-

Noticias Amor y Rabia

Cruce de caminos

Published on: domingo, 12 de enero de 2014 // ,


Cada vez está más claro que lo que estamos viviendo es un cambio sistémico y Tras cinco aÑos de neoliberalismo radical los estados ya no tienen recursos económicos para mucho tiempo. Una visión de conjunto.
Quien haya vivido el fin de la Unión Soviética tendrá una sensación de Deja vú al ver la crisis política y económica que está atravesando actualmente EEUU. Igual que fue el propio Partido Comunista de la URSS el responsable de destruir el sistema soviético desde dentro (con la ayuda de la KGB), hoy son los congresistas republicanos los que están destruyendo el sistema desde el interior del aparato político del país. Y, al igual que entonces, no se entiende el por qué. Pese a ser inquietante, por lo menos (por ahora) los EEUU se comportan de una forma similar a la de la antigua URSS: un caos, sí, pero en cierto sentido ordenado, lo cual es de agradecer si tenemos en cuenta el potencial destructivo que se acumula en manos de los EEUU.
Los últimos acontecimientos no dejan lugar a dudas: la incapacidad de Obama de aplastar a Siria e Irán va a tener enormes implicaciones para EEUU como superpotencia. La primera: su inmenso arsenal militar no es suficiente para imponer sus intereses en Oriente Medio. La guerra de Iraq, que costó varios billones de dólares, ha sido incapaz de lograr que la política exterior del nuevo estado iraquí sea compatible con los intereses estratégicos de EEUU. Hoy día, Iraq forma parte de nuevo del Eje del mal que Bush decía combatir, y ha jugado un papel de primer orden en la guerra Siria como país de tránsito para la ayuda de Irán al régimen de Assad.
La segunda: las crecientes muestras de debilidad de EEUU van a estar acompañadas de una pérdida de influencia en el mundo que va a aumentar de manera exponencial. Dicho de otra forma: si los EEUU son incapaces de imponer su voluntad en Oriente Medio y apoyar a las monarquías del Golfo, ¿puede esperar Filipinas que EEUU esté dispuesto a enfrentarse a China si ésta ocupa por la fuerza las islas Spratley, por poner un ejemplo? La negativa del parlamento inglés a apoyar una agresión militar contra Siria, la primera vez desde que EEUU se convirtió en la potencia hegemónica en occidente, es un claro aviso para navegantes.
La tercera y última, fruto de las anteriores, es que los actuales aliados de EEUU están obligados a replantearse su política exterior: Las monarquías del golfo, Turquía, Francia... todos los aliados con los que contaba Washington para aplastar Siria no van a quedarse de brazos cruzados ante la actual reconciliación del gobierno de Obama con Siria: los elogios de Kerry al régimen sirio solo pueden ser vistos como una traición por quienes han llevado a cabo la guerra contra Siria. Y eso va a tener consecuencias graves para EEUU.
Un buen ejemplo es Turquía, cuyo jefe de gobierno, el islamista Erdogan, llego al poder con el apoyo americano, convirtiendo el país en el eje de la estrategia americana de contención frente a los planes energéticos rusos. Cantidades ingentes de capital especulativo se invirtieron en Turquía, dando lugar a una burbuja inmobiliaria y a un endeudamiento masivo de la población, similar al que tuvo lugar en España. A día de hoy, las promesas americanas se han disuelto como un terrón de azúcar: Rusia ha logrado imponer la creación del gaseoducto South Stream en los Balcanes mientras que Nabucco, el contraproyecto americano, ha sido abandonado, provocando agrias protestas de Rumanía, que ve desaparecer sus inversiones y tendrá que reconciliarse con Rusia. Y Turquía ha pasado de ser el modelo a seguir en Oriente Medio a convertirse en un país paria, enfrentado a todos sus vecinos y cuya economía amenaza con explotar próximamente.
La decepción turca con la indecisa política exterior de Obama ha tenido como consecuencia el uso de atentados de bandera falsa en Siria y en suelo turco para intentar forzar a EEUU a intervenir. Todo ha sido en vano, y ante la negativa americana Erdogán está amenazando con cambiar de bando, acercándose a China (que podría usar como contrapeso frente a Rusia). A ello se debe su reciente ingreso como observadora en la OCS (Organización de la Cooperación de Shangai) y su reciente decisión de comprar misiles chinos en lugar de Patriot. Pero Erdogan ha de tener cuidado con sus antiguos aliados: tras este giro en su política exterior esa nebulosa llamada Al Qaeda, que tan buenos servicios ha prestado a Occidente, ha amenazado recientemente (y por primera vez) a Turquía.
Mucho más importante que Turquía son las monarquías del Golfo, de las que depende el principal resorte de poder en manos de EEUU: el petrodolar. Gracias a él EEUU ha podido controlar los flujos de capital globales y acumular una deuda enorme, mientras el neoliberalismo destruía su estructura productiva a pasos agigantados. Cualquier amenaza al petrodolar es la verdadera linea roja de EEUU: si éste perdiese su papel de moneda central en el comercio mundial, EEUU sufriría un hundimiento económico cuanto menos similar al sufrido por la Unión Soviética. Pero, como hemos visto en Siria, EEUU es incapaz de apoyar a Arabia Saudí en sus intentos de detener el ascenso de Irán como potencia regional. Es más, Arabia Saudí sufre problemas económicos cada vez mayores, y su fragmentada composición social (noreste chiita, centro wahabita y suroeste sunita) hace posible una implosión interna si no logra controlar su crisis económica. 

  
A todo esto ha de añadirse que la huida hacia adelante de la Reserva Federal está tocando a su fin: Desde el ascenso del neoliberalismo en los 80, la política económica de EEUU ha consistido en crear burbujas de todo tipo, dando lugar a la situación en la que nos encontramos hoy día, en la cual los propios estados han aceptado endeudarse para rescatar a los bancos. Tan sólo la política de bajos intereses y un aumento más allá del bien y del mal de las deudas de los Bancos Centrales han impedido que los principales bancos occidentales se hundiesen por el peso de sus deudas. Pero esto es un espejismo, dando lugar a una economía zombie, dependiente por completo de los bancos centrales.
Hay indicios de que esta situación, insostenible desde todos los puntos de vista, está llegando a su fin: la Reserva Federal de EEUU ha hecho pública su intención de acabar con los subsidios a la economía (el QE o Crecimiento Cuantitativo), lo que ha dado lugar al pánico entre los inversores en todo el globo, que rápidamente han buscado refugio en... los papeles del tesoro de EEUU. Esta huida está provocando enormes problemas a países como Brasil, Australia, Canadá, Rusia o Arabia Saudí, al hundir el precio de las materias primas (de hecho, los Hedge Funds que se dedicaban a especular con sus precios han desaparecido en el último año). Como puede verse en el gráfico, no hay brotes verdes por ningún lado: los países que no están afectados por la huida de capitales y el hundimiento de las materias primas sufren burbujas inmobiliarias a punto de explotar o tienen ya una economía zombie.
Es nuevamente un deja vú: la situación se parece cada vez más a la del periodo de entreguerras, en el que Inglaterra (la antigua potencia hegemónica) era incapaz de intervenir militarmente en Oriente Medio por su incapacidad de hacer frente a los costes, por lo cual Churchill decidió emplear la aviación (hoy día, Obama usa drones). Por entonces el Patrón oro, eje de la hegemonía británica, estaba en quiebra. Hoy día, el sistema económico que domina EEUU parece estar a la espera de un acontecimiento como la quiebra de Lehman Brothers para hundirse. Y, precisamente ahora, EEUU pierde su posición de sheriff global mientras diversas potencias regionales aprovechan para imponer esferas de influencia (militar y/o económicamente)... El tiempo dirá si la derrota de EEUU en Siria es similar a la derrota inglesa frente a Hitler en Checoslovaquia.
Boletín Nr.01

Boletín AyR Nr.01

 

FAREWELL AMERICA

Contenido:
  • FAREWELL AMERICA
  • CRUCE DE CAMINOS
  • AL FILO DE LA NAVAJA
  • FARSANTES

ECONOMÍA

PUBLICACIONES