-

Noticias Amor y Rabia

Las mentiras de la c r i s i s*

Published on: domingo, 25 de junio de 2017 // ,
 


Cuando veas, lector, que los Ejecutivos o Administradores del Capital o Estado y los servidores de los Medios, le cogen gusto a un término y dan en usarlo a troche-moche, ya puedes sospechar que ahí se encierra algún truco, tergiversación o disimulo, importante para el Poder, que sólo por la mentira puede sostener la fe que necesita. Y no es que eso de la crisis y el estar en crisis sea cosa de ayer, pero, a lo que oigo, está muy al día, ya sea en el pulso económico o ya en debates de políticos.

Han tomado el uso del término de la vieja Medicina, donde el curso de la pulmonía, por ejemplo, entraba en crisis o alcanzaba el momento crítico, tras el cual o el paciente fenecía o la enfermedad se daba por derrotada; y así, lo que quieren hacer creer es que estamos en un trance decisivo, en el que la marcha de las finanzas y la consiguiente gestión de nuestras vidas toca un máximo de peligro que, una vez superado, permita que las cosas sigan progresando normalmente.

Tal es la doble función política de la Crisis: por un lado, entretener al personal alarmándolo un tanto con algo que pueda amenazar a la Administración y a su ordenada felicidad, esto es, llenar el tiempo vacío, el aburrimiento que cría la fe en el Futuro y en que no puede hacerse más que lo que ya está de antemano hecho; y eso, por otro lado, con la sugerencia de que es sólo una crisis, tras la cual, ya pasada, vuelva la normalidad, que por el pasajero peligro se habrá hecho más amada de los fieles.

Pero 'crisis' también quería decir 'juicio'; y los ejecutivos de Dios, dispuestos a contar Futuros y a que Estado y Capital pasen cualesquiera crisis y avatares, menos la última crisis o Juicio Final, no saben que la mentira se juzga y condena a sí misma, y consigo condena a los "los fabricantes y atestiguadotes de falsedades" a una crisis definitiva.

Medios y fines [1]

… En todo este barullo mediático de la Crisis, parece que cuando se habla del Dinero, (me refiero a ese flujo inmaterial que puebla las pantallas cibernéticas de las Altas Finanzas, no a las moneditas, querido lector, que en tu bolsillo tintinean), que se estuviera hablando de algo palpable y separado de su movimiento y manejo. Hay una pretensión mentirosa en separar los medios de los fines. En contra de lo nos hacen creer, no es que los medios sean para los fines, sino que los fines están en los medios ya, por ejemplo, las pistolas, los automóviles… tienen en sí mismos su fin, y por tanto los que pretenden manejarlos o conducirlos se quedan un poco sin oficio, más que el de servidores: servidores de la pistola, servidores del automóvil.

Seguramente muchos habrán sospechado esto por lo bajo y se lo habrán declarado más o menos: si efectivamente las cosas están cargadas de sus fines —de por sí—, entonces la pretensión del manejo o conducción desde fuera de la cosa es más que dudosa, vana: se descubre que los hombres, los dirigentes no son quienes para eso, para inventar ellos los fines y imponérselos a las cosas puesto que las cosas están ya cargadas de fines, ellas de alguna manera hacen lo que tienen que hacer, a lo que están destinadas, y el conductor, el pistolero, el banquero… pues sí, pueden formar parte del asunto pero como servidores; como servidores de las cosas para esos fines. Este es el tipo de descubrimiento en el que quería insistir. Más bien que el que rechacemos la visión reinante de los fines con respecto a los medios y metamos los medios los fines, eso implica que los pretendidos manejadores o conductores no son más que instrumento de las armas para estos fines.

Acudiendo a la actualidad más inmediata, la llamada Crisis económica, fijaos el empeño que tienen los dirigentes, políticos, filósofos, etc., por ejemplo en la Política de los políticos, como caso más inmediato, en presentar la visión contraria, según la cual los hay, sujetos, coscientes, voluntarios, allá arriba que son los que manejan las cosas de la Economía en primer lugar, del resto de la Política en segundo lugar, es natural: cuanto más hay peligro de descubrir que los hombres no son quienes para manejar nada, que las cosas tienen su fines en sí mismas, cuanto más eso corre peligro de descubrirse tanta más necesidad hay de engañar, es decir, de insistir en la visión contraria y exaltar la misión subjetiva, cosciente, voluntaria, desde arriba, de los que pretenden ser conductores o manejadores de las cosas. Supongo que se entiende bien, esto es una ley de pura economía de la información: cuanto más peligro corre de descubrirse una mentira de las que reinan, tanto más los dirigentes y sus Medios tienen que lanzarse a sostener la creencia contraria, la creencia que dominaba.

Si lo aplicamos al tema tan airado por los Medios de la Crisis Mundial: la famosa crisis económica o financiera que tanto nos ha entretenido durante estos meses pasados y nos seguirá entreteniendo, no debe estrañarnos el empeño en recalcar a las poblaciones de televidentes que por allá Arriba saben: que los Directores de las Bancas, que los Regentes de la Bolsa, que los Ministros de la Hacienda, de un sitio o del otro, saben de qué se trata y que por tanto toman medidas, y hacen declaraciones, declaraciones de conciencia del asunto, y dan órdenes destinadas a modificar o paliar la Realidad de la supuesta Crisis económica.

Bueno, pues supongo que algo recelabais por lo bajo, con eso que nos queda de pueblo-que-no-existe y que está siempre atento haciendo su política contra los políticos; sospechabais que todo eso es fifa, bambolla; bambolla necesaria para engañar, para entretener a través de los Medios.

Ni Banqueros ni Financieros ni Ministros tienen miedo de las cosas que dicen que tienen miedo: tienen un miedo mucho más profundo que es justamente el miedo de descubrir que el Dinero se mueve por sí solo, y que por tanto ellos son unos monigotes. Éste es el miedo de verdad y el que os traía con este ejemplo de lo que antes os decía en general.

Efectivamente lo mismo que hemos dicho de pistolas o de automóviles, pero todavía en grado más alto, del Dinero —cosa de las cosas; la cosa por excelencia— tiene naturalmente sus fines en sí mismo: como que está costituido por sus fines, como que no hay Dinero de verdad poderoso más que el Dinero Futuro, el que depende justamente de su fin, el que camina a un fin con su crédito, con su Fe; y por tanto, claro está, que Él sabe lo que hace, el Capital sabe lo que hace.

Pero, hay un miedo por parte de las personas, y especialmente de las personas ilustres y destacadas, hay un miedo de descubrir que ellos ahí son unos monigotes, que ni saben lo que pasa con la Crisis, ni saben de dónde viene, ni saben siquiera qué quiere decir la tal Crisis, ni saben de las causas por las que ha empezado ni de los medios por los que se puede cortar, pero que tienen que hacer como que sí. Cuanto más es el peligro de descubrir la condición de monigotes de los hombres, tanto más los hombres tienen que apresurarse a sostener lo contrario y a lucirse mucho y a sacar muchos nombres y muchas opiniones en el mismo sentido.

… Pero tú y yo, no nos dejemos entretener por el miedo a perderse de los que creen que tienen algo que perder.


Nº 83-84 - DICIEMBRE 2008


* Las peculiaridades ortográficas de este texto se deben al deseo del autor de ser fiel a la lengua hablada en contra del sometimiento a las normas de la escritura.

[1] De la Tertulia Política del Ateneo de Madrid.

Agustín García Calvo, pensador, gramático, lingüista, poeta, dramaturgo… Sus intervenciones críticas han sido, desde los orígenes de la revista, una constante intermitente en Archipiélago (1988-2008).

6 mentiras que nos colaron sobre Franco

Published on: domingo, 11 de junio de 2017 // , ,
 

1- «Franco evitó a España entrar en la Segunda Guerra Mundial.»
Quizás una de las mentiras sobre el Caudillo más extendidas. Lo cierto es que Franco estaba dispuesto a dar su apoyo a los nazis en el conflicto bélico, pero sus pretensiones territoriales fueron demasiado para Hitler, que rechazó su ayuda, al considerar que era un precio demasiado alto a pagar. Además, muchos expertos consideran que España estuvo implicada en la Segunda Guerra Mundial al enviar a casi 50.000 personas a la División Azul, a luchar al frente ruso al lado de los nazis.

2- «Toda mi vida es trabajo y meditación.»
Franco se presentaba a sí mismo como un asceta y persona poco amante de los lujos. Lo cierto es que era un amante de golf, la caza y dar paseos en yate, actividades muy diferentes a las que decía practicar en sus momentos de ocio.

3- «En el régimen de Franco no había corrupción.»
Todo lo contrario, según los historiadores, Franco desvió parte de los recursos conseguidos por su bando durante la Guerra Civil a su patrimonio personal. La operación no le fue nada mal, ya que en 1940 tenía un patrimonio que hoy sería de unos 400 millones de euros.

4- «Con Franco no había paro.»
Otra de las frases que no paran de escucharse en tiempos duros como estos. Si bien la tasa de paro no era tan alta como la de hoy día, es una cifra muy engañosa y en la que no se tienen en cuenta muchos factores, como la población activa y las personas en edad de trabajar, cifras que hoy hubieran supuesto que las cifras durante la dictadura fueran mucho peores de lo que hoy día parece que son.

5- «Franco salvó a los judíos.»
Solamente cuando cayó Mussolini, Franco comenzó a mostrar cierta tolerancia con este pueblo. Franco no los acogió en España, sino que permitió su paso por el país y no con pocas restricciones.

6- «Con Franco no había gente en las cárceles.»
Un fake que circula por Facebook apunta que durante el régimen apenas 8.000 personas poblaban las cárceles Españolas. Lo cierto es que durante el régimen la población reclusa en el país llegó a ser de más de 100.000 personas, muchos de ellos por motivos políticos. Además, eran relativamente frecuentes las ejecuciones, sobre todo durante los primeros años de dictadura.

Comunicado sobre Rojava de la Anarchist Federation

Published on: viernes, 2 de junio de 2017 // , , , , , ,
TODO ES MENTIRA
Análisis de la llamada "revolución" en el Kurdistán sirio, y el papel del PKK y sus comparsas, comparando la realidad con la retórica

Este comunicado trata de la situación en la que la Devrimci Anarşist Faaliyet (DAF, Acción Revolucionaria Anarquista) participa en la frontera turco-siria haciendo frente al ISIS. Es una lucha que, si se pierde, dará lugar posiblemente a una mayor represión y tiranía que la que los trabajadores en la región han de hacer frente actualmente, tanto en los pueblos como en el campo. Es también una situación en la que la conciencia de clase y la lucha de clases ha de permanecer como base de las respuestas que den los anarquistas. Los anarquistas están luchando sobre el terreno  en una situación lejos de ser ideal, debido entre otras cosas a que las fuerzas de los estados de Siria, Turquía, Irak, Iran y los EEUU tambien dicen combatir al ISIS. Nosotres continuamos ofreciendo solidaridad en la práctica a través de la Internacional de Federaciones Anarquistas (IFA/IAF). También ofrecemos nuestro propio análisis de la situación.
La Anarchist Federation está muy al tanto del apoyo que muches anarquistes, incluyendo les que se definen a si mismos como anarcocomunistas, anarcosindicalistas y anarquistas de lucha de clase, están ofreciendo a la "Revolución de Rojava". Esto incluye alabar al PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán) como un partido que de alguna forma se ha transformado de un partido nacionalista autoritario en un catalizador cuasi anarquista de la revolución social en la región, describiendo la situación en Rojava de manera similar a la situación revolucionaria en España en 1936 (asi lo hacen David Graeber, así como Derek Wall de la izquierda del Green Party).



Quienes quieran permanecer fieles a sus principios y mantener la serenidad, han de examinar los hechos. El PKK al fundarse adoptó una posición nacionalista de izquierdas. Este izquierdismo era en buena parte de tipo estalinista. En 1984 inició una lucha armada contra el estado turco. Con la captura de su lider Abdullah Oçalan por el estado turco empezó un nuevo periodo en la evolución del PKK. De la misma manera que ocurre con los líderes de otros partidos de la misma calaña, Ocalan era y es visto como una figura carismática hacia la cual los mandos y las bases del partido han de prestar obediencia. Oçalan es descrito como "el sol" en torno al cual se mueven las diferentes organizaciones políticas y militares del partido. Esta situación no ha cambiado tras la aparente adopción del municipalismo confederal de Murray Bookchin. De manera deliberada, Oçalan se ha modelado a si mismo siguiendo el ejemplo del culto a la personalidad de Stalin. Tras el colapso de la Unión Sovietica y sus satélites, Oçalan y el PKK empezaron a maniobrar y cambiar posiciones, al no poder seguir orientándose hacia el desacreditado capitalismo de estado.
Cuando las fuerzas militares del PKK fueron obligadas a trasladarse a la frontera con Siria, tuvieron que hacer frente a problemas con los campesinos de la zona, muchos de los cuales seguían teniendo creencias religiosas musulmanas y rechazaban el izquierdismo de Oçalan. Esto llevó a Oçalan a hablar del Kurdistán como "la cuna del Islam internacional". Al mismo tiempo el PKK estableció una alianza tácita con el regimen sirio de Assad, enemigo del estado turco.



Oçalan llevó a cabo entonces un nuevo giro y pasó a  hablar de convertirse en el "aliado más poderoso" de Turquía, y que "la guerra en torno a fronteras y clases ha llegado a su fin". Cuando fracasó en impresionar con ello a quienes le habían encarcelado, Oçalan dió otro giro y recomendó leer a Bookchin y practicar sus ideas (1). Esto dió lugar a una intensa campaña de marketing por parte del PKK hacia los izquierdistas y anarquistas occidentales para lograr apoyo y aliados.
Dejando de lado la extraña ocurrencia del PKK, tras décadas de nacionalismo estalinista, de convertirse de la noche a la mañana en una especie de organización favoreciendo el municipalismo libertario de Bookchin, ha de señalarse que esto no surgió en las bases del PKK sino que fué llevado a cabo por Oçalan y la estructura de mando del PKK. De hecho, aunque Oçalan y el PKK se presenten a si mismos como renacidos libertarios, ha de recordarse que el PKK, mientras se presenta en occidente como defensor de la democracia directa y del laicismo, al mismo tiempo defiende la creación de Congresos del Islam Democratico para integrar a los islamistas en su seno y dar una legitimidad al PKK desde el punto de vista religioso. También esto se puso en marcha por indicación de Oçalan. En una carta de Oçalan enviado a los Congresos del Islam Democratico se refirió a sus "hemanos creyentes" y llegó a decir que "no podemos ser definidos siguiendo conceptos occidentales como comunismo y ateismo". A continuación habla de manera favorable sobre la islamización del Kurdistán. ¡Esto es lo relacionado con el secularismo!



En lo que respecta a cambios de algún tipo en la estructura del PKK para transformarla de una estructura extremadamente centralizada con Oçalan en la cúspide de la pirámide a una organización federalista libertaria controlada por sus miembros, no hay evidencia alguna de que esto haya ocurrido. El "Confederalismo Democrático" del PKK es descrito por Oçalan como "un sistema que tiene en cuenta las diferencias religiosas, étnicas y de clase en la sociedad", en otras palabras no se cuestiona en absoluto la sociedad de clases. El Koma Civakên Kurdistan (Grupo de Comunidades en Kurdistán, KCK), organización fundada por el PKK para poner en práctica el programa del Confederalismo Democrático, defiende la propiedad privada en su Contrato (el documento clave de dicho programa). Esto tiene lugar en el Artículo 8, "Derechos políticos personales y políticos y libertades". La Sección C del Artículo 10, "Responsabilidades básicas", define las bases constitucionales de un servicio militar obligatorio: "En caso de guerra en legítima defensa, como un requisito del patriotismo, hay una responsabilidad de participar de manera activa en la defensa de la patria y de los derechos básicos y libertades".
Zafer Onat, un comunista libertario de la región, destaca que "mientras el Contrato afirma que su objetivo no es hacerse con el poder político, también queda claro que la destrucción del aparato del estado tampoco (es) su objetivo, lo que quiere decir que su objetivo es una autonomía en el seno de los estados-nación ya existentes. Si se contempla el Contrato en su conjunto, el objetivo que se ofrece no vá más allá del sistema democrático burgués que es llamado confederalismo democrático".
Los anarquistas pueden acordarse del Libro Verde de Gadafi, que retoricamente tenía un lenguaje mucho más radical, cuando dice: "Todo lo que tienen que hacer ahora las masas es poner fín a todas las formas de dominio dictatorial en el mundo actual, a todas las formas de lo que falsamente se califica de democracia -de los parlamentos hasta las sectas, la tribu, la clase y el sistema de partido único, bipartidista y multipartidista... No hay democracia sin congresos y comités populares por todas partes... Democracia es el control del pueblo para el pueblo". ¿Pero alguien cree seriamente que eso se llevó a cabo bajo el régimen represivo de Gadafi?
La rebelión conbtra el régimen de Assad significa que en el curso de los acontecimientos, el régimen cesó las hostilidades contra la sección siria del PKK, el PYD (Partido de la Unión Democratica). Esto tuvo lugar para poder concentrarse en la lucha contra sus oponentes, el Ejército Libre Sirio (FSA). ¿Hasta que punto pueden tomarse en serio las afirmaciones de que está teniendo lugar una revolución en la parte kurda de Siria?



Tenemos que tener claro que el PYD ha creado una estructura parlamentaria, la Autoadministración, que controla junto con los partidos con los que está aliado. Esta aprobó una ley de reclutamiento en julio que exige a las familias de la región mandar a uno de sus hijos de entre 18 y 30 años de edad a formar parte del cuerpo de defensa del PYD durante un periodo de seis meses, ya sea de manera continua o intermitente a lo largo de un año. "No cumplir" dicha ley está castigado de la forma estipulada en dicha ley. La ley se aprovó sin consultarse ninguna de las formaciones políticas en Rojava y de manera explícita pone a los kurdos en los grupos armados bajo el control total del YPD. Al mismo tiempo el PYD se relaciona con otras formaciones políticas kurdas en Rojava de manera totalitaria y autoritaria, apoyándose en el uso de la fuerza de las armas. Las marginaliza y se niega a permitir que formen parte de cualquier proceso de toma de decisiones.
Las llamadas asambleas cantonales y las organizaciones de base están controladas por el PYD y la autoadministración no puede ni aprobar ni bloquear las decisiones tomadas por dichos organismos. No hay democracia durecta alguna, ya que los trabajadores y campesinos no controlan dichos organismos. Al mismo tiempo no se ha creado ninguna milicia genuina de trabajadores y campesinos, todos los grupos armados están bajo control del PYD. Es más, no hay socialización y colectivización de la tierra y los puestos de trabajo, como ocurrió por ejemplo en España en 1936. La campaña de marketing del PKK/PYD ha presentado la situación de Rojava como de una revolución progresista, pero las clases obrera y campesina carecen de organizaciones autónomas. Aunque hay una cuota de representación del 40% de mujeres en esos consejos/comunas/comités locales, puede verse si lo contemplamos en su conjunto que las estructuras locales de hecho no son muy diferentes de los consejos municipales occidentales, donde actual siguiendo su papel de estado local en apoyo y conectado con el estadoy  parlamentos centrales. De hecho, mientras algunos comparan la "Revolución de Rojava" con la España de 1936 una analogía mejos serían quizás los Bolcheviques de 1917 que muchos anarquistas apoyaron, tanto internacionalmente como dentro de la propia Rusia, al confundirlos equivocadamente con una verdadera fuerza revolucionaria.
En cuanto a los grupos armados de mujeres, aunque hay sintomas de influencias feministas en su seno, ha de recordarse que los grupos de combate femeninos estás segregados de los grupos de combate masculinos. Tanto Gadafi como Sadam tenían brigadas militares de mujeres, pero eso no quiere decir que hubiese una liberación de la mujer en Libia o Irak. De manera similar, las brigadas militares de mujeres existen en Iran sin que haya rastro de liberación de la mujer. A este respecto, el ISIS tiene brigadas compuestas sólo por mujeres, llamadas al-Khansaa y Umm al-Rayan.



Como dice Zafer Onat, "ante todo hemos de ser capaces de identificar en el proceso de Rojava características progresistas como un salto importante hacia la liberación de la mujer, que se está intentando establecer una estructura laica, favorable a la justicia social y de un pluralismo democratico, y que otros grupos étnicos y religiosos pueden participar en la administración. No obstante, el hecho de que la nueva estructura no busque acabar con la propiedad privada, o lo que es lo mismo las clases sociales, el mantenimiento del sistema tribal y el reparto de la administración entre los líderes tribales demuestra que no se pretende eliminar las relaciones de producción de corte capitalista y feudal, sino según sus propias palabras 'la construcción de una nación democratica' ".
Como dice el anarquista sirio-kurdo Shiar Neyo, "desde el punto de vista del PYD, esta era una oportunidad dorada de imponer su autoridad y extender su esfera de influencia en las áreas kurdas de Siria. Este pragmatismo político y ser de poder son los dos factores importantes para poder entender los tratos del partido con el régimen, la revolución, el FSA e inclusos los mismos kurdos. Y también ayuda a entender muchos fenómenos que aparentemente confunden a muchos comentaristas y analistas, como la supresión por fuerzas del PYD de activistas independientes y quienes critican las políticas del partido, siguiendo el modelo del régimen Baathista. Como ejemplo puede nombrarse la masacre de Amuda en Julio de 2013, en la cual las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) abrieron fuego contra manifestantes desarmados, o el cierre de la nueva radio independiente Arta en febrero de 2014, bajo el pretexto de que 'no tenía licencia'. Los miembros del PKK también han atacado miembros de otros partidos políticos kurdos y arrestado algunos de ellos con varias excusas; han controlado los recursos alimenticios y financieros en la areas kurdas y los han distribuido de forma injusta siguiendo un favorecimiento partidista, y mucho más. Este tipo de prácticas recuerdan a la gente, con razón, al régimen de Assad".
Lo que estamos diciendo puede no ser popular actualmente, pero tenemos la sensación de que nuestro análisis será confirmado por los próximos acontecimientos.

LAS ACCIONES QUE PROPONEMOS
1. Pedimos la apertura total de las fronteras para los refugiados, así como ayudar a dichos refugiados. Destacar las condiciones de vida en los campos de refugiados y de los refugiados sirios en las ciudades turcas, obligados a mendigar o llevar a cabo actividades criminales de poca monta para sobrevivir.
2. Suministrar ayuda humanitaria a Rojava a través de la IFA, que está en contacto directo con la DAF.
3. Animar y apoyar cualquier acción independiente de trabajadores y campesinos en la región de Rojava. Denunciar cualquier propaganda de tipo nacionalista y defender la unidad de trabajadores y campesinos kurdos, árabes, musulmanes, cristianos y yezidis. Cualquiera de dichas actividades independientes ha de estar libre del control del PKK/PYD, y no ha de recibir ayuda de  los paises occidentales y sus clientes como el FSA, el Partido Democrático del Kurdistán de Barzani, y el estado turco.

Anarchist Federation, 1 de diciembre de 2014.


Referencias


Declaraciones

  • Internacional de Federaciones Anarquistas:  varias declaraciones de la KAF (Kurdish Anarchist Forum, UK y Europa) y la DAF (Acción Revolucionaria Anarquista, Turquía), traducciones incluidas (enlace).
  • La página de internet de la DAF.
  • Foro de discusión con artículos relacionados con la KAF.

Más discusiones sobre el tema





Lecciones de ciencia política en el reino animal

Published on: domingo, 21 de mayo de 2017 // , , ,


La ideología capitalista durante el último siglo y medio, y especialmente en la actualidad debido a la hegemonía cultural neoliberal, ha venido manipulando la teoría de la evolución darwinista para utilizarla con fines persuasivos, destinados a justificar la codicia, la injusticia y la desigualdad bajo motivos supuestamente de orden biológico. Así, a pesar de que el propio Charles Darwin no plantease su idea de la «lucha despiadada por la supervivencia» con fines de aplicación a la moral humana en ningún momento, sus sucesores interpretaron su teoría de un modo sesgado, partidista e ideológico que dio lugar al surgimiento del llamado «darwinismo social» bajo el pensamiento de autores reaccionarios como Herbert Spencer o Ernst Haeckel, cuyos escritos supusieron todo el armazón ideológico para justificar el colonialismo despiadado, las políticas racistas y las prácticas eugenésicas. Teóricamente dicho pensamiento determinista biológico había quedado superado tras la derrota militar y política del nazismo, pero en los años setenta reaparece con fuerza como un neodarwinismo social impregnado de teorías genéticas y que ha supuesto la base de la actual corriente denominada «psicología evolucionista», una peligrosa perspectiva reduccionista que entiende el individualismo y el egoísmo como factores inherentes a la genética de todos los seres vivos, y que por lo tanto debemos aceptar nos guste o no.

Esta psicología evolucionista es la responsable de que expresiones como «la ley de la selva», «los genes egoístas» o «nuestra naturaleza salvaje» se hayan convertido en poderosos mantras que justifican la deriva neoliberal de nuestras sociedades, impregnando la mayoría de la filosofía de autoayuda o 'coaching' la cual plantea el individualismo absoluto como la solución a todos los problemas que podamos padecer los seres humanos. Por suerte, algunas voces de prestigiosos científicos se han venido alzando en el terreno de las ciencias naturales para refutar dichas argumentaciones genetistas, tales como la del paleontólogo Stephen Jay Gould. Sin embargo, en el campo de las ciencias sociales esta respuesta no ha sido tan evidente, y los pensadores contrarios al neodarwinismo social han caído en el error de replegarse en la inocua estrategia de la negación, condenando al ostracismo a la biología en su conjunto y considerando que la sociedad humana nada tiene que ver con ella (lo que por desgracia termina siendo una peligrosa arma de doble filo, al conllevar inconscientemente la aceptación de que la naturaleza sí que es egoísta, y que únicamente cabe intentar huir de dicha realidad y situar al ser humano al margen del resto de mamíferos).


Sin embargo, este planteamiento también es erróneo, ya que si atendemos a los distintos hallazgos de los estudiosos del comportamiento animal, nos encontramos con una naturaleza absolutamente diversa en términos sociales e incluso políticos, algo de lo que ya comenzó a percatarse hace un siglo el 'príncipe' y geógrafo anarquista Piotr Kropotkin tras realizar investigaciones sobre el comportamiento de la fauna siberiana. Kropotkin enseguida se dio cuenta de que en realidad entre los animales la ayuda mutua y la cooperación eran tan comunes o más como la lucha y la violencia, y sin negar gran parte de las tesis de Darwin (a su manera el también se consideraba un darwinista) utilizó el sentido metafórico que el británico había dado a la idea de lucha, extendiéndolo a una lucha general por la supervivencia contra las fuerzas hostiles de la naturaleza, y no únicamente como sinónimo de competición despiadada entre unos y otros seres vivos. Así, frente al actual neodarwinismo neoliberal que plantea una naturaleza regida únicamente por la ley del más fuerte que permite la supervivencia de nuestros supuestos genes egoístas, es posible contraponer una visión también parcialmente darwinista (en el buen sentido del término) que muestre justamente la diversidad emocional y moral de los animales, y como entre las distintas especies observamos ayuda, cooperación y empatía en dosis iguales o incluso mayores a las de la competición, la lucha y la violencia (factores que obviamente tampoco pueden negarse).

Pero al margen de los elementos puramente morales, la naturaleza también contradice a Aristóteles (que consideraba al ser humano como el único animal político o 'zoon politikón') mostrándonos grandes ejemplos de organización política compleja en el reino animal, y es conveniente observar el comportamiento social de diversas especies para darnos cuenta del enorme grado de desarrollo y de diversidad política que tienen muchas de ellas. En los insectos por ejemplo, nos encontramos con la increíble estratificación social que muestran hormigas, abejas y termitas, subdivididas en tres grupos principales (reinas, guerreras y obreras) y con un sentido de sacrificio individual al servicio de la comunidad que parece anticipar ya un socialismo primitivo. En los mamíferos por su parte, dotados ya de un cerebro límbico que permite desarrollar emociones y sentimientos, observamos sistemas políticos aún más sorprendentes. Leones y lobos por ejemplo se rigen por manadas muy jerarquizadas donde el macho dominante acumula todo el poder, lo que podríamos considerar como un modelo autocrático, pero al mismo tiempo, dichos «machos alfa» deben sustentar su poder no solo en la fuerza, sino también utilizando ciertas dosis de populismo, ya que si los machos subalternos de la manada consideran que su comportamiento está siendo tiránico o que no cumple con la defensa efectiva del territorio, pueden amotinarse y destronarlo perfectamente, lo que nos llevaría a un primer ejemplo de teoría del tiranicidio.


Pero sin lugar a dudas, son los elefantes, cetáceos y primates los que sorprenden con modelos de organización política aún muchísimo más elaborados y ya muy próximos a los que hemos construido los seres humanos (y no por casualidad, ya que son justamente los tres únicos tipos de mamíferos aparte de nosotros que han desarrollado también el tercer estadio cerebral o «neocórtex»). Los elefantes por ejemplo, dotados de una gran inteligencia, se articulan en base a sociedades matriarcales muy complejas de más de cien individuos que logran comunicarse por ultrasonido a través de la selva, y que están tomando constantemente decisiones acerca del agua, la comida y la seguridad. Los cetáceos por su parte, desarrollan sorprendentes modelos de democracia animal como en el caso de los cachalotes, los cuales están segregados por sexos y gobernados por clanes de una decena de hembras que utilizan un sistema de comunicación y de votación en el océano a través de la emisión de combinaciones de sonidos denominados «clicks», un sofisticado lenguaje al estilo del código Morse que constituye toda una auténtica cultura propia transmitida de madres a crías, y que utilizan para emitir sus preferencias sobre distintos asuntos (el momento en el que el grupo ha de tomar la decisión de dirigirse hacia uno u otro caladero, de nadar más hacia la profundidad o más hacia la superficie, de aceptar o rechazar a los machos para la reproducción), lo que supone todo un auténtico primer ejemplo de democracia marina, fruto de la sorprendente inteligencia de estos cetáceos. Finalmente, los primates (nuestros parientes más cercanos) también nos dejan interesantes experiencias de organización política donde incluso hay cálculos maquiavélicos para ganar y ejercer el poder de influencia o de persuasión (más allá del estrictamente territorial o de recursos), y entre dichos simios debemos destacar a chimpancés y bonobos, los cuales nos sorprenden con unas redes de poder completamente antagónicas, con unos chimpancés fuertemente individualistas, competidores y dominantes (podríamos considerarles perfectamente como proto-capitalistas), y unos bonobos en cambio comunales, pacifistas y libertarios, lo que sería un claro ejemplo de comuna anarquista o incluso de hippismo primitivo.

Como acabamos de observar, la naturaleza en nada se asemeja a esa «ley de la jungla» que proclaman con tanto entusiasmo los neoliberales. Como vemos, existe diversidad, pluralidad y un sinfín de posibilidades de organización política entre nuestros compañeros del reino animal (socialismo de las abejas, autoritarismo de los leones, populismo de los lobos, matriarcado de los elefantes, democracia de los cetáceos, liberalismo de los chimpancés, comunalismo de los bonobos, etc.), del mismo modo que los seres humanos también hemos desarrollado infinidad de modelos de organización en función de nuestras preferencias. Por ello, la lección que podemos extraer de este arcoiris ideológico del reino animal, es que no existe en ningún caso un determinismo biológico que nos haga prisioneros, ya que la naturaleza nos muestra que es tan diversa y plural como hermosa y fascinante, y que si los seres humanos queremos encontrar pautas de comportamiento social debemos buscarlas y hallarlas nosotros mismos sin imposiciones doctrinales, ya que como acabamos de ver la naturaleza en ese sentido nos da absoluta vía libre, al albergar en su seno a ecosistemas que han dado lugar a prácticamente todo en lo que respecta a modelos de organización social. Y es que, al margen de los instintos de supervivencia y reproducción, todo está condicionado por aspectos ambientales y culturales, y digan lo que digan los psicólogos evolucionistas neoliberales, la naturaleza no es el mundo individualista y egoísta que les gustaría, sino que como hemos visto, tiene espacio suficiente para albergar una infinidad de mundos de las más variadas tendencias ideológicas.

Por ello, recuperar la tradición en la izquierda de ese particular darwinismo kropotkiniano que pone el énfasis en la cooperación, el altruismo y el apoyo mutuo como factores esenciales de la naturaleza animal y humana en su lucha por la supervivencia contra las fuerzas hostiles medioambientales, pero al mismo tiempo que no niega tampoco la realidad de la competición, la lucha y la violencia, nos puede dar un punto intermedio de equilibro entre las visiones antagónicas de Hobbes y de Rousseau en cuanto a la naturaleza humana, y ayudarnos así a seguir combatiendo discursivamente a la clase dominante utilizando sus propias armas, tales como la propia biología. Y de igual modo, conocer un poco más acerca de la naturaleza y darnos cuenta de que incluso la política también existe en el reino animal, nos puede ayudar a respetar como se merecen a los otros seres vivos con los que compartimos este planeta, y a desarrollar así una conciencia ecológica mucho más fuerte, sincera y militante. Y es que, como sabiamente reconocía hace unos años Jay Gould, «Kropotkin no era ningún chiflado».

 18 octubre 2015

John Brown

Published on: sábado, 13 de mayo de 2017 // , ,
 

Por HOWARD ZINN

Después de la violenta rebelión de Nat Turner y de la sangrienta represión ejercida en Virginia, el sistema de seguridad sureño se hizo más férreo. Quizá sólo un foráneo podía albergar esperanzas de provocar una rebelión. Efectivamente, fue una persona de estas características, un blanco de una decisión y un coraje formidables. El loco plan de John Brown contemplaba la toma del arsenal federal en Harpers Ferry, Virginia, para luego propagar una revuelta en todo el Sur.

Harnet Tubman, con su escaso metro cincuenta de altura, era veterana de múltiples misiones secretas cuya finalidad era escoltar esclavos hacia la libertad. Estaba involucrada en los planes de John Brown, pero al estar enferma, no pudo unirse a él. También Fredenck Douglass se había encontrado con Brown. Le expuso su oposición al plan desde el punto de vista de sus probabilidades de éxito, pero admiraba al enfermo de sesenta años, alto, seco y de pelo blanco.

Douglass tenía razón, el plan fracasaría. La milicia local, con la ayuda de cien infantes de marina a las órdenes de Robert E. Lee, rodeó a los rebeldes. A pesar de que sus hombres habían resultado muertos o capturados, John Brown se negó a entregarse y se encerró en un pequeño edificio de ladrillos cerca de la puerta del arsenal. Las tropas derrumbaron la puerta; un teniente de los infantes de marina entró en el edificio y le dio un sablazo. Le interrogaron herido y enfermo. W.E.B. Du Bois, en su libro John Brown, escribió:

Imagínense la situación un viejo ensangrentado, medio muerto de las heridas sufridas hacía unas pocas horas, un hombre echado en el suelo frío y sucio, que llevaba cincuenta y cinco tensas horas sin dormir, y casi otras tantas sin comer, con los cadáveres de sus dos hijos casi delante de sus ojos, los cuerpos de sus siete camaradas muertos en sus inmediaciones, y una esposa y familia afligida escuchando en vano, y una Causa Perdida, el sueño de una vida, yaciendo sin vida en su corazón.

Echado allí, e interrogado por el gobernador de Virginia, Brown dijo: «Harían bien, todos los sureños, de prepararse para una resolución de esta cuestión... De mí se pueden deshacer fácilmente —ahora ya estoy acabado—, pero esta cuestión todavía está sin arreglar este tema de los negros, quiero decir, todavía no está acabado».

Ralph Waldo Emerson, sin ser activista, dijo de la ejecución de John Brown «Convertirá el cadalso en un lugar tan sagrado como la cruz».


De los veintidós hombres de la fuerza de choque dirigida por John Brown, cinco eran negros. Dos de ellos murieron in situ, uno escapó, y los dos restantes fueron ahorcados por las autoridades. Antes de ser ejecutado, John Copeland escribió a sus padres:

Recordad que si debo morir, muero en el intento de liberar unos pocos de mi gente pobre y oprimida de su condición de una servidumbre que Dios en sus Sagradas Escrituras ha denunciado de la forma más dura, no me da miedo el cadalso.

John Brown fue ahorcado por el estado de Virginia con la aprobación del gobierno nacional. Era el gobierno nacional el que, a la vez que aplicaba tímidamente la ley que tenía que acabar con el comercio de los esclavos, aplicaba sin contemplaciones las leyes que fijaban el retorno de los fugitivos a la esclavitud. Fue el gobierno nacional el que, durante la administración de Andrew Jackson, colaboró con el Sur para eliminar el envío de literatura abolicionista por correo en los estados sureños. Fue el Tribunal Supremo de los Estados Unidos el que declaró en 1857 que el esclavo Dred Scott no podía exigir su libertad porque no era una persona, sino una propiedad.

Un gobierno así no aceptaría que fuera una revuelta la que lograra el fin de la esclavitud. Sólo acabaría con la esclavitud en términos dictados por los blancos, y sólo cuando lo exigiesen las necesidades políticas y económicas de la élite empresarial del Norte. Fue Abraham Lincoln el que combinó a la perfección las necesidades del empresariado, la ambición política del nuevo Partido Republicano, y la retórica del humanitarismo. No mantuvo la abolición de la esclavitud en el primer lugar de su lista de prioridades, pero sí lo suficientemente cerca de ellas como para que las presiones abolicionistas y la práctica política le dieran una ventaja temporal.

La otra historia de los Estados Unidos
(1980)

Contra todos los nacionalismos

Published on: lunes, 1 de mayo de 2017 // , , ,
 

El nacionalismo es un llamamiento a los instintos mas primarios del ser humano: la tierra y la sangre; es decir, la tribu. Y por lo que respecta a la tierra, un trabajador, si es nacionalista, puede sentirse más afín a un compatriota explotador que a un explotado del otro lado de la frontera. Sólo así puede entenderse que haya independentistas que afirmen que el territorio a cuya independencia aspiran es un marco autónomo de lucha de clases, cuando, por el contrario, fue siempre axiomático, históricamente, que la única patria del obrero es su propia clase. Más asombroso es aún, si cabe, que se hable de nacionalismo de izquierdas, cuando la izquierda es internacionalista por definición. En cualquier caso, parece evidente que nacionalismo y anarcosindicalismo son conceptos antagónicos, y ello por muchas razones: dejando a un lado que los intereses de los trabajadores son económicos y no políticos, lo cual ya sería una razón de peso, habría que tener en cuenta que la insolidaridad y el egoísmo son consustanciales con el nacionalismo, lo cual choca frontalmente con el concepto de solidaridad, principio fundamental de la ética libertaria. Además, los libertarios —que siempre hemos pretendido la máxima difusión de la cultura verdaderamente popular— vemos cómo las diferencias culturales (y muy especialmente la lengua) son utilizadas no para el mutuo enriquecimiento cultural, sino como arma arrojadiza contra el otro, e incluso como instrumento de opresión, en perfecta coherencia con el expansionismo y el anexionismo que están en la base de todo auténtico nacionalismo. Y para ello, si es preciso, se falsifica la Historia.

Pero, si recordamos un poco la Historia, no sólo veremos que los conflictos de intereses entre naciones han causado las guerras (en las que los trabajadores somos los perdedores seguros), sino que podremos comprobar también el comportamiento absolutamente reaccionario de los nacionalistas: desde la colaboración descarada con el nazismo de no pocos movimientos independentistas (por ejemplo, los bretones y los flamencos), hasta la vergonzosa traición de los gudaris, que se rindieron cobardemente en Santoña (Cantabria) en 1937, facilitando así el derrumbamiento de todo el frente norte.

Pero que quede claro que nuestra critica al nacionalismo es una critica a TODOS los nacionalismos. No estamos dispuestos a tomar partido por ninguno de los bandos, porque esa no es nuestra lucha, ya que nuestra meta irrenunciable es la desaparición del Estado (de todos los Estados) y, por supuesto, de toda forma de autoridad. En ocasiones se habla de anarcoindependentismo, pero eso no puede existir en el sentido político que se le da, y parece que el nacionalismo —el independentismo, en suma— está siendo utilizado como maniobra de distracción que desvíe a algunos incautos de sus verdaderos intereses, del mismo modo que fue utilizado hace ya un siglo el anticlericalismo que propagaba Alejandro Lerroux. Nosotros pretendemos —por utilizar la expresión clásica— la libre federación de libres asociaciones de trabajadores libres. Luchamos por el Comunismo Libertario. Esa es nuestra finalidad.

Editorial del periódico CNT 
Nº 341 - Enero 2008

La doctrina de Malthus

Published on: lunes, 24 de abril de 2017 // ,

PIOTR A. KROPOTKIN

Pocos libros han ejercido una influencia tan perniciosa sobre el desarrollo general del pensamiento económico como la que el Estudio del principio de población, de Malthus, ha tenido durante tres generaciones consecutivas. Apareció en un momento oportuno, como todos los libros que han alcanzado alguna influencia, asociando ideas ya existentes en el cerebro de la minoría privilegiada. Era precisamente cuando las ideas de igualdad y libertad, despertadas por las revoluciones francesa y americana, pugnaban por penetrar en la mente del pobre, mientras que los ricos se habían ya cansado de ellas, cuando Malthus vino a afirmar, contestando a Godwin, que la igualdad es imposible; que la pobreza de los más no es debida a las instituciones, sino que es una ley natural. «La población —decía— crece con demasiada rapidez; los últimos recién venidos no encuentran sitio para ellos en el festín de la naturaleza; y esta ley no puede ser alterada por ningún cambio de instituciones.» De este modo le daba al rico una especie de argumento científico contra la ideas de igualdad; y bien sabemos que, aunque todo dominio está basado sobre la fuerza, ésta misma comienza a vacilar desde el momento que deja de estar sostenida por una firme creencia en su propia justificación. Respecto a las clases desheredadas, las cuales siempre sienten la influencia de las ideas predominantes en un momento determinado entre las clases privilegiadas, Malthus las privó de toda esperanza de mejora; las hizo escépticas respecto a los ofrecimientos de los reformadores sociales, y hasta nuestros días, los reformadores más avanzados abrigan dudas en cuanto a la posibilidad de satisfacer las necesidades de todos, en el caso de que alguien las reclamase, y de que una mejora temporal de los trabajadores diera por resultado un aumento repentino de la población.

La ciencia, hasta el presente, permanece imbuida de esa doctrina. La economía política continúa basando sus razonamientos sobre una tácita admisión de la imposibilidad de aumentar rápidamente las fuerzas productoras de las naciones, y poder dar así satisfacción a todas las necesidades. Esa suposición permanece indiscutible en el fondo de todo lo que la economía política, clásica o socialista, tiene que decir sobre valor de cambio, salarios, venta de la fuerza de trabajo, renta, cambio y consumo. Ella no se eleva nunca sobre la hipótesis de un suministro limitado e insuficiente de lo necesario a la vida; la tiene por segura, y todas las teorías relacionadas con la economía política retienen el mismo principio erróneo.

Casi todos los socialistas admiten también semejante afirmación: y hasta en biología (tan íntimamente entrelazada con la sociología) hemos visto recientemente la teoría de la variabilidad de las especies prestar una ayuda inesperada, por haber sido relacionada por Darwin y Wallace con la idea fundamental de Malthus*, de que los recursos naturales deben inevitablemente ser insuficientes para suministrar los medios de subsistencia relativamente a la rapidez con la que se multiplican los animales y las plantas. En suma, podemos decir que la teoría de Malthus, al revestir de una forma pseudocientífica las secretas aspiraciones de las clases poseedoras de la riqueza, vino a ser el fundamento de todo un sistema de filosofía práctica, que, penetrando en la mente de todas las clases sociales, ha venido a reaccionar (como lo hace siempre la filosofía práctica) sobre la filosofía teórica de nuestro siglo.

(1898)



  * De ahí que socialdarwinismo y maltusianismo sean, en realidad, lo mismo. De lo que se deduce que el llamado 'socialdarwinismo' precede al darwinismo, y no lo contrario, como se ha creído durante mucho tiempo.

ECONOMÍA

PUBLICACIONES