarde estalló el primero de una serie de cientos de atentados. En busca y captura, Fumagalli se pasa a la clandestinidad. Se quedó allí un año antes de ser absuelto por la corte de Lucca. El S.I.D. no dijo una palabra de lo que sabía. En marzo de 1974, Fumagalli asistió como invitado a la creación de una rama de Ordine Nero en Cattolica, al sur de Rimini. Allí están también los líderes de Ordine Nero, Mario Peccoriello, Ricardo Occasio, Clemente Graziani, ex conspirador de la Rosa de los Vientos. Objetivo de Ordine Nero: ser el sucesor de Ordine Nuovo, disuelto el 23 de noviembre de 1973. "Sembrando el terror entre los antifascistas mediante las bombas, se crearía una situación de violencia, según los métodos de la gran e inolvidable O.A.S.”. El Congreso es también una conferencia en la cumbre, ya que Furnagalli también planeaba un golpe de estado. Se decidió la fecha: el 10 de mayo de 1974.

El 9 de mayo, a las 2 de la madrugada, fue arrestado. Un verdadero arsenal fue descubierto en el coche de uno de sus amigos. Esa misma noche, los asesinos de Fumagalli iban a matar a políticos; sus dinamiteros tenían que hacer saltar por los aires diques, vías férreas, carreteras; comandos debían disparar con ametralladoras contra una reunión del P.C.I. "Esta vez", dijo un experto, "hemos estado cerca de una masacre".

“Mi segunda resistencia”

La última conspiración (hasta la fecha) hizo menos ruido. A principios de este mes, sólo 40 personas, entre ellas varias figuras prominentes, fueron procesadas por haber participado en la preparación de un golpe que debería haber estallado el 2 de junio pasado.

Entre las figuras prominentes acusadas: Edgardo Sogno, Consejero Nacional del Partido Liberal. Este último, que pasó a la clandestinidad después de ser inculpado, dijo: "Comienzo mi segunda Resistencia. Es indispensable oponerse a la acción comunista, que tiende a hacer de Italia una democracia popular, la expresión liberal, con vistas a constituir en el Estado el equilibrio esencial de una democracia occidental”. El sueño de Edgardo Sogno, admirador del general de Gaulle, es una república presidencial. "De todas las tramas que se han desenmascarado", dice un periodista italiano, "esta era el más realista”. Edgardo Sogno, de hecho, no es un aventurero, ni un nostálgico de la retro-política. Agregado militar italiano en la O.T.A.N. en la década de 1950, fue cónsul general de Italia en Francia, y después embajador de Italia en Rumania. “Sogno ha permanecido irremediablemente prisionero de su anticomunismo visceral", dijo el diputado socialista Renato Ballardini.

La C.I.A., en cualquier caso, parece depositar grandes esperanzas en este diplomático con el cabello limpio. Varios agentes de los Estados Unidos asistieron a la reunión celebrada el 27 de septiembre de 1970 en una villa cerca de Varese. Asistieron a la reunión Edgardo Sogno, un magistrado superior, un banquero y varios políticos. La mayoría pertenecían, como Edgardo Sogno, a organizaciones de resistencia anticomunista.

Por supuesto, todos estos elementos no son suficientes para disipar la oscuridad que rodea a la "trama negra". Pero el trabajo del fiscal D'Ambrosio y los suplentes Fiasconaro y Alessandrini, encargados de la investigación del ataque al Banco de Agricultura en Milán, revelaron algunos vínculos interesantes. En abril de 1971, dos de los responsables del ataque fueron arrestados: el abogado Franco Freda y el librero-editor Giovanni Ventura. Otros dos hombres son acusados, Pino Rauti y Guido Giannettini.

Con los servicios secretos franceses

El primero se aprovecha de su libertad temporal para presentarse a las elecciones. Elegido bajo la etiqueta de M.S.I., solicitó la inmunidad parlamentaria. Pero, tras el ataque de Brescia, la inmunidad parlamentaria de todos los diputados M.S.I. se levanta.

En cuanto a Guido Gianettini...

Cuando, el 15 de mayo de 1973, a las 10 de la mañana, los magistrados llaman a su puerta, Giannettini ha desaparecido desde hace un mes. Huyó a París, donde permaneció en el Hotel Claridge. La petición de busca y captura de la Interpol no parece preocuparle: "Me beneficié de la protección de los servicios secretos franceses", dijo a Europe. Pero, liberado por sus superiores, que lo encuentran demasiado engorroso, Giannettini lo acaba siendo rápidamente también por sus "amigos" franceses. El 24 de junio de 1974, dejó París para España y los Estados Unidos.

Fue encontrado un poco más tarde en Buenos Aires, donde, después de un mes de viaje, fue a las autoridades consulares italianas. Lo que se oculta esta sorprendente rendición es desconocido. Cuando es interrogado por los magistrados, se refugia detrás de su papel de oficial de inteligencia. "Sólo estuve en las conspiraciones para informar al superior”. Podemos dudarlo. De acuerdo con las revelaciones de un ex agente secreto español a la prensa italiana, un documento de la Dirección General de Seguridad en Madrid dirigido al Ministerio de Defensa en Roma informa que Giannettini, en julio y octubre de 1973, hizo tres viajes a Alicante, España. Tres viajes durante los cuales habría estado en contacto con Harmut von Schubert, director de una extraña agencia de "mercenarios provisionales" llamada Paladin. Encargado de reclutar y emplear espías, asesinos y mercenarios, en su nombre o en nombre de los servicios secretos discretos, Paladin que hasta hace poco tenía su sede en París, ha transferido sus actividades a Alicante.

Por anuncios clasificados

Según algunos militares portugueses, Paladín podría ser el "ala armada" de Aginter-Press para ciertas operaciones. Pero es aún más sorprendente. Un magistrado, el juez Sica, abrió una investigación contra Paladin, sospechoso de complicidad con los autores de un atentado mortífero contra el aeropuerto de Fiumicino. Según los documentos del juez, el atentado del 17 de diciembre de 1973, que mató a 32 personas y fue atribuido a una organización palestina, habría sido preparado en Alicante, sede de Paladín.

Fundada en 1970 por Gehrard Harmut von Schubert -que era el adjunto de Johannes von Leers, ex jefe del departamento de propaganda en el ministerio de Goebbels- Paladin no duda en reclutar mediante pequeños anuncios clasificados más bien explícitos, como este, publicado en el International Heraid Tribune del 23 de junio de 1971: "El grupo Paladin necesita: un piloto, un comandante de barco, un navegante, tres especialistas en explosivos, dos expertos en camuflaje, dos especialistas en el idioma vietnamita, dos especialistas en chino”. Se advierte a los candidatos que sus misiones pueden ser peligrosas y que pueden llevarlos detrás del telón de Acero o de Bambú. Las propuestas deben dirigirse a G.H. y. Schubert en Alicante o a otra dirección en Zurich.

Más increíble aún. Varios magistrados italianos han encontrado curiosas conexiones entre hombres y organizaciones de extrema derecha y representantes de ciertos países árabes. Así, el representante en Roma de Al Fatah y la OLP, Naiil Zwaiter, asesinado el 16 de octubre de 1972 sin duda por los servicios secretos israelíes, frecuentó con asiduidad a los dirigentes de la organización derechista Lotto de Popolo (L. d P.), que cambió su nombre a Organización de Lucha Popular (PLO).

La PLO tenía estrechos vínculos con Jeune Europe, dirigido por Claudio Orsi, sobrino del general Balbo y amigo personal de Franco Freda, abogado dinamitero de la Piazza Fontana. Ese es el mismo Freda que organizó el primer congreso italiano de la organización Al Fatah en marzo de 1969 en la sala Gran Guardia de Padua. Cuando Freda fue acusado y arrestado, varias organizaciones de estudiantes árabes publicaron un folleto en Roma pidiendo su liberación y proclamando: "Viva Fredà, valeroso luchador de la revolución palestina".

Otro detalle inquietante es el hecho de que la Asociación Italia-Libia está presidida por Claudio Mutti, un profesor rumano de veinte años de edad, traductor de Corneliu Zelea Codreanu, líder de los fascistas rumanos entre las dos guerras. Claudio Mutti está ahora en prisión, acusado de actividades subversivas fascistas.

Entre los responsables de la organización está Aldo Galba, de treinta y cinco años, amigo de Claudio Orsi, ex líder de los comités por la liberación de Freda. El primer punto preocupante es que en septiembre de 1972 agentes del gobierno libio asistieron al primer Congreso de la extrema derecha europea en Munich. Francia fue representada por una Ordre nouveau. Jean-Marie Le Pen era responsable de la seguridad de la organización.

Por supuesto, todos estos elementos dispersos no constituyen una prueba y, antes de hacer acusaciones específicas, los jueces italianos están tratando de evitar una posible manipulación en este flujo de información. Hoy en día, sin embargo, algunos magistrados están convencidos de que el financiamiento de la extrema derecha italiana no proviene únicamente de los propietarios de azúcar o de petróleo, sino quizás también de un país árabe que vé en el antisemitismo de los neonazis italianos un eco de su antisionismo.

Con o sin los dólares del desierto, ¿hasta dónde irán los "nazifascistas"? Ayer su país era la última orilla a conquistar en un mar lleno de dictaduras. Hoy, Caetano cayó, los coroneles griegos han sido derribados y en España, después de Franco, todo puede suceder. En una Italia en crisis, que los Marcos de Helmut Schmidt no rescatan, el P.C. está a las puertas del poder, dispuesto a sentarse junto a los hombres de la democracia cristiana. "Esta es nuestra única oportunidad de evitar el fascismo", dicen algunos. “Si el PC llega al poder, dicen los otros, ocurrirá lo mismo que en Chile tres meses después".

Una cosa es cierta: los obstáculos al trabajo de los jueces, la pasividad de los servicios secretos, parte de los policías y la mayoría del ejército ante la agitación "nazifascista", la presencia de la CIA y el enjambre de organizaciones de extrema derecha no son señales tranquilizadoras.

NOTAS

(1) Ver "Los archivos de los torturadores"Le Nouvel Observateur del 2 de septembre de 1974.

(2) No hace falta decir que este no es nuestro colega de Le Monde.

(3) Muere el 26 de agosto de 1974. En su funeral, el lunes 2 de septiembre en la iglesia de Santa Maria Maggiore en Roma, varios cientos de personas con una camisa negra desfilaron ante su ataúd, haciendo el saludo fascista.

(4) Piaggio fue detenido el 23 de agosto de 1974, acusado de "participación en una asociación subversiva" y de "conspiración política".

ECONOMÍA

PUBLICACIONES